Noticias

Distribuir contenido
Editora principal - Especialista en Información | Dpto. Fuentes y Servicios de Información, Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 27 No. 110 e M y N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP 10 400 Cuba | Telefs: (537) 8383316 al 20, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:30 a.m. a 5:00 p.m.
Actualizado: hace 2 horas 31 mins

El cribado oftalmológico, esencial en niños con factores de riesgo de uveítis

Vie, 01/04/2019 - 05:30

Las uveítis no infecciosas en niños pueden ser la causa de hasta el 15 por ciento de las pérdidas visuales totales si no se tratan a tiempo, por lo que cobra gran importancia el diagnóstico y tratamiento precoz de esta enfermedad, según las conclusiones de la Jornada sobre uveítis no infecciosas en pediatría, que ha reunido en Sevilla a oftalmólogos y reumatólogos pediátricos de Andalucía.

La uveítis no infecciosa es una enfermedad intraocular inflamatoria compleja que si no se trata a tiempo o no responde adecuadamente, puede causar complicaciones visuales importantes, incluso ceguera. La artritis idiopática juvenil (AIJ) es la enfermedad autoinmune que con más frecuencia asocia uveítis.  De hecho, entre el 10 por ciento  y el 30 por ciento de los niños con AIJ pueden padecer también uveítis.2

La característica más destacable de la uveítis en la edad pediátrica es que su presentación clínica suele ser asintomática, es decir que el paciente o los padres solo la detectan cuando ya se presentan complicaciones, en ocasiones irreversibles. “Muchas uveítis infantiles son de comienzo insidioso, con ojo blanco y asintomáticas, en las que el niño no se queja y los padres no encuentran signos externos por los que preocuparse. Es en estos casos en los que más se retrasa el diagnóstico y ya tienen secuelas importantes cuando acuden al oftalmólogo, como sinequias, cataratas o queratopatía en banda”, señala Rosa Roldan, responsable de la Unidad de Reumatología Infanto-Juvenil del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba.

Revisiones periódicas

Los especialistas recomiendan revisiones periódicas y programas de cribado o detección precoz oftalmológicos, sobre todo cuando se realiza un diagnóstico de cualquier enfermedad reumatológica que conlleve un riesgo asociado de uveítis. “Dependiendo de la edad de inicio de la enfermedad reumatológica, su tiempo de evolución, el tipo de afección y determinados factores serológicos como la existencia de anticuerpos antinucleares, se establece la periodicidad más conveniente de las evaluaciones oftalmológicas para la detección precoz de la uveítis”, explica Beatriz Bravo, Coordinadora del Grupo de Estudio sobre Uveítis asociada a AIJ y otras Uveítis no infecciosas pediátricas de la Sociedad Española de Reumatología Pediátrica y responsable de la Unidad de Reumatología Pediátrica del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada.

“Por ejemplo, entre los pacientes que tienen más riesgo, están las niñas menores de seis años, que padecen Artritis Idiopática Juvenil y cuentan con anticuerpos antinucleares positivos. En estos casos, precisan revisiones oftalmológicas cada tres meses, aunque no tengan síntomas”, apunta Marisol Camacho, responsable de Reumatología Pediátrica en el Servicio de Infectología, Reumatología e Inmunología pediátrica (SIRIP) del Hospital Universitario Virgen del Rocío, en Sevilla.

En la actualidad, existen protocolos de seguimiento y tratamiento de las uveítis en la infancia, elaborados conjuntamente entre oftalmólogos y reumatólogos pediátricos, como es el caso de la guía para el manejo de pacientes con uveítis asociada a la AIJ de la Sociedad Española de Reumatología Pediátrica (SERPE). Esta guía se inició en el año 2008, con actualizaciones posteriores propuestas en la II y III Reunión Nacional de Uveítis asociada a AIJ (Barcelona 2011 y 2013) y posteriormente publicada en 2015.

‘Tolerancia cero a la inflamación’

Implementar esta colaboración interdisciplinar y el abordaje conjunto de estos pacientes por reumatólogos y oftalmólogos pediátricos en la práctica diaria es uno de los retos que afrontan los profesionales sanitarios en esta materia y que han puesto sobre la mesa durante esta jornada, que ha contado con la colaboración de AbbVie. No obstante, “el principal reto que debemos afrontar es ‘tolerancia cero’ a la inflamación, y de ello dependerá que se eviten complicaciones que empeoran el pronóstico vital de los niños”, asegura Roldán.

En este sentido, según comenta Carmen Vargas, del servicio de Reumatología del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, “el objetivo terapéutico en la uveítis es conseguir detener la inflamación sin permitir que haya secuelas y vigilar la aparición de los posibles efectos secundarios de los distintos tratamientos”

Tratamientos para la uveítis pediátrica

Según Marisol Camacho, del Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla, “al inicio del diagnóstico y, sobre todo, para un rápido control de la inflamación, el tratamiento de la uveítis pediátrica suele basarse en corticoides, como potentes antiinflamatorios tópicos -sobre todo gotas oculares- y/o sistémicos orales, incluso intravenosos en los casos más graves. Sin embargo, en los casos en los que no hay respuesta positiva suficiente con este tratamiento sintomático o recaen al suspenderlos, es necesario recurrir a los tratamientos inmunomoduladores como el Metotrexato. Si no se controla la actividad, podemos utilizar los llamados fármacos biológicos que bloquean las proteínas específicas de la inflamación, implicadas en la patogenia de las uveítis no infecciosas.

Entre estos, existen los fármacos anti-TNF que han supuesto un gran avance para estos pacientes, ya que “mejoran de forma significativa la evolución, siendo actualmente fármacos de elección en esta patología cuando no hay respuesta suficiente a los inmunosupresores convencionales. En los últimos años, ha mejorado mucho el pronóstico de los pacientes gracias al uso de los tratamientos biológicos como los antiTNF. Esto es así debido a que mejoran de forma significativa su evolución”.

El correcto manejo de los fármacos biológicos en la uveítis pediátrica en asociación o no con otros inmunosupresores continúa siendo un campo importante de estudio, que en los próximos años mejorará más aún la evolución, la seguridad y el pronóstico de estos pacientes.
enero 3/2019 (diariomedico.com)

 

Una escala para medir la calidad de vida de niños con enfermedades neuromusculares

Jue, 01/03/2019 - 05:52

La calidad de vida relacionada con la salud de los niños con enfermedades neuromusculares pediátricas se estudia desde la perspectiva de la autopercepción y la percepción de sus padres. Por ello, es esencial disponer de instrumentos válidos, como el módulo neuromuscular de la escala Pediatric Quality of Life Inventory (PedsQL), para su correcta valoración.

Un estudio ha evaluado la validez y fiabilidad de la versión española del módulo neuromuscular de dicha escala para la medición de la calidad de vida autopercibida por niños de 8-18 años con enfermedades neuromusculares y por sus padres.

Primero, se procedió a la validación cognitiva de la versión española del módulo neuromuscular. Posteriormente, se realizó un test-retest a 90 niños, de los cuales 50 tenían entre 8 y 12 años y 40 tenían entre 13 y 18 años, y a 85 padres de dichos niños, lo que permitió evaluar la consistencia interna, la fiabilidad y la validez de constructo. El coeficiente alfa de Cronbach y todos los de correlación interclase mostraron valores superiores a 0,8, lo que indica una consistencia y una fiabilidad excelentes. La validez de constructo sugirió que una estructura de más dimensiones podría ajustarse mejor que una de tres y explicaría un mayor porcentaje de variabilidad.

Frente a estos resultados, los autores proponen la necesidad de estudiar una nueva versión del módulo neuromuscular de la PedsQL para la evaluación de la calidad de vida de ni­ños de 2-4 años con enfermedades neuromusculares, eliminando los ítems que no aportan información relevante y reestructurando las agrupaciones. El estudio se publica en Rev Neurol 2018.
enero 2/2019 (neurologia.com)

La postura del pie de los niños se asocia con sus alteraciones dentales

Jue, 12/27/2018 - 05:07

El grupo ‘PODUMA’, especializado en podología infantil, concluye que la postura del pie se relaciona directamente en el riesgo de padecer problemas de maloclusión. A partir de un estudio, para el que han analizado a unos 200 escolares de seis a nueve años, han evidenciado que casi el 50 % de los niños que manifiestan protrusión de mandíbula muestran, asimismo, un tipo de pisada pronada, es decir, volcada para adentro.

“Detectamos también que el 100 % de los niños que tenían un tipo de pie pronado estaba relacionado con protrusión de mandíbula”, afirma Gabriel Gijón, experto en biomecánica del pie y profesor de la Universidad de Málaga.

Los expertos han dedicado cinco años de trabajo para la realización de este proyecto de investigación. Así, a partir de un sistema de medidas, en una primera fase, se evaluó dos variables podológicas: el índice postural del pie y el ángulo de la huella.

Otra de las conclusiones, publicadas en la revista Medecin, fue el hallazgo de una menor prevalencia de esta relación en los niños con retrusión de mandíbula, pero sí una correspondencia de la normalidad cuando no se producen ninguna de las dos alteraciones.

Punto de partida para más estudios

Este trabajo da un paso más ya que hasta ahora, en odontología, solo se había abordado su vínculo con la zona lumbar. Sin embargo, tal y como aseguran los autores, se trata de un punto de partida al que podría añadirse el análisis de otras extremidades o, incluso, abordar otras hipótesis. “Por ejemplo, se podría valorar si el problema es al contrario, de la mandíbula a los pies”, explica.

Trasladar este estudio a adolescentes y adultos o avanzar en el plano científico, a partir de un ensayo clínico, serían los siguientes pasos. “Nos interesa saber en qué medida el tratamiento de una de estas dos alteraciones condicionaría a la otra”, aclara Gijón.
diciembre 26/2018 (agenciasinc.es)

 

Referencia bibliográfica:

Marchena-Rodríguez A, Moreno-Morales N, Ramírez-Parga E, Labajo-Manzanares MT, Luque-Suárez A, Gijon-Nogueron G. ‘Relationship between foot posture and dental malocclusions in children aged 6 to 9 years: A cross-sectional study’. Medicine (Baltimore). Published online: May, 2018 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29742725

Diseñan un método diagnóstico alternativo para detectar con precisión apnea del sueño infantil

Mié, 12/26/2018 - 05:02

Investigadores del Grupo de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Valladolid (UVa), del Hospital Universitario Rio Hortega de Valladolid y de la Escuela de Medicina de la Universidad de Missouri (Estados Unidos) han diseñado un método diagnóstico alternativo para detectar con precisión la apnea del sueño infantil, fundamentado en el análisis del nivel de saturación de oxígeno en sangre durante una noche.
Actualmente, la polisomnografía nocturna o PSG es la prueba diagnóstica estándar para la apnea del sueño, pero presenta diversas limitaciones. Implica que el paciente pase una noche en el hospital totalmente cableado, ya que se toman diversos registros biomédicos de manera simultánea. La incomodidad que supone para el paciente es grande y, si el paciente es un niño, los problemas se multiplican. Además, la interpretación de esta prueba es compleja y supone un importante coste sanitario.

Por ello, la comunidad científica está buscando métodos diagnósticos simplificados, pruebas más sencillas pero igualmente concluyentes. “La PSG es una prueba de elevado coste económico, ya que requiere la presencia del niño y personal médico especializado durante la noche en una unidad de sueño. Además, se trata de una prueba altamente intrusiva para los niños debido al uso de múltiples sensores y presenta disponibilidad limitada. Estas situaciones, junto con la alta prevalencia de la enfermedad, han potenciado la demanda de técnicas de diagnóstico alternativas más sencillas”, explica a DiCYT el investigador del Grupo de Ingeniería Biomédica Fernando Vaquerizo.

La alternativa a la PSG que plantean es el análisis automático de una sola señal, la saturación de oxígeno en sangre recogida en una oximetría nocturna, un método consistente en la colocación de una pinza en el dedo del paciente para evaluar su nivel de oxígeno en sangre durante toda la noche. Como apunta Vaquerizo, esta prueba destaca por ser fiable y sencilla de utilizar en niños, y además se puede realizar en el domicilio del paciente ya que existen dispositivos portátiles comerciales.

Para analiza restos datos, los investigadores han utilizado un tipo de procesamiento de señales denominado transformada wavelet discreta (DWT), “que permite evaluar señales no estacionarias y analizar con gran resolución las componentes frecuenciales de la señal de saturación de oxígeno relacionadas con la apnea del sueño infantil”, precisa el investigador. También aplicaron otras técnicas de extracción de características estadísticas y un algoritmo de selección de características para obtener información complementaria. Por último, emplearon tres algoritmos de clasificación (regresión logística, máquinas de vector soporte –SVM- y red neuronal) para detectar la presencia de apnea del sueño infantil moderado a severo.

Probado en cerca de un millar de pacientes pediátricos

El equipo probó el método diseñado en una muestra de 981 pacientes pediátricos (602 niños y 379 niñas) con edades comprendidas entre los 2 y los 11 años, que acudieron a la unidad del sueño del Hospital de la Universidad de Chicago por sospecha de apnea.

Con la técnica implementada, los investigadores han logrado una precisión diagnóstica del 84 por ciento en la detección de la apnea infantil moderada a severa, superior a la registrada en estudios previos.

“Estos resultados sugieren que el análisis wavelet podría ser una herramienta útil para caracterizar la señal de oximetría y mejorar el rendimiento diagnóstico y la implementación de una prueba simplificada de detección de la apnea del sueño pediátrica”, señala vaquerizo, quien agrega que con esta técnica y empleando distintos algoritmos de clasificación se ha podido caracterizar los efectos del apnea del sueño infantil en la señal de oximetría y obtener información complementaria a los métodos tradicionales de análisis de la señal de oximetría.

Una enfermedad con alta prevalencia e infradiagnosticada

Los resultados obtenidos tienen gran relevancia ya que el Síndrome de la Apnea-Hipopnea del Sueño en niños (SAHS), un trastorno respiratorio caracterizado por la aparición recurrente de eventos de ausencia completa (apnea) y/o reducción significativa (hipopnea) del flujo aéreo durante el sueño, tiene una alta prevalencia (entre el 1 el 5 por ciento) en la población infantil y, además, es una dolencia infradiagnosticada. La enfermedad, como subrayan los autores de este trabajo, puede tener múltiples consecuencias negativas para la salud y el desarrollo de los niños, como la disfunción cardiometabólica, el déficit neurocognitivo o el retraso en el crecimiento.
diciembre 25/2018 (dicyt.com)

 

Referencia

Vaquerizo-Villar F, Álvarez D, Kheirandish-Gozal L, Gutiérrez-Tobal GC, Barroso-García V, Crespo A, et al. (2018) Wavelet analysis of oximetry recordings to assist in the automated detection of moderate-to-severe pediatric sleep apnea-hypopnea syndrome. PLoS ONE 13(12): e0208502.

Vinculan habilidades lingüísticas tempranas con un cociente intelectual más alto en la mediana edad

Mar, 12/18/2018 - 05:15

Un estudio danés con un periodo de seguimiento muy amplio ha sugerido que la rapidez con la que un niño conquista las habilidades lingüísticas podría ayudar a predecir su cociente intelectual en la mediana edad.


La investigación incluyó a 938 personas nacidas entre 1959 y 1961, a quienes se dio seguimiento a lo largo de su vida. Los resultados de una prueba de cociente intelectual realizada a los 50 años de edad se compararon con evaluaciones de su niñez. Los investigadores encontraron una asociación significativa entre los resultados de pruebas de cociente intelectual a los 50 años y la velocidad con la cual los participantes alcanzaron una variedad de etapas del desarrollo en la niñez.

Así, los niños que podían nombrar objetos/animales en imágenes, formar una oración y compartir experiencias antes que los demás niños tendían a tener un cociente intelectual más alto en la mediana edad. Un análisis posterior mostró que los hitos relacionados con el lenguaje explicaban un 6,7 % de la variación en el cociente intelectual en la mediana edad, mientras que los hitos de interacción social explicaban un 3,1 %. El estudio se publica en Br J Dev Psychol 2018.
diciembre 17/2018 (neurologia.com)

Dieta mediterránea en el embarazo, menor riesgo de crecimiento acelerado en la infancia

Vie, 12/14/2018 - 05:58

Las mujeres embarazadas que siguen una dieta mediterránea tienen menos riesgo de que sus hijos e hijas tengan una trayectoria de crecimiento acelerado -caracterizado por un peso elevado al nacer y un incremento rápido de peso en la infancia-, hecho que podría determinar un mayor riesgo de obesidad en el futuro. Es la principal conclusión de un estudio coordinado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación Bancaria ”la Caixa”.

La dieta mediterránea es un patrón de alimentación saludable que se caracteriza por un alto contenido de frutas, verduras, aceite de oliva, legumbres y nueces. Este patrón dietético se ha asociado con un menor riesgo de obesidad y riesgo cardiometabólico en personas adultas, mientras que en niños y niñas los estudios son escasos.

La investigación, publicada en The Journal of Pediatrics, se planteó como objetivo evaluar la relación entre el seguimiento de la dieta mediterránea durante el embarazo y las trayectorias de crecimiento y el riesgo cardiometabólico durante la primera infancia.

El estudio se realizó a partir de más de 2700 embarazadas de Asturias, Guipúzcoa, Sabadell y Valencia, que forman parte del Proyecto INMA-Infancia y Medio Ambiente. Las mujeres rellenaron un cuestionario sobre consumo alimentario en el primer y tercer trimestre de embarazo. Además, se realizó un seguimiento a sus hijos e hijas -dieta, peso y altura- desde el nacimiento hasta los cuatro años. A esta edad también se les realizaron diversas pruebas, como un análisis de sangre y la toma de la presión arterial.

Los resultados mostraron que las embarazadas con mayor adherencia a la dieta mediterránea tenían un 32 % menos de riesgo de tener hijos e hijas con una trayectoria de crecimiento acelerado, en comparación con los hijos e hijas de las madres que no seguían esta dieta.

Más dieta mediterránea en madres más mayores

Sílvia Fernández, investigadora de ISGlobal y primera autora de la publicación, destaca que “las madres con menor adherencia a la dieta mediterránea eran más jóvenes, consumían más calorías, tenían más probabilidades de ser fumadoras y un nivel socioeducativo más bajo”, en comparación con las mujeres que sí seguían esta dieta.

Estos resultados apoyan la hipótesis de que una “dieta saludable durante el embarazo puede tener un papel beneficioso para el desarrollo de los niños y niñas”, concluye Dora Romaguera, investigadora de ISGlobal y del CIBEROBN que ha coordinado el estudio.

En cuanto a los mecanismos que explican esta relación, la investigadora apunta a posibles “modificaciones epigenéticas que regulan la programación cardiometabólica fetal, o al efecto de los hábitos dietéticos compartidos entre madres e hijos, aunque esto debe ser estudiado en investigaciones futuras”.

El estudio no halló asociación entre seguir una dieta mediterránea durante el embarazo y una reducción del riesgo cardiometabólico en la infancia, es decir, sobre la presión arterial o el colesterol. Para Fernández, una de las explicaciones puede ser que “los efectos de las exposiciones prenatales en el riesgo cardiometabólico no aparezcan hasta más tarde en la infancia”.
diciembre 13/2018 (agenciasinc.es)

Entrenar la atención mejora la inteligencia y el funcionamiento del cerebro de los niños

Vie, 12/14/2018 - 05:54

Poder gestionar la atención es crucial para la inteligencia y el aprendizaje de los niños. Por ello, un grupo de investigadores de la Universidad de Granada (UGR) han llevado a cabo un estudio en el que han entrenado la atención de niños y niñas de 5 años y han medido su efecto en la inteligencia y el funcionamiento del cerebro.

El estudio se ha realizado en el Centro de Investigación Mente Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la UGR, y demuestra que los niños que siguen un programa de entrenamiento de la atención a través de una plataforma digital mejoran su puntuación en inteligencia y el funcionamiento de su cerebro.

Además, el estudio muestra que los efectos beneficiosos del entrenamiento en el cerebro y la inteligencia son mayores cuando un educador ayuda al niño a comprender su proceso de entrenamiento. El artículo original ha sido publicado en la revista Developmental Science.

El programa de entrenamiento ha sido desarrollado por investigadores de la UGR, y consiste en ejercicios basados en el tipo de actividades que provocan el funcionamiento de las partes del cerebro responsables de la gestión de la atención. Se trata de actividades que se realizan en el ordenador o en “tablet”, y que requieren focalizar la atención y responder atentamente a situaciones en las que las respuestas dominantes no son las correctas. Otros ejercicios requieren mantener las instrucciones en memoria y adaptarse a reglas cambiantes.

“Los resultados de esta investigación sugieren que es importante educar la atención desde la infancia temprana”, explica la autora principal de este trabajo, la investigadora del departamento de Psicología Experimental de la UGR María Rosario Rueda Cuerva.

Además, indican que las estrategias más efectivas son aquellas en la que el educador ayuda al niño a reflexionar sobre su proceso de aprendizaje. “A través de la educación de la atención se puede mejorar la inteligencia de los pequeños y prepararles mejor para el aprendizaje formal en la escuela”, destaca la investigadora.
diciembre 13/2018 (dicyt.com)

El estimulador del nervio vago, una opción válida y segura en la epilepsia refractaria infantil

Mar, 12/11/2018 - 05:37

La epilepsia afecta a 50 millones de personas. Hasta un 30 % no se controla con fármacos antiepilépticos, por lo que el estimulador del nervio vago (ENV) constituye una alternativa terapéutica que hay que valorar. Un estudio ha determinado el efecto del ENV en una cohorte pediátrica con epilepsia refractaria.

Se trata de un estudio retrospectivo de niños con ENV implantado entre 2008 y 2017 en un hospital terciario. Se han analizado datos epidemiológicos, etiológicos, clínicos, electrofisiológicos y parámetros del ENV. Se incluyó a 35 pacientes, con una mediana de edad de implantación de 12,84 años (rango: 3,1-18,7 años) y una mediana de evolución entre el inicio de la epilepsia y la implantación de 7,2 años (rango: 1,3-17,7 años).

La etiología fue estructural en el 62,9 % de los casos. Los cuadros epilépticos más frecuentes fueron síndrome de Lennox-Gastaut y epilepsia focal, con predominio de las crisis tónicas (57,1 %). El videoelectroencefalograma mostró anomalías multifocales (54 %) y un patrón de encefalopatía epiléptica (34,3 %). El 94 % asociaba discapacidad intelectual.

La media de fármacos antiepilépticos previos fue de 9,6 ± 3 (rango: 4-16). El 43 % fueron respondedores (≥ 50 % reducción de crisis), con una media de reducción del 67,3 %, mejor cuanto mayor era la edad de inicio de la epilepsia. Tres pacientes quedaron libres de crisis (8,5 %). La reducción de crisis fue del 33 % a los 6 meses y del 47,4 % a los 24 meses. Se apreció mejoría cognitiva en el 57 %, y conductual, en el 53 %. El 28 % tuvo efectos secundarios, generalmente leves.

Esta investigación apoya el ENV como una opción válida y segura en la epilepsia refractaria, con mejoría no solo de las crisis, sino también cognitiva y conductual, con la importancia que ello tiene para la población pediátrica.El estudio se publica en  Rev Neurol 2018.
diciembre 10/2018 (neurologia.com)

Describen variantes patogénicas de un gen vinculado a la epilepsia infantil grave

Lun, 12/10/2018 - 05:13

Un amplio equipo de investigación internacional ha descubierto una nueva causa genética para un síndrome de epilepsia infantil grave y difícil de tratar.

Las mutaciones espontáneas en un gen interrumpen el flujo de calcio en las células cerebrales, lo que genera una hiperactividad epiléptica.

El equipo se centró en los cambios que causan enfermedades en el gen CACNAIE, que durante mucho tiempo se ha sospechado que desempeña un papel clave en la forma en que las neuronas regulan su actividad eléctrica. Al realizar la secuenciación de nueva generación en 30 bebés y niños pequeños con epilepsia grave, los investigadores identificaron las variantes causantes de la enfermedad en CACNA1E. En la mayoría de los casos, las variantes genéticas de novo estaban presentes en los niños afectados, pero no se encontraron en sus padres.

La mayoría de los pacientes de la muestra no respondieron a ningún fármaco antiepiléptico, a excepción de unos pocos que respondieron al topiramato, que se sabe que se dirige al canal CACNA1E. El estudio fue publicado por Am J Hum Genet 2018.
diciembre 9/2018 (neurologia.com)

Una dieta lúdica equilibrada: el juego infantil ayuda a resolver problemas

Sáb, 12/08/2018 - 05:06

Una dieta lúdica equilibrada permite a los niños ser más empáticos, colaborativos y capaces de resolver problemas de su entorno, según el estudio “La contribución del juego infantil al desarrollo de habilidades para el cambio social activo”, realizado por la Universidad Complutense de Madrid, la fundación Ashoka, UNICEF e IKEA que explora los hábitos del juego infantil en España y su contribución al desarrollo de habilidades para el cambio social.

El análisis ha detectado que el juego favorece las destrezas que hoy pueden considerarse necesarias para que en un futuro estos niños contribuyan a cambiar la sociedad como agentes de cambio: la creatividad, la empatía, la resolución de problemas y la cooperación, estas últimas relacionadas además con la socialización.

“En un tiempo tan instrumentalmente orientado como el nuestro, deberíamos ganar mayor sensibilidad hacia el derecho de los niños y las niñas a jugar y el valor del juego como espacio de iniciación en los valores de la convivencia”, reconoce Gonzalo Jover Olmeda, decano de la facultad de Educación de la UCM y uno de los autores del estudio, desarrollado por el Grupo de Investigación Cultural Cívica y Políticas Educativas.

Los resultados de este estudio sugieren también que el juego infantil es tan relevante como la propia alimentación. Así, al estilo de la ya conocida pirámide alimenticia, se ha presentado además “la pirámide del juego infantil” para fomentar una “dieta lúdica equilibrada”, principalmente a partir de una correcta distribución de tiempos, hábitos y tipos de juego para que todas las niñas y niños practiquen diferentes habilidades y la sepan poner “en acción” para entender y resolver los retos de su entorno.

Con juegos inclusivos con niños con capacidades diferentes, cocina en familia, deportes en equipo, puzles o rompecabezas, en esta pirámide se distribuyen, de abajo a arriba, los escalones de la empatía como base, seguida de otro escalón con creatividad, cooperación, resolución de conflictos y pensamiento latetral y, por último el escalón de changemaking para transformar el entorno.

Ana Sáenz de Miera, directora de Ashoka España destaca que cuando un niño se convierte en “changemaker” acabará siendo un “ciudadano más responsable y activo, sino una persona con más probabilidades de éxito profesional. Por eso aprender a ser un “changemaker” debería ser un derecho de la infancia”.

Buscando hueco para el juego

El objetivo del estudio, según Arturo García, director de Sostenibilidad de IKEA en España es conocer las necesidades de los más pequeños en torno al juego así como sus hábitos en cuanto a cantidad, calidad, tiempos y espacios.

“Por ejemplo, hemos sabido que el hogar es el espacio de juego más habitual para el 44,7 % de los encuestados; un dato que nos anima a seguir impulsando iniciativas y productos pensados para ayudarles a crear mejores dinámicas de juego en sus hogares y contribuir así a mejorar su día a día y desarrollo”, añade.

El análisis se ha realizado a partir de sendas fases de investigación y trabajo de campo durante los dos últimos años. En este último, los instrumentos de recogida de información han sido tres cuestionarios y seis grupos de discusión en los que han participado 1242 niños y niñas de entre 3 y 12 años en diferentes puntos del país, con aproximadamente 2/3 de la muestra situados en la franja de 6 a 10 años. Los grupos de discusión se hicieron en centros escolares con chicos y chicas agrupados por franjas de edades, de 3-6, 6-9 y 9-12 años.

Otras conclusiones relevantes de la investigación son que más del 80 % de los niños y niñas españoles están satisfechos con la cantidad de tiempo de juego aunque todos afirman querer más y que solo 10,3 % menciona a sus padres y madres como compañeros habituales de juego, manifestando la mayoría que les gustaría jugar más con ellos.

Los expertos advierten también una pérdida progresiva de espacios y tiempos libres para el juego de los más pequeños en las sociedades modernas, percibiendo un cierto abuso de las extraescolares.

“Los niños deben jugar en cualquier parte y en todas partes. Desde UNICEF, a través de nuestro programa Ciudades Amigas de la Infancia, instamos a las ciudades a convertirse en espacios protectores y que animen al juego, siempre teniendo en cuenta las opiniones de los propios niños, niñas y adolescentes”, señala Lucía Losoviz Adani, responsable de Políticas Locales de Infancia y Participación de UNICEF Comité Español.
noviembre 7/2018 (dicyt.com)

Vinculan la exposición prenatal a ftalatos con retrasos en el lenguaje en los niños

Vie, 12/07/2018 - 05:02

Los niños podrían sufrir alteraciones en el desarrollo del lenguaje en caso de exposición prenatal a ftalatos, unas sustancias químicas que se encuentran en innumerables productos, desde lacas de uñas hasta aerosoles, recipientes de alimentos o suelos de vinilo.


La investigación implicó a mujeres embarazadas y sus hijos, que participaron en estudios a largo plazo en Suecia (963 mujeres; 47,2 % de niñas y 52,8 % de niños) y Estados Unidos (370 mujeres; 50 % de niñas y 50 % de niños).

Se preguntó a cada madre el número de palabras que comprendía su hijo alrededor de los 30-37 meses de edad. Se consideró que los niños que comprendían menos de 50 palabras tenían un retraso en el desarrollo del lenguaje. En general, se encontró que un 10 % mostraban un retraso en el lenguaje, los niños con más frecuencia que las niñas: 13,5 % frente a 6 % en el estudio sueco y 12,4 % frente a 7,6 % en el estudio estadounidense.

Las muestras de orina recogidas de las madres en la décima semana del embarazo revelaron una correlación entre la exposición a ftalatos y el posterior retraso en el desarrollo del lenguaje. Los investigadores encontraron que el riesgo de retraso en el lenguaje alrededor de los 3 años de edad era hasta un 30 % más alto entre los niños cuyas madres tuvieron una mayor exposición a dos ftalatos en particular: el ftalato de dibutilo (DBP) y el bencil butil ftalato (BBP). Ambas sustancias se encuentran en productos como los suelos de vinilo más antiguos, cosméticos y juguetes de plástico.

Según  los autores, tanto el DBP como el BBP reducen la testosterona de la madre durante el embarazo temprano, lo que ayudaría a explicar la forma en que pueden afectar al desarrollo intelectual. El estudio se publica en JAMA Pediatr 2018.
diciembre 6/2018 (neurologia.com)

Patrones cerebrales podrían explicar las variaciones del TDAH en niños

Mié, 11/28/2018 - 05:11

Los distintos patrones cerebrales podrían ayudar a explicar las variaciones en la forma en que los niños se presentan con el trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH). Mediante el uso de técnicas de neuroimagen, los científicos han descubierto que ciertos patrones en todo el cerebro parecen relacionarse con los síntomas, el desarrollo y la cognición del trastorno.


El estudio combinó múltiples imágenes de resonancia magnética para examinar el cerebro de 160 niños australianos de 9-12 años, 70 de los cuales cumplían los criterios diagnóstico de TDAH. Una vez identificado un conjunto de patrones cerebrales, los investigadores demostraron que esos patrones podían predecir los síntomas del TDAH en una cohorte independiente de 231 niños de 7-18 años, 132 de ellos con TDAH.

Se identificaron cuatro patrones diferentes en todo el cerebro, cada uno asociado con perfiles únicos. Estos abarcaban las características demográficas (sexo y nivel socioeconómico), las variables de la vida temprana (peso al nacer y tabaquismo en el embarazo), los factores cognitivos (pensamiento, lenguaje, capacidades académicas) y los factores relacionados con el TDAH (síntomas típicos, uso de medicamentos, dificultades sociales y calidad de vida).

Dos patrones eran particularmente relevantes para el TDAH. En uno, los niños con un cerebro menos maduro en el desarrollo mostraron más síntomas de hiperactividad y tenían más probabilidades de recibir tratamiento. El otro patrón reflejó las características clínicas típicas del TDAH, como síntomas de hiperactividad, problemas sociales e irritabilidad, puntuaciones académicas y cognitivas más bajas y consumo de fármacos para el TDAH. El estudio se publica en Am J Psychiatry 2018.
noviembre 27/2018 (neurologia.com)

Un filtro verde podría mejorar la capacidad lectora de niños disléxicos

Vie, 11/23/2018 - 05:50

Un estudio publicado por investigadores brasileños y franceses ha mostrado que niños disléxicos de 9-10 años que utilizaron filtros verdes experimentaron un aumento en la velocidad de lectura. En niños sin dislexia, dichos filtros no surtieron efecto alguno.

Los investigadores seleccionaron 18 niños con dislexia y otros 18 que no padecían esta condición, y para el experimento eligieron los filtros de colores amarillo y verde. Todos los niños debían leer en una pantalla fragmentos de libros infantiles recomendados para su edad. Leían distintos extractos sin filtro, con un filtro amarillo y con otro verde. Durante todo el tiempo se empleaba un aparato apoyado sobre la cabeza que medía el movimiento de los ojos (Eye Tracker).

Mientras que en los niños sin dislexia no se registraron cambios en la velocidad de lectura con los filtros, el Eye Tracker detectó que los niños disléxicos pasaron a fijar fragmentos de palabras o de frases por 500 milésimas de segundo utilizando el filtro verde. Sin el filtro o utilizando el filtro amarillo, el tiempo era de 600 milésimas de segundo. De todos modos, ese periodo es superior al de los niños sin dislexia, cuya fijación es de 400 milésimas de segundo.

Los autores hacen hincapié en que no evaluaron si el filtro verde mejoró la comprensión de lo que se leyó.
Los investigadores creen que la mejora del tiempo de lectura con el filtro verde podría deberse a cambios en el estímulo visual disponible para el procesamiento en el sistema nervioso central. Otros estudios sugieren que los filtros reducen la excitabilidad de la corteza cerebral, que puede ser mayor en los disléxicos y ello obstaculizaría la lectura. El estudio se publica en Res Dev Disabil.
noviembre 22/2018 (neurologia.com)

Los niños sincronizan los gestos y el habla cuando aprenden el lenguaje

Mié, 11/21/2018 - 05:01

Para estudiar cómo en la primera infancia se coordinan los gestos con los elementos vocales, un equipo de psicólogas de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) observó las conductas comunicativas de diez niñas y niños, desde que tenían 9 meses hasta que cumplieron los 18 meses de edad.

La investigación se basa en una perspectiva que considera que los componentes gestuales y motores son una parte integrante del sistema lingüístico, y que las habilidades comunicativas emergen en un sistema complejo en el que no solo debe considerarse la conducta verbal articulada.

“Identificamos todas las conductas comunicativas y analizamos las que eran multimodales, es decir, las que incluían gestos y vocalizaciones. Después analizamos cómo determinadas características de estas conductas cambiaban según los niños y niñas van creciendo y van desarrollando formas de comunicación más complejas. Por una parte, medimos la duración total de las conductas comunicativas. Además, medimos el grado en que los elementos de distintas modalidades, gestuales y vocales, se solapaban en el tiempo”, explican las autoras.

El trabajo también analizó la sincronía entre las partes prominentes del gesto (el punto en el que el gesto se expresa en su máxima extensión) y del componente verbal (el punto de tono máximo), ya que en el lenguaje adulto las partes prominentes de ambos elementos aparecen sincronizadas.

Una sincronía que continúa con la edad

“Encontramos que, según van siendo mayores, las conductas comunicativas multimodales son más cortas y los elementos que las componen se solapan más en el tiempo. Esto significa que los elementos que componen las conductas comunicativas están cada vez más coordinados y la comunicación es más eficiente”, aseguran las investigadoras.

El trabajo, publicado en Journal of Speech, Language, and Hearing Research, expone además que la sincronía también aumenta según los niños van siendo mayores cuando se consideran las partes prominentes del gesto y de las vocalizaciones.

“Esto significa que desde muy temprano las niñas y los niños aprenden a integrar diferentes elementos comunicativos cuando quieren transmitir algo a otra persona”, detallan Eva Murillo y Marta Casla.

“Estas medidas de sincronía -agregan- estaban relacionadas con medidas independientes de desarrollo del vocabulario posterior, es decir, con el número de palabras que sabe decir el niño o niña. Esto implica que los que son más hábiles a la hora de coordinar los diferentes elementos comunicativos son posteriormente capaces de usar más palabras distintas”

Lo anterior es importante porque destaca la relevancia de considerar en el desarrollo del lenguaje no solo los elementos verbales (si un niño habla o no, si ya sabe decir palabras o no) sino también los gestos y cómo se coordinan ambos elementos. “El desarrollo de esta línea de investigación nos permitirá conocer qué elementos en el desarrollo comunicativo temprano predicen el desarrollo posterior, de manera que podamos detectar de forma muy temprana cualquier posible dificultad o alteración”, concluyen las autoras.
noviembre 20/2018 (agenciasinc.es)

 

Referencia bibliográfica:

Murillo, E., Ortega, C., Otones, A., Rujas, I., & Casla, M. (2018). Changes in the Synchrony of Multimodal Communication in Early Language DevelopmentJournal of Speech, Language, and Hearing Research. DOI: 10.1044/2018_JSLHR-L-17-0402

Adolescencia: la mitad de los trastornos mentales surge en esa etapa

Mar, 11/06/2018 - 05:59

La mitad de las enfermedades mentales comienza antes de los 14 años, pero la mayoría de los casos no se detectan ni se tratan. Esto se trasforma en un problema de escala global si se considera que actualmente 40 por ciento de la población mundial tiene entre 10 y 24 años, la generación más numerosa de la historia.

Los datos, contenidos en un especial sobre Salud Adolescente publicado [18 de septiembre] por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cobran relevancia porque el tema principal de este año en el Día Mundial de la Salud Mental fueron los jóvenes.

La OMS advierte que 10 a 20 por ciento de ellos experimenta alguna condición que afecta su salud mental, incluyendo trastornos emocionales y alimentarios, ansiedad, psicosis, autoagresiones y depresión. En este último caso, 80 por ciento de los episodios se origina en la adolescencia.

“Si estos desórdenes no se tratan, se extenderán hacia la vida adulta, impactando por lo tanto el rendimiento académico, el empleo, las relaciones e, incluso, la parentalidad”, advierte en el especial Tarun Dua, experto en salud mental de la OMS.

Para enfrentar este desafío, el organismo internacional entrega ejemplos de actividades concretas para su detección temprana y tratamiento y propone un abordaje a nivel comunitario, de manera de priorizar enfoques no farmacológicos.

Algunas actividades incluyen intervenciones psicológicas individuales, grupales o autoguiadas en línea, capacitación a cuidadores en la familia y la escuela, programas escolares y comunitarios de salud mental, e iniciativas para prevenir el abuso de sustancias y el suicidio.

En el gráfico se muestra la segunda causa de muerte entre mujeres de 15 a 19 años y tercera en hombres de esa edad.

Fuente: OMS.

“En el tránsito de la infancia a la adolescencia se generan cambios neurobiológicos, psicológicos y neuroadaptativos frente a una realidad donde hay nuevos fenómenos físicos y hormonales”, explica el psiquiatra Tomás Baader, director de la Alianza Chilena contra la Depresión.

Lo anterior, agrega, ocurre cuando con un sistema de regulación y modulación de emociones que no está completamente maduro, lo que vuelve a los adolescentes emocionalmente más vulnerables a estímulos externos e internos. “Esto se acrecienta si tempranamente vivieron situaciones como abusos sexuales, maltrato, hambrunas, guerras, pobreza”.

“Programar acciones para mejorar el bienestar y salud mental de los adolescentes requiere colaboración intersectorial, en la cual la escuela juega un rol crítico”, enfatiza a SciDev.Net Chiara Servili, del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS.

Entre estas destacan cambios organizacionales para asegurar un ambiente psicológico seguro, enseñar salud mental y habilidades para la vida, capacitar al personal para la detección y manejo básico del riesgo de suicidio y crear programas escolares de prevención para adolescentes vulnerables.

Servili subraya que las intervenciones psicosociales “pueden realizarse en la comunidad, establecimientos de salud y/o a través de medios digitales”.

Para la OMS este último recurso, que incluye intervenciones psicológicas en línea, “puede ser adecuado para adolescentes debido al estigma o la disponibilidad de acceso a servicios”.

Baader coincide: “La salud mental de los jóvenes trasciende al sistema de salud. Es un tema integral que debe abordarse transdisciplinariamente, integrando educación, salud, vivienda, deporte, cultura, entre otras áreas”.

Pese a ello, la OMS reconoce que “la adopción de intervenciones de salud mental adolescente es muy baja en todas las regiones”, y hace un llamado a involucrar a los jóvenes en la planificación, implementación y evaluación de intervenciones dirigidas a mejorar su salud, “para asegurar que sean aceptadas por ellos y que les serán útiles”.
noviembre 5/2018 (scidev.net)

Latinoamericanos en riesgo de salud por ruido excesivo

Mar, 11/06/2018 - 05:15

Las turbinas eólicas, los conciertos y el tráfico de vehículos, aviones y trenes son potenciales fuentes de daños para la salud mental y física de las personas, según un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

www.scidev.net

El reporte de la OMS brinda nueva evidencia sobre la relación de la exposición a fuentes de ruido y fue elaborado por dos grupos independientes de especialistas en ruido ambiental. Tras realizar varias revisiones exhaustivas de literatura académica, calificaron como “crítica” la relación entre el ruido y el desarrollo de padecimientos cardiovasculares, problemas de sueño y discapacidades cognitiva y auditiva, especialmente en niños.

Concluye, por ejemplo, que una exposición al tráfico vehicular con decibeles de 59.3 aumenta un 5 por ciento el riesgo de arterioesclerosis; y que una exposición a 53.3 decibeles aumenta la molestia de la población en un 10 por ciento.

También estima que el ruido puede propiciar hasta un mes de retraso en la capacidad de lectura y comprensión en niños mientras que una exposición al ruido más allá de 80 decibeles durante 40 años de trabajo, con semanas laborales de 40 horas, puede derivar en discapacidad auditiva permanente.

Además, los especialistas concluyen como riesgo “importante” la relación del ruido con la calidad de vida, la salud mental y el desarrollo de enfermedades metabólicas como la obesidad o la diabetes tipo 2.

Aunque la organización advierte que mucha de la evidencia es aplicable a otras regiones de África, Asia y América Latina, el reporte se enfoca en Europa debido, en buena medida, a que no existen suficientes datos sobre los potenciales daños a la salud de la población latinoamericana a causa del ruido.

“Europa nos lleva la delantera por mucho. No solo son conscientes de que el ruido es un verdadero problema de salud pública sino que tienen regulaciones muy claras sobre los decibeles que pueden afectar a su población”, corrobora a SciDev.Net Fausto Rodríguez, coordinador del Laboratorio de Análisis y Diseño Acústico de la Universidad Autónoma Metropolitana en México.

“En América Latina, solo Chile está tan avanzado como Europa en términos de análisis acústico. Al resto de la región, especialmente a México y Centroamérica, nos falta bastante”, afirma Rodríguez.

La OMS también incluye datos sobre la exposición a la música como una causa de pérdida de audición en jóvenes: más de cuatro horas por semana o más de cinco años de uso de auriculares personales así como más de cuatro visitas mensuales a una discoteca pueden aumentar los riesgos de hipoacusia (disminución de la audición).

Recientemente, especialistas de la Universidad de Guadalajara (UdG) reportaron que en los últimos 10 años ha habido un aumento de jóvenes con hipoacusia debido, en buena medida, al uso excesivo de auriculares (entre 50 y 98 decibeles) y su recurrencia a bares y discotecas con niveles que pueden rebasar los 100 decibeles, comparable con el ruido de fábricas y aeropuertos.

De acuerdo con Martha Orozco Medina, investigadora de la UdG, “se tiene que conceder al generador de ruido la corresponsabilidad para que asuma esa parte del monitoreo de regular sus emisiones de ruido, y proteger tanto la salud de sus trabajadores como la de los vecinos y clientes”.

Con el nuevo reporte, la OMS también busca contribuir a que los gobiernos fortalezcan sus regulaciones con el fin de reducir la exposición de su población a estas fuentes de contaminación sonora.

Plantea, por ejemplo, reducir los niveles de ruido producidos por el tráfico vehicular por debajo de 53 decibeles de día y 45 decibeles de noche. En Europa, más de 100 millones de personas están expuestas a niveles por arriba de los 55 decibeles de día mientras que 72 millones están expuestas a más de 50 decibles de noche, en ambos casos por tráfico vehicular, según la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA). En nuestra región, no se tienen datos al respecto.

La OMS exhorta a los responsables de políticas que implementen medidas como mejorar la elección de neumáticos y las superficies de los caminos; restringir el flujo de camiones; disminuir el flujo de tráfico; aumentar la construcción de caminos subterráneos; aislar las zonas de construcción y generar más espacios tranquilos y libres de ruido en las ciudades.

El gobierno de la Ciudad de México, una de las 10 ciudades más ruidosas del mundo de acuerdo con el índice “How the World Hears”, lanzó hace unos días RuidoCDMX, una plataforma para promover el uso de tecnología abierta y la participación de los ciudadanos para que reporten los lugares de la ciudad con mayor contaminación sonora.

“RuidoCDMX funciona sobre el principio de que más datos, reunidos por habitantes de la ciudad que no necesariamente sean especialistas, genera mayor impacto que la concentración de estas tecnologías y procesos en pocas manos”, afirman en su sitio web. Con ello, se medirá el ruido de la ciudad en tiempo real para visibilizar el problema en una ciudad donde la mayor fuente de ruido es el tráfico automotriz.
noviembre 5/2018 (scidev.net)

La “programación metabólica” ha revolucionado los conocimientos sobre la prevención de la obesidad infantil

Sáb, 11/03/2018 - 05:38

El Institut d´Investigació Sanitària Pere Virgili (IISPV) es el centro que gestiona la investigación biomédica y sanitaria en la provincia de Tarragona. Una de sus áreas estratégicas de investigación es la de Nutrición y Metabolismo, desarrollada por la Unidad de Investigación en Pediatría, Nutrición y Desarrollo Humano (URPNDH) del IISPV y de la Universitat Rovira i Virgili.

Dirigida por los doctores Ricardo Closa, jefe de Servicio de Pediatría y de las UCIs Neonatal y Pediátrica del Hospital Universitario de Tarragona Joan XXIII, y Joaquín Escribano, jefe de Servicio especialista en Pediatría y Nefrología infantil del Hospital Universitari Sant Joan de Reus, la URPNDH centra su actividad investigadora en los efectos de la ingesta temprana sobre la obesidad infantil.

Closa afirma que “los estudios en los que ha participado la URPNDH han investigado, en particular, el efecto de la ingesta proteica en el lactante sobre el riesgo al sobrepeso y/o la obesidad posterior”. Closa añade que “en la comunidad científica existe un amplio consenso en que la obesidad, tanto en el adulto como en el niño, es uno de los principales problemas de salud en los países desarrollados, por la multitud y gravedad de las comorbilidades asociadas”.

El doctor Escribano explica que “su prevalencia ha aumentado en las últimas décadas de forma alarmante hasta el punto de ser actualmente considerada una epidemia a nivel mundial”. Ambos investigadores concurren en que las causas finales de esta dolencia son ampliamente conocidas desde hace muchos años y se corresponden con un desequilibrio entre la energía ingerida y el gasto energético. “Este desequilibrio ocasiona un aumento de peso, principalmente por acumulación de grasa corporal, que es la que define propiamente el concepto de obesidad. Aunque esta sea la causa final, existen varios factores que confieren un mayor riesgo a desarrollar obesidad o alguna de las enfermedades asociadas, como por ejemplo la resistencia a la insulina, afirma Closa.

La “programación metabólica”

Aunque entre los factores de riesgo habituales son bien conocidos los genéticos, en las dos últimas décadas se han descubierto nuevos factores de riesgo que tienen que ver con la `programación metabólica´”, prosigue Escribano. Este concepto, que surgió a finales de los 90 y que ha revolucionado los conocimientos sobre la prevención de varias enfermedades, sostiene que existen periodos tempranos del desarrollo denominados `ventanas críticas´ donde un estímulo, agresión o factor ambiental concreto puede producir cambios estructurales o funcionales que tendrán una repercusión a medio y/o largo plazo en la fisiología, función, salud y riesgo de enfermedad.

Estas `ventanas críticas´ se distribuyen a lo largo del desarrollo desde la gestación hasta la primera infancia”, indica Closa. Uno de los factores con capacidad de influir en la programación metabólica es la dieta, tanto de la madre durante la gestación como durante el periodo perinatal, hasta los primeros años de vida. Se ha constatado la existencia de una asociación entre el riesgo de padecer ciertas enfermedades, como por ejemplo la obesidad, y la dieta durante los primeros años de vida, afirma Escribano. Uno de los factores de riesgo de padecer obesidad en la infancia es haber tenido un crecimiento rápido durante los primeros meses de vida”. De hecho, “se ha observado que una dieta que induzca un crecimiento rápido del lactante puede suponer aumentar por tres o por cuatro las probabilidades de ser obesos durante la infancia”, asevera Closa. También se ha demostrado que “un aumento elevado del peso durante el primer año es un factor de riesgo de padecer obesidad en la edad adulta”, prosigue el investigador. Estos conocimientos ofrecen una potencial estrategia para la prevención de la obesidad, puesto que la modificación de la alimentación del lactante durante los primeros meses, cuando los malos hábitos alimentarios que favorecen la aparición de obesidad aún no han sido instaurados”. Ambos investigadores convienen en que una estrategia tal se perfilaría como una oportunidad de intervención menos costosa, tanto para el paciente como para sus familias.

Ingesta de leche durante las primeras semanas

A diferencia de la de periodos posteriores, la alimentación del lactante se caracteriza por constar exclusivamente de la ingesta de leche. “Su composición, ya sea materna o una fórmula artificial, tiene más importancia de la que se le podría otorgar si se la considerara simplemente un alimento”, afirma Closa. Escribano continúa indicando que la lactancia es un sistema de programación específica de los mamíferos, en el que la molécula mTOR juega un importante papel.

“La leche humana tiene una composición específica que actúa como un mecanismo de señalización endocrino, regulando múltiples aspectos del crecimiento y del metabolismo, como por ejemplo la síntesis y secreción de insulina y la activación del eje IGF-1″, indica el investigador, añadiendo que “numerosos estudios han identificado la lactancia materna como un factor protector, capaz de reducir el riesgo de padecer obesidad entre un 15 y un 22 %”. Los mecanismos mediante los cuales la lactancia materna ejerce este efecto protector son diversos e incluirían, por ejemplo, la presencia de hormonas que pueden contribuir a la autorregulación del apetito del bebé, así como la menor cantidad de proteínas que la leche humana contiene en comparación con las fórmulas infantiles.

“La ingesta de proteínas ha sido asociada a un aumento del índice de masa corporal (IMC), de la síntesis y secreción de insulina ya una estimulación del eje IGF-1, constituyendo uno de los mecanismos de la `programación metabólica´”, asegura Closa. Tanto los aminoácidos contenidos en la leche, específicamente los de cadena ramificada, como la insulina o el IGF-1 que se secretan por la acción de los nutrientes, activan mTORC1, vía que promueve la adipogénesis en el tejido adiposo prosigue Escribano. Un exceso de activación de esta vía resultaría en una deposición excesiva de grasa, habiéndose observado que una ingesta dietética alta en proteínas produce este efecto activador”, indican ambos investigadores.

Considerando estos datos se estableció la `hipótesis de la proteína temprana´, que considera que la ingesta temprana elevada en proteínas produce un incremento mayor de peso y una activación de la adipogénesis, lo cual aumentaría el riesgo de padecer obesidad posteriormente. El menor contenido proteico de la leche humana comparado con el de las fórmulas infantiles estaría detrás del efecto protector observado en la lactancia materna”, aseveran los científicos.
noviembre 2/2018 (immedicohospitalario.es)

Más del 90 % de los niños del mundo respiran aire tóxico

Sáb, 11/03/2018 - 05:32

Respirar aire contaminado es una de las principales amenazas para la salud de los más jóvenes. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 93 % de la población infantil está expuesta a altos niveles de partículas finas que superan los límites de calidad del aire. En total, unos 1800 millones de niños menores de 15 años respiran aire sucio a diario.

chartermenow.com

Los niños son más vulnerables a la polución porque respiran más rápido que los adultos y absorben un mayor número de partículas nocivas.

El estudio, publicado con motivo de la celebración de la primera Conferencia Mundial sobre la Contaminación del Aire y la Salud, entre el 30 de octubre y el 1 de noviembre, señala que los más pequeños son más vulnerables a los efectos de la polución porque respiran más rápido que los adultos, por lo que absorben un mayor número de partículas nocivas.

En este sentido, la altura también es un factor determinante: en la etapa de crecimiento, en la que tanto el cuerpo como el cerebro de los pequeños están en pleno desarrollo, viven más cerca del suelo, que acumula una mayor concentración de contaminantes.

El derecho a respirar aire limpio

“El aire contaminado está envenenando a millones de niños y arruinando sus vidas”, ha denunciado Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS. “Esto es inexcusable. Cada niño debería poder respirar aire limpio para poder crecer al máximo de su potencial.”

Los recién nacidos y los niños en edades más tempranas también son los más susceptibles a los efectos contaminantes que producen los electrodomésticos o las tecnologías dentro de los hogares. La polución influye en el desarrollo neurológico y en la capacidad cognitiva y puede originar asma o, incluso, cáncer infantil. Además, los infantes pueden tener mayor riesgo de padecer dolencias crónicas como enfermedades cardiovasculares años más tarde. Solo en el año 2016, hubo 600 000 muertes infantiles a causa de infecciones respiratorias originadas por aire contaminado.

Asimismo, las mujeres embarazadas que viven en lugares con aire inseguro, tienen mayor probabilidad de dar a luz de forma prematura y de tener hijos de un peso y tamaño inferior a la media.

“El aire contaminado está atrofiando el cerebro de los niños, lo que afecta a su salud de más formas de las que sospechábamos. Pero hay maneras sencillas de reducir las emisiones peligrosas”, ha asegurado María Neira, la directora del departamento de Salud Pública, Medioambiente y Determinantes Sociales de Salud de la organización.

Políticas respetuosas con la salud

“La OMS está respaldando la implementación de políticas respetuosas con la salud, por ejemplo, al acelerando el cambio hacia combustibles y tecnologías del hogar más limpias y promoviendo el uso de transporte más verde y la construcción y planificación urbana eficiente”, ha añadido.

Por otra parte, en el informe se destaca que los países con rentas más bajas tienen un mayor porcentaje de riesgo: el 98 % de niños de hasta cinco años respiran aire tóxico, en comparación con el 52 % de la población infantil en los países con un nivel de ingresos más alto.

La Conferencia Mundial sobre la Contaminación del Aire y la Salud, celebrada del 30 de octubre al 1 de noviembre de 2018, tuvo por objetivo reunir a los gobiernos y los asociados en el marco de una movilización mundial para mejorar la calidad del aire y luchar contra el cambio climático. Este organismo internacional es el encargado de velar por el cumplimiento del indicador del Objetivo de Desarrollo Sostenible enfocado en reducir para 2030 el número de muertes y enfermedades provocadas por la contaminación del aire.
noviembre 2/2018 (agenciasinc.es)

Referencia:

Air pollution and child health: Prescribing clean air“. World Health Organization (2018).

La microbiota intestinal de los niños, al descubierto

Jue, 11/01/2018 - 05:06

El desarrollo del microbiota intestinal de los niños desde los primeros meses de vida hasta los cuatro años puede marcar la aparición de diversas enfermedades, entre ellas, la diabetes tipo 1. Nature publica esta semana dos estudios, que nacen del análisis más amplio realizado sobre la flora intestinal infantil, donde se aportan claves sobre ese desarrollo.

El estudio sobre diabetes pediátrica Teddy (acrónimo de Determinantes ambientales de la diabetes en los jóvenes) está reflejando nuevos datos sobre la microbiota infantil. Este análisis recoge muestras de seis centros clínicos en Estados Unidos, Suecia, Alemania y Finlandia.

A partir del estudio Teddy, un grupo de investigadores, encabezado por Joseph Petrosino, de la Facultad de Medicina Baylor College, en Houston, analizó 12 500 muestras de heces de 903 niños, recogidas mensualmente en pequeños de entre 3 y 46 meses de edad. Utilizando la secuenciación genética para determinar el microbioma, averiguaron que la composición y la diversidad de las bacterias cambian con el tiempo y establecieron tres fases distintas: la fase de desarrollo (a los 3-14 meses), la fase de transición (15-30 meses) y la fase de estabilidad (a partir de los 31 meses).

Diversidad de la microbiota

Durante la etapa de desarrollo, la lactancia materna se asoció con niveles más altos de bacterias Bifidobacterium, mientras que la diversidad microbiana aumentó tras el destete, al introducir una mayor variedad de alimentos. El nacimiento por vía vaginal se asoció con un aumento temporal del género Bacteroides, que a su vez se relacionó con una mayor pluralidad intestinal y maduración, independientemente del tipo de parto. Los hermanos, la exposición a mascotas y la ubicación geográfica también marcaron diferencias en los perfiles de microbioma.

En otro estudio, el grupo de Curtis Huttenhower, del Instituto Broad, en Cambridge, en Massachusetts, estudió a cerca de 11 000 muestras de heces de 783 bebés, también del estudio Teddy, para caracterizar el microbioma intestinal inicial en niños que desarrollan diabetes tipo 1. Así averiguaron que la microbiota de estos niños alberga más genes relacionados con la fermentación y la síntesis de ácidos grasos de cadena corta lo que, unido a los resultados que se conocen de estudios previos,  con evidencia previa, se relaciona con un efecto protector.

Los autores recuerdan que los niños analizados (en su mayoría blancos no latinos y con alto riesgo de diabetes tipo 1) pueden no representar a otras poblaciones.

Ambos estudios suponen la caracterización de la microbiota en una etapa de la vida que resulta clave.

Como expone otro de los autores, Christopher Stewart, de la Universidad de Newcastle, “estos análisis iniciales refuerzan los trabajos previos realizados con bebés y también revelan importantes asociaciones con el microbioma durante este momento crítico de la vida. Los futuros descubrimientos de esta cohorte allanarán el camino para dilucidar cómo la microbiota influye en la salud y la enfermedad, particularmente en la diabetes tipo 1″.

“En cohortes como esta, donde podemos integrar los datos clínicos con la exposición específica del paciente y los análisis genómicos y del microbioma, podremos obtener diagnósticos y terapias basados en la medicina de precisión para la diabetes tipo 1 y en muchas otras enfermedades”, concluye Petrosino.
octubre 31/2018 (diariomedico.com)

 

Una explicación al retraso de la pubertad en adolescentes con anorexia

Mié, 10/31/2018 - 05:52

La pubertad es una etapa crítica del desarrollo durante la que se producen cambios corporales y psicológicos asociados al inicio de la capacidad reproductiva. Múltiples factores cooperan en este proceso, entre ellos, la herencia genética, los factores ambientales y el estado metabólico y nutricional del organismo.

En un nuevo estudio llevado a cabo en ratonas, investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (IMIBIC), la Universidad de Córdoba (UCO) y el CIBEROBN de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición, liderados por el Profesor Manuel Tena-Sempere, han demostrado que en condiciones de balance energético negativo provocado por una nutrición deficiente se activa un sensor energético llamado AMPK.

Este efecto se produce por una supresión en la producción de las kisspeptinas, moléculas cerebrales que activan el sistema reproductor y que son imprescindibles para que la pubertad comience a una edad adecuada.

Las neuronas Kiss1, identificadas en las distintas especies de mamíferos, incluida la humana, juegan un papel esencial en la regulación central del funcionamiento del sistema reproductor y de la pubertad. Tal es su importancia, que mutaciones que inactivan el gen Kiss1 producen infertilidad y ausencia de pubertad en humanos y otras especies. Trabajos previos del grupo del doctor Tena-Sempere, catedrático de Fisiología de la UCO y subdirector de investigación básica en el IMIBIC, han documentado que la actividad de las neuronas Kiss1 se encuentra influenciada por factores metabólicos.

En relación con el control metabólico y nutricional de la pubertad, durante los últimos años se ha detectado un incremento muy notable de los trastornos metabólicos en la población pediátrica a escala mundial. Estos abarcan problemas tan alarmantes como el aumento de la tasa de obesidad infantil o la alta frecuencia de los trastornos alimentarios, tales como la anorexia o la bulimia. Como consecuencia de ello, la comunidad científica ha prestado especial atención al estudio no solo de las causas, sino también de las consecuencias derivadas de estos trastornos metabólicos de inicio temprano.

La anorexia retrasa la pubertad

Entre dichas consecuencias, se ha detectado una estrecha conexión entre el aumento en la incidencia de enfermedades metabólicas tempranas y la aparición de alteraciones en la edad de llegada de la pubertad, sobre todo en niñas. Así, mientras condiciones de exceso en las reservas energéticas, como la obesidad, se relacionan con un adelanto en la edad de llegada de la pubertad, situaciones de déficit energético, como la anorexia, están asociadas a un retraso de esta.

Aunque, a priori, podría parecer que estas alteraciones en la edad de la pubertad no suponen un problema de salud grave, estudios recientes han demostrado que este fenómeno puede tener un impacto negativo sobre la salud en etapas posteriores del desarrollo. Se ha descrito una asociación de dichas alteraciones puberales con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiometabólicas (como hipertensión, obesidad y diabetes), cáncer de mama, trastornos del comportamiento, talla baja e incluso una menor esperanza de vida.

Sin embargo, aún no se conocen de forma precisa los mecanismos a través de los cuales las señales metabólicas interaccionan con el eje reproductor en situaciones de pubertad alterada asociada a enfermedades metabólicas. El trabajo que ahora se publica contribuye a elucidar algunos de los factores implicados en este fenómeno.

Los datos abren una ventana a la posible utilidad de AMPK como diana farmacológica para el tratamiento de trastornos puberales, especialmente aquellos de origen metabólico. Diversos fármacos de uso en clínica, tales como la metformina, actúan modulando la actividad AMPK.
octubre 30/2018 (agenciasinc.es)

Referencia: 

Roa, A. Barroso, F. Ruiz-Pino, M.J. Vázquez, P. Seoane-Collazo, N. Martínez-Sánchez, D. García-Galiano, et.al.. MetabolicRegulation of FemalePubertyviaHypothalamic AMPK-KisspeptinSignaling. PNAS. Published ahead of print October 22, 2018