Noticias

Distribuir contenido
Editora principal - Especialista en Información | Dpto. Fuentes y Servicios de Información, Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 27 No. 110 e M y N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP 10 400 Cuba | Telefs: (537) 8383316 al 20, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:30 a.m. a 5:00 p.m.
Actualizado: hace 4 mins 18 segs

La neuroimagen permite predecir autismo en bebés de alto riesgo

Sáb, 07/15/2017 - 05:25

Investigadores estadounidenses han usado técnicas de imagen de resonancia magnética para detectar cambios funcionales en el cerebro de bebés de tan solo seis meses. Mediante neuroimagen, han mostrado la forma en la que las regiones del cerebro están conectadas y sincronizadas y han logrado predecir a qué bebés con alto riesgo de desarrollar autismo se les diagnosticará un trastorno del espectro autista (TEA) a los 2 años de edad.


El equipo se centró en las conexiones de la región cerebral relacionadas con las características principales de los TEA: habilidades de lenguaje, comportamientos repetitivos y comportamiento social. Esto ayudó a crear un programa de clasificación de aprendizaje automático para catalogar las diferencias de sincronización entre esas regiones clave del cerebro.

Una vez que el ordenador aprendió estos diferentes patrones, los investigadores aplicaron el clasificador de aprendizaje a un grupo separado de niños. Esta parte del estudio incluyó a 59 bebés, cada uno de los cuales tenía un hermano mayor con un TEA, lo que implicaba que contaba con un mayor factor de riesgo de desarrollar autismo (un total de 11 bebés acabaron desarrollando un TEA).

El clasificador de aprendizaje automático fue capaz de separar los resultados en dos grupos principales: los datos de resonancia magnética de los niños que desarrollaron TEA y de los que no lo hicieron. Usando solo esta información, el programa informático predijo correctamente el 81 % de los bebés que más tarde cumpliría los criterios de TEA a los 2 años de edad. El estudio fue publicado en Sci Transl Med 2017; 9. pii: eaag2882.julio 14/2017 (neurologia.com)

 

El uso del teléfono móvil durante el embarazo se asocia con riesgo de hiperactividad y falta de atención en niños

Sáb, 07/15/2017 - 05:11
Las mujeres embarazadas que utilizan un teléfono móvil con una frecuencia media o alta presentan mayores probabilidades de tener un hijo con problemas de conducta, en especial con hiperactividad y falta de atención.


La investigación se ha llevado a cabo a partir de los datos de 83 884 parejas madre-hijo de España, Dinamarca, Corea, Países Bajos y Noruega. Los científicos han analizado el comportamiento de las madres embarazadas y de sus hijos en edades comprendidas entre 5 y 7 años.

El estudio destaca que las madres que no usaron el teléfono móvil durante el embarazo tuvieron hijos con menos problemas generales de conducta, como hiperactividad, falta de atención o dificultades emocionales. El 38,8 % de ellas no usó el teléfono móvil durante el embarazo (la mayoría eran mujeres de la cohorte danesa, del periodo 1996-2002, cuando el móvil se usaba mucho menos que ahora). El 29 % de las madres usó poco el móvil, el 27 % tuvo un uso medio y el 5,7 % fueron clasificadas como usuarias con una frecuencia alta.

De todos los niños analizados, el 6,6 % tuvo dificultades generales de conducta, un 8,3 % mostró hiperactividad y falta de atención, y un 12 % presentó problemas emocionales. El estudio fue publicado en Environ Int 2017; 104: 122-31.
julio 14/2017 (neurologia.com)

Sarampión continúa avanzando y cobrando vidas en Europa: OMS

Jue, 07/13/2017 - 05:05

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó  que el virus del sarampión continúa avanzando y cobrando vidas en Europa, pese a que la enfermedad es prevenible con la vacunación.

En un comunicado, la máxima institución sanitaria global afirmó que en los últimos 12 meses, el sarampión ha causado la muerte de al menos 35 personas en varios países europeos, principalmente en Rumanía donde se han reportado 31 fallecimientos. La fatalidad más reciente fue un niño de años de edad, en Italia, donde se reportó un brote del virus en junio de 2016, mientras que otra víctima fatal por la enfermedad se reportó en Portugal y una más en Alemania.

Cada muerte o discapacidad causada por esta enfermedad prevenible por vacunación es una tragedia inaceptable‘, afirmó la doctora Zsuzsanna Jakab, directora regional de la OMS para Europa en la declaración oficial.

La especialista de la OMS expresó su preocupación por los casos de sarampión registrados en la actualidad en Europa, a pesar una ‘vacuna segura, eficaz y asequible está disponible’.

El sarampión sigue siendo la principal causa de muerte entre los niños de todo el mundo, y por desgracia, Europa no está a salvo‘, subrayó Jakab, tras exhortar a las autoridades de salud en todos los países europeos afectados a trabajar juntos contra el mal.

Nuestra prioridad es controlar los brotes y mantener altas coberturas de vacunación para todos los sectores de la población‘, indicó.

De acuerdo con la evaluación de la Comisión de Verificación Regional para la Eliminación del Sarampión y de la Rubéola de 2015, 37 países en total interrumpido la transmisión endémica del sarampión.

Sin embargo la baja cobertura de inmunización ha permitido que el virus altamente contagioso se extienda entre quienes optan por no vacunar, no tienen acceso equitativo a las vacunas o no pueden ser vacunados debido a las condiciones de salud subyacentes.

En respuesta, varios países están adoptando medidas de emergencia, como chequeos a la entrada de la escuela y una mayor cobertura de la vacunación de rutina contra el sarampión y otras enfermedades.

La OMS recomienda que todos los niños elegibles reciban dos dosis de la vacuna contra el sarampión. También anima a los adultos que no están completamente vacunados o que no están seguros de su estado de inmunidad, a vacunarse‘, destacó la declaración.

En respuesta al llamado de la directora regional de la OMS en Europa a intensificar los esfuerzos contra la enfemedad, Rumania llevó a cabo de manera reciente una campaña nacional de inmunización sistemática mejorada.

entre otras acciones incluye, notificar todos los casos sospechosos, evitar los contactos, ofrecer profilaxis posterior a la exposición, y la vacunación.

julio 12/ 2017 (Notimex).- Tomado del Boletín temático en Medicina. Prensa Latina. Copyright 2017. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Primer consenso sobre cómo administrar la inmunoterapia oral en alergia a leche y huevo

Jue, 07/13/2017 - 05:04

Los especialistas españoles han consensuado en una guía pionera las recomendaciones clínicas para emplear la inmunoterapia oral en pacientes con alergia a leche de vaca y/o huevo.

En España, hace años que la inmunoterapia oral (ITO) se emplea como una opción terapéutica en determinados pacientes con alergia alimentaria. De hecho, es uno de los países pioneros en esta estrategia, con las primeras experiencias de la mano de Antonio Martorell, del Hospital General Universitario de Valencia, hacia 2001. Desde entonces, algunos profesionales han adoptado este abordaje, que consiste en la introducción pautada, bajo supervisión médica y en dosis crecientes del alimento alérgeno para conseguir la desensibilización. Ahora toda esa experiencia, no estandarizada y en muchos casos procedente del ámbito de la investigación clínica, junto con las evidencias publicadas, sustentan una guía clínica, coordinada por Martorell, donde se han consensuado las recomendaciones para llevar a cabo el procedimiento con la máxima eficacia y seguridad.

La guía está elaborada por una treintena de pediatras alergólogos y alergólogos, de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (Seicap) y de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), de 18 centros de toda España. Se publica en julio en las revistas científicas Allergologia et Immunopathologia y Journal of Investigational Allergology and Clinical Immunology. “Es la primera guía en la literatura científica en todo el mundo sobre ITO específica a alimentos”, ha remarcado Carmelo Escudero, del Servicio de Alergia Pediátrica del Hospital Infantil Niño Jesús, en Madrid, y uno de los miembros del comité científico que han presentado la guía en una rueda de prensa. Está dirigida a la alergia a leche de vaca y huevo, mediada por IgE, aunque abre la puerta al tratamiento de otras alergias alimentarias. “La de la leche es la alergia alimentaria más frecuente en España, seguida de la del huevo”, ha recordado Luis Echeverría, del Servicio de Alergia Pediátrica del Hospital Universitario Severo Ochoa, en Leganés (Madrid). “No obstante, los frutos secos y el pescado son alérgenos que van en aumento en los últimos años, y que también podrían incluirse en una potencial ampliación de la guía”. Por los datos extrapolados de países vecinos, se estima que en España entre un 4 y 8 % de la población infantil padece algún tipo de alergia alimentaria.

Para estos pacientes, la recomendación generalizada es evitar el alimento alérgeno. Según la guía, hasta el 85 % de todos los niños con alergia a la leche de vaca alcanzan la tolerancia espontánea antes de los tres años de edad, mientras que la alergia al huevo persiste durante un periodo de tiempo más largo, aunque cerca del 65 por ciento de los niños afectados la consigue a los 6 años. No obstante, esto supone un impacto diario en la vida del niño y de su familia, como ha destacado Elena Alonso, del Servicio de Alergia Pediátrica del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, al margen de que es muy difícil evitar siempre los contactos inadvertidos y que a medida que avanza la edad las posibilidades de alcanzar la tolerancia disminuyen hasta desparecer. La ITO consigue desensibilizar hasta un 90 % de los casos. Alonso ha aludido a que esta opción supone un “traje a medida para cada paciente”. El objetivo también es individualizado, pues mientras que en determinados enfermos se busca el poder seguir una dieta normal y sin restricciones, en otros, será proteger al paciente de los consumos inadvertidos. En todo el proceso, la colaboración de la familia es indispensable. Así, una pauta de administración de la ITO puede requerir la presencia semanal del niño durante cuatro meses de media. Tanto para pacientes y familiares como para los profesionales, los especialistas han abundado en que es un tratamiento muy exigente en cuanto a tiempo y dedicación.

Rosa García, del Servicio de Alergología del Hospital General Universitario de Ciudad Real, ha enumerado los requisitos que recoge la guía para que los profesionales puedan ponerla en práctica, que incluye el disponer de “personal entrenado y el espacio y los dispositivos adecuados para la vigilancia después de la administración programada, pues la ITO no está exenta de riesgos”.

Con todo, los especialistas han coincidido en que, realizada de la forma adecuada, la ITO es segura, sin que se hayan registrado eventos de gravedad, más allá de las reacciones adversas derivadas de la alergia.

Por su parte, María García-Onieva, secretaria de la Asociación Española de Pediatría (AEP), ha destacado que esta guía “producto de la investigación, es de gran trascendencia para la práctica clínica y el tratamiento de la alergia infantil, por lo que supone un beneficio, tanto para la salud de estos niños como para la de la sociedad en general”.

julio 12/2017 (Diario Médico)

El consumo esporádico de alcohol en gestantes provoca daños neuronales en el parto

Jue, 07/13/2017 - 05:03

El alcohol, aun siendo de forma esporádica, afecta al sistema inmunitario del recién nacido, que ataca a las neuronas provocando daños en el aprendizaje, la memoria y el comportamiento, según un estudio realizado por la Universitat Pompeu Fabra (UPF Catalunya, España) 

Es bien sabido que el consumo de alcohol durante el embarazo produce malformaciones y alteraciones graves en el recién nacido. De hecho, estas se denominan desórdenes del espectro alcohólico fetal (FASD), e incluyen un amplio abanico de anomalías físicas, cognitivas y comportamentales que se prolongan durante la vida de la persona. A pesar de ser fácilmente evitable, estas alteraciones sigue siendo la causa de la mayoría de los trastornos del neurodesarrollo, afectando entre un 2 y un 5 % de la población de Europa occidental.

El Grupo de Investigación en Neurobiología del Comportamiento (GReNeC-NeuroBio) de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) ha decidido estudiar qué sucede cuando el consumo de alcohol durante el embarazo no se da de forma continuada, sino que sigue un patrón esporádico y de tipo “atracón”, como en el caso de los jóvenes cuando hacen botellón.

Según sus resultados, un episodio de botellón a la semana durante la gestación es suficiente para causar importantes alteraciones en el comportamiento de la descendencia que se prolongan hasta la edad adulta. “Nuestro estudio revela alteraciones en las neuronas cerebrales que se traducen en graves anomalías en el comportamiento de la descendencia“, ha comentado Olga Valverde, líder del estudio realizado en modelo murino. “Sin embargo, no aparecen malformaciones ni cambios en el peso corporal de la descendencia, así que el trastorno es invisible en el momento del nacimiento“.

El alcohol interrumpe el desarrollo embrionario del sistema nervioso central, provocando una mala función cognitiva y conductual a largo plazo. Además, se ha visto que esta sustancia puede activar de forma intensa al sistema inmunitario que protege la función de las neuronas, contribuyendo al daño cerebral y a la neurodegeneración en adolescentes y adultos.

Hemos observado un aumento de ciertos factores proinflamatorios en el cerebro de las crías afectadas por el consumo esporádico materno de alcohol”, ha asegurado Valverde. Este desequilibrio hace que el sistema inmunitario ataque a la mielina y que facilita que los impulsos eléctricos se transmitan de manera eficiente a lo largo de las neuronas y por tanto, que se transmita el mensaje nervioso. “Probablemente, la exposición al alcohol provoca cambios en el sistema inmunitario que persisten hasta la edad adulta, afectando al aprendizaje, la memoria y el comportamiento“.

Por ahora no sabemos si las disfunciones neuroconductuales persistentes están relacionadas con la neuroinflamación o las alteraciones de la mielina pero, según nuestros resultados, los antiinflamatorios deberían ser considerados como posible tratamiento para prevenir el daño cerebral causado por el consumo de alcohol durante el embarazo“, ha concluido.

julio 12/2017 (Diario médico)

La actividad física temprana favorece el desarrollo de la memoria de trabajo

Jue, 07/06/2017 - 05:06

 Un estudio de ISGlobal de Barcelona ha analizado el papel del deporte y el sedentarismo en la función cognitiva de 1400 escolares. El trabajo concluye que un nivel bajo de actividad física en la edad preescolar y de primaria se asocia más tarde con un menor rendimiento de la memoria de trabajo en la escuela primaria y en la adolescencia.

¿Qué efectos tiene la actividad física y el sedentarismo temprano en la memoria de trabajo de niños y adolescentes? Un nuevo estudio realizado por investigadores de ISGlobal, centro impulsado por la Obra Social ”la Caixa”, concluye que un nivel bajo de actividad física en la edad preescolar y de primaria se asocia después con un menor rendimiento de la memoria de trabajo en la escuela primaria y en la adolescenciaectivamente.

Este estudio, publicado en The Journal of Pediatrics, se ha realizado en el marco del Proyecto INMA – Infancia y Medio Ambiente  con un total de 1400 niños y adolescentes de Menorca, Valencia, Sabadell y Guipúzcoa, a partir de tests neuropsicológicos y cuestionarios completados por los padres sobre el estilo de vida de sus hijos.

Habilidades cognitivas, motoras y sociales

Los hábitos de vida saludables, como el deporte, se consideran un requisito previo fundamental para el desarrollo de habilidades cognitivas, motoras y sociales básicas en niños. Una de las funciones más relevantes para el aprendizaje y el rendimiento académico es la memoria de trabajo, es decir, la capacidad de almacenar la información durante un corto período de tiempo para el procesamiento cognitivo.

Los niños que practicaron poco deporte a los seis años rindieron por debajo de los más activos en test de memoria en la adolescencia

Las conclusiones de esta investigación indicaron que los niños que habían mostrado escasos niveles de actividad física extraescolar a los seis años rindieron significativamente por debajo de los más activos en el test de memoria que se les realizó en la adolescencia. Esta asociación también se encontró de forma leve en los niños de siete años que habían tenido poca actividad física a los cuatro años. Otra de las conclusiones es que el comportamiento sedentario temprano puede influir negativamente en la maduración cognitiva posterior en la adolescencia, pero solo en niños varones.

Períodos clave de maduración

“La asociación entre la actividad física y la memoria de trabajo en los niños se ha analizado en pocos estudios, pero los que lo han hecho generalmente sí han apoyado esta relación positiva”, explica Mónica López-Vicente, investigadora de ISGlobal y primera autora de la publicación. “Nuestro estudio es el primero en analizar la asociación longitudinal entre los hábitos de actividad física extraescolares y la memoria de trabajo en dos períodos clave de maduración cognitiva”, añade.

Jordi Sunyer, jefe del programa de Salud Infantil de ISGlobal   y coordinador del estudio, indica que “estos hallazgos muestran la importancia de promover hábitos saludables de actividad física y de reducir el sedentarismo desde etapas tempranas para aumentar el potencial cognitivo de los niños”.

julio 05 / 2017 (SINC)

Expertos del Hospital La Paz describen un nuevo síndrome de sobrecrecimiento

Mar, 07/04/2017 - 05:00
La revista Pediatrics, de la Academia Americana de Pediatría, ha publicado un estudio realizado por especialistas la de Unidad de Anomalías Vasculares Congénitas del Hospital La Paz, en colaboración con la Clínica Universidad de Navarra, en el que se describe un nuevo síndrome de sobrecrecimiento relacionado con la aparición de malformaciones capilares y un aumento anormal del tamaño de ciertas zonas del cuerpo.

Un artículo publicado en Pediatrics recoge la descripción de un nuevo síndrome, realizada por los especialistas Juan Carlos López-Gutiérrez, responsable del área de Anomalías Vasculares Congénitas del Departamento de Cirugía Pediátrica del Hospital Universitario La Paz, Pedro Redondo y Marta Ivars de la Unidad de Anomalías vasculares del Departamento de Dermatología de la Clínica Universidad de Navarra. Además de la propia identificación de un síndrome, la importancia del hallazgo radica en la posibilidad de buscar nuevos genes en estos pacientes que relacionen el sobrecrecimiento y las anomalías vasculares.

Este nuevo síndrome se ha denominado Finca y se caracteriza por la malformación capilar (CM) en las puntas de los dedos de los pacientes y sus diferentes desordenes asociados, como malformaciones vasculares (linfáticas y venosas), sobre todo en tronco y extremidades, y en algunos casos asimetrías y sobrecrecimiento en las extremidades. Todas estas anomalías están presentes en los pacientes desde el momento de su nacimiento. Además todos los pacientes vistos que presentaban malformaciones capilares en las puntas de los dedos tenían a su vez alguna otra anomalía asociada.

Aunque no todas las malformaciones capilares representan problemas serios de salud en sí mismas a menudo pueden ser el síntoma de alarma de otros síndromes que conllevan malformaciones vasculares más agresivas que no se manifiestan al nacer o en los primeros exámenes. En ambos centros se han diagnosticado un total de nueve pacientes con Finca, tratados por sus anomalías vasculares en el periodo comprendido entre 2006-2016, pacientes en su mayoría en edad pediátrica, de los dos años de edad hasta los 18, aunque también se han incluido a dos pacientes adultos uno con 39 años y otro con 75.

Síndromes de Sobrecrecimiento

Los Síndromes de Sobrecrecimiento (SSC) son un grupo de trastornos genéticos en los que se presenta un aumento anormal del tamaño del cuerpo o de una parte del cuerpo, que en ocasiones ya se aprecia en el momento del nacimiento. Entre estos síndromes se encuentran patologías ya conocidas como el síndrome de Clapo, también descrito por López- Gutierrez junto con el Pablo Lapunzina coordinador del Ingemm, el síndrome de Sotos, el de Beckwith-Wiedemann, el de Simpson-Golabi-Behmel, el síndrome de Weaver y el síndrome de Proteus.

julio 03/ 2017 (Diario médico)

 

El 85 % de los niños españoles se pasa con la sal

Lun, 07/03/2017 - 05:01

La sal es un enemigo oculto en la alimentación de los niños. Así concluye un estudio, realizado por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, que apunta cómo más del 80 % de los escolares españoles toma una excesiva cantidad, lo que se asocia con un aumento en el riesgo de hipertensión, osteoporosis u obesidad. Según los autores, es necesario conocer su procedencia para disminuir su ingesta.

 

 La sal es posiblemente el aditivo más antiguo y más usado en alimentación, un condimento que proporciona a los productos el característico sabor salado. Pero además de sus propiedades culinarias, su excesivo consumo es la causa de numerosos problemas de salud.

Por eso, un equipo de científicos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha analizado la ingesta de sal en los niños, un colectivo especialmente sensible ya que es en esta etapa cuando se forman los hábitos alimentarios.

La ingesta de sal puede contribuir a elevar la presión arterial en los niños, lo que les predispone a ser adultos hipertensos.

Los resultados, publicados en el European Journal of Nutrition, afirman que los niños toman de media 7,8 g de sal al día, lo que supone que el 84,5 % de los menores de 10 años y el 66,7 % de los mayores de 10 consume más sal de la recomendada –entre 4 y 5 g de sal al día, respectivamente– por la Organización Mundial de la Salud.

“Los consumidores, en general, son conscientes de que un excesivo consumo de sal aumenta las cifras de presión arterial en adultos, con el consiguiente riesgo de sufrir hipertensión y enfermedad cardiovascular”, explica a Sinc Aránzazu Aparicio, investigadora de la UCM y autora principal del trabajo.

“Sin embargo, la población no es tan prudente cuando se trata de la población infantil”, añade Aparicio. Y eso que desde hace años diversos estudios señalan cómo la ingesta de sal también puede contribuir a elevar la presión arterial en los niños, lo que les predispone a ser adultos hipertensos.

Según los expertos, si desde la niñez consumimos alimentos salados, con toda probabilidad también lo haremos cuando seamos mayores. Por esta razón, es esencial reducir la ingesta de sal desde edades tempranas y, para ello, tenemos que conocer lo que comemos.

“Muchos padres no son conscientes de que sus hijos, o ellos mismos, están tomando un exceso de sal. Y se piensa que, para reducir su consumo, es suficiente con controlar la cantidad que se le añade a los alimentos para cocinar”, indica la investigadora.

Pero en la mayoría de los países industrializados, como España, solamente el 20-25 % de la sal que ingerimos procede de la sal de mesa.

¿De dónde viene la sal que toman los niños?

Como señala Aparicio, “la mayor parte de la sal que consumimos los adultos y los niños proviene de la sal ‘oculta’ en los alimentos, especialmente de los procesados”.

En concreto, los productos que más sal aportan a la dieta de los niños españoles son los embutidos, incluyendo el jamón, seguidos del pan y pan de molde, la pizza y los platos precocinados, los caldos en cubito y las salchichas.

“Es evidente que tenemos que controlar la sal que añadimos a los platos a la hora de cocinar. Sin embargo, estos resultados también ponen de manifiesto la necesidad de establecer actuaciones por parte de la industria alimentaria para reducir el contenido en este aditivo de los alimentos procesados”, subraya la experta.

Algunos sectores alimentarios ya han empezado a reducir su contenido de sus productos de forma paulatina para que los consumidores no noten la diferencia de sabor y los rechacen. Este es el caso del pan, que pasó de un contenido de 22 g de sal por kilogramo de harina a 16,3 g de forma progresiva en cuatro años sin que los consumidores protestaran por su sabor ni dejaran de consumirlo.
julio 2/2017 (agenciasinc.es)

Referencia bibliográfica:

Aparicio A; Rodríguez-Rodríguez E, Cuadrado-Soto E, Navia B, López-Sobaler AM, Ortega RM. ‘Estimation of salt intake assessed by urinary excretion of sodium over 24 h in Spanish subjects aged 7–11 years’. Eur J Nutr (2017) 56:171–178 DOI 10.1007/s00394-015-1067-y

Factores de riesgo cardiovascular en la adolescencia se vinculan con un peor rendimiento cognitivo en la mediana edad

Mié, 06/28/2017 - 05:32

La hipertensión arterial, los niveles elevados de colesterol y el tabaquismo en un momento temprano de la vida aumentan las probabilidades de deterioro cognitivo en la mediana edad. Ello respalda la necesidad de realizar una monitorización y estrategias de tratamiento activas contra los factores de riesgo cardiovasculares en la niñez.

 

Los investigadores analizaron los datos de 3596 niños finlandeses de 3-18 años en 1980, que fueron seguidos durante 31 años a intervalos de tres a nueve años, y encontraron que la hipertensión y la hipercolesterolemia en la niñez, la adolescencia y la adultez temprana (además de fumar en la adolescencia y en la adultez temprana) se asociaban con un peor rendimiento cognitivo en la mediana edad, especialmente con respecto a la memoria y el aprendizaje.

Al examinar los factores de riesgo específicos, se encontró que los adultos con la presión arterial más alta en un momento temprano de la vida parecían tener ocho años más, en términos de ‘cognición mental’, en comparación con aquellos con una presión arterial más baja a una edad más joven. El nivel elevado de colesterol conformó una diferencia de casi siete años en el rendimiento mental, y se calculó una diferencia cognitiva de 3,4 años entre fumadores y no fumadores.

Las evidencias recientes demuestran que los factores de riesgo desarrollados en la edad adulta pueden tener un impacto en la disfunción cognitiva en la vejez, si no se han corregido, y esta investigación muestra que los factores de riesgo que se desarrollan a una edad incluso más temprana pueden tener el mismo efecto adverso.

El estudio fue publicado en J Am Coll Cardiol 2017; 69: 2279-89
junio 27/2017 (neurologia.com)

Shire obtiene aprobación para medicamento de larga duración contra TDAH

Mar, 06/27/2017 - 05:22

La farmacéutica Shire logró la aprobación de Estados Unidos para un medicamento de larga duración contra el trastorno de déficit de atención e hiperactividad dirigido a adultos y adolescentes, lo que incrementa su portafolio de medicinas para esta condición que afecta a millones de niños y es cada vez más diagnosticada en adultos. La luz verde de la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA) para la droga Mydayis de Shire sigue a los buenos resultados que obtuvo su medicamento contra la angioedema hereditaria y ayuda a compensar el retroceso que significó la temprana competición de genéricos a su remedio para la colitis ulcerosa.
La nueva droga Mydayis, antes conocida como SHP465, contiene los mismos ingredientes activos que otro muy usado medicamento de Shire contra el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), Adderall XR, pero está formulado para que su efecto se prolongue por hasta 16 horas.

Adderall XR, que también está disponible como genérico, funciona por hasta 12 horas.

“Obviamente no es una nueva molécula, pero demora su liberación”, señaló Gregory Mattingly, investigador en numerosos ensayos con medicamentos para TDAH en Shire.

La farmacéutica planea lanzar Mydayis en el tercer trimestre de 2017. Con sus medicinas Adderall XR y Vyvanse, ambas para el TDAH, la compañía generó cerca de 2400 millones de dólares en ventas el año pasado.

Shire estima que Mydayis podría registrar ventas anuales por 500 millones de dólares hacia 2020, muy por encima de la cifra de consenso de 294 millones, según estimaciones recopiladas por Thomson Reuters.
junio 26/2017 (Reuters)

El 75 % de los adolescentes ha sufrido malas experiencias en redes sociales

Lun, 06/26/2017 - 05:56

Investigadoras de la Facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación de la Universidad de Valladolid en el Campus de Segovia han llevado a cabo una encuesta entre 370 estudiantes de Educación Secundaria de Segovia en la que se ha puesto de manifiesto que tres de cada cuatro ha sufrido algún tipo de experiencia negativa en redes sociales, aunque estos episodios no influyen en su valoración del riesgo.

 

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 93,6 %  de los niños de entre 10 y 15 años utiliza Internet y el 90,9 % dispone de teléfono móvil, un porcentaje que se eleva hasta el 98,3 % a partir de los 16 años. En este contexto, el acceso a las redes sociales es una de sus actividades preferidas. A medida que los niños entran en la adolescencia, la faceta social toma mayor relevancia y las redes sociales juegan un papel importante en la construcción de su identidad, su estilo de vida y la relación con sus iguales.

Esta rápida incorporación a internet y las redes sociales produce al mismo tiempo una desconfianza y preocupación entre padres, educadores y la sociedad en general. Entre los principales riesgos a los que se enfrentan los jóvenes se encuentra el uso abusivo de la web, el contacto con personas desconocidas, el acoso (cyberbullying) o el acceso a contenidos de carácter violento, racista o sexual. Además, se observa que algunas prácticas y conductas no apropiadas, como la agresión verbal repetida, un uso no adecuado de información personal, la suplantación de identidad, la difusión de fotos sin autorización, el acoso sexual o los daños a la reputación, están normalizadas en los grupos de adolescentes en redes sociales.

Así lo apuntan las investigadoras de la Facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación de la Universidad de Valladolid (UVa) en el Campus de Segovia Belinda de Frutos Torres y Mercedes Marcos Santos, quienes han realizado un estudio con el fin de determinar la relación entre las experiencias vividas en las redes sociales y la percepción de riesgo en este entorno e identificar el perfil de las conductas de riesgo.

Para ello, aplicaron un cuestionario a una muestra de 370 alumnos de tercero y cuarto de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) procedentes de cuatro centros de Segovia seleccionados al azar, dos centros públicos y dos centros privados-concertados. De ellos, tan solo el 4,3 por ciento indicó carecer de cuentas en redes sociales. Entre los que sí disponían de cuentas, el 49,2 % aseguró estar presente en entre dos y tres redes sociales, e incluso el 18,9 % declaró estar suscrito a cinco o más.

El 66,1 % afirmó mantener una práctica segura, como es mantener el perfil privado para que solo puedan verlo sus amigos. En cambio, un 16,4 por ciento dijo tenerlo abierto a cualquier persona. Además, el 7,3 % tenía visible su dirección, el 17,8 % el número de teléfono y el 51,1 % el centro de estudios. Asimismo, la opinión sobre el control de los contenidos que suben a las redes fue bastante optimista: su valoración media se situó en 3,82 puntos sobre una escala de cinco.

No se percibe riesgo pese a las malas experiencias

Por otro lado, la encuesta apunta que los jóvenes se enfrentan a diario con situaciones desagradables. Tres de cada cuatro adolescentes ha sufrido algún tipo de experiencia negativa en redes sociales. Sin embargo, los menores no las perciben como sitios con riesgo.

En cuanto al perfil asociado a prácticas de riesgo en redes sociales, un estilo de navegación exploratorio, el número de cuentas abiertas y la gratificación social recibida a través de las redes sociales son las variables relacionadas con una mayor probabilidad de incurrir en este tipo de conductas.

“Por una parte, se constata que los menores están viviendo experiencias negativas en las redes sociales. Es una especie de agresividad de perfil bajo, no son incidentes que podrían constituir delito, pero están presentes de forma constante”, detalla Belinda de Frutos, quien subraya que lo que ocurre con estas agresiones de perfil bajo “es que se están normalizando, es decir, se considera lo normal en la actividad de las redes sociales”.

Por otra parte, añade, esperaban que los menores que han sufrido más incidentes de este tipo “tuvieran un comportamiento algo distinto en las redes sociales, es decir, que la experiencia hubiera servido de aprendizaje sobre todo en su percepción de las redes sociales como un elemento de riesgo”.

Sin embargo, encontraron “que no había relación, la percepción de riesgo era independiente de las experiencias sufridas”. Por ello, plantean que las gratificaciones inmediatas que reciben de las redes sociales “son las que constituyen un refuerzo a su comportamiento, al margen de las experiencias negativas”.

Prevenir la normalización de las agresiones en las redes sociales

En este marco, las investigadoras proponen una serie de acciones preventivas. “La prevención sobre los riesgos no tiene mucho sentido que se haga a través de las fuerzas de seguridad del estado hablando de los delitos que se cometen en las redes sociales, ya que este mensaje esta fuera de su esfera de influencia.

Creemos que sería más fructífero que se trabajara sobre la normalización de las agresiones en los grupos de redes sociales, estableciendo una discusión entre iguales sobre lo que les parece mal en las redes sociales, sobre estos incidentes, de modo que no se dé por hecho como algo normal”, concluye.

El trabajo formaba parte de un proyecto de investigación más amplio centrado en la importancia de las habilidades críticas en el uso de Internet y de los medios interactivos en general. Además, Mercedes Marcos está ultimando su tesis doctoral en torno al papel que tienen las marcas comerciales en la configuración de la identidad de los menores en las redes sociales.
junio 25/2017 (agenciasinc.es)

 

Referencia bibliográfica:

De-Frutos-Torres, Belinda; Marcos-Santos, Mercedes (2017). “Disociación entre las experiencias negativas y la percepción de riesgo de las redes sociales en adolescentes”. El profesional de la información, v. 26, n. 1, pp. 88-96. https://doi.org/10.3145/epi.2017.ene.09

Una técnica poco invasiva determina las causas de muerte en niños

Lun, 06/26/2017 - 05:51

La autopsia mínimamente invasiva es un nuevo método que puede identificar las causas de muerte en niños, mortinatos y neonatos con una precisión y fiabilidad comparable a la  autopsia completa, según dos nuevos estudios liderados por ISGlobal. Los resultados, publicados en  PLoS Medicine, dedicarán una colección completa a esta innovadora metodología.

 

En las últimas décadas se han logrado grandes avances en cuanto a supervivencia infantil. Sin embargo, cada año siguen muriendo tres millones de neonatos, seis millones de niños y más de dos millones de niños nacen muertos. La mayoría de estas muertes ocurren en países de baja renta y sin que se conozca la causa, debido a que los métodos utilizados para determinar las causas de la muerte son en general poco fiables.

Esto se traduce en que se desconoce, en gran medida, de qué forma es posible evitar estas muertes. Las autopsias completas son el método de referencia para diagnosticar la causa de muerte, pero son difíciles de realizar por falta de personal entrenado y porque muchas muertes ocurren lejos del hospital.

“Conocer de manera fiable las causas de muerte en neonatos, mortinatos y niños ayudará a guiar políticas de salud públicas basadas en la evidencia, con el objetivo de disminuir la mortalidad infantil en países con alta carga de enfermedad y baja renta”, señalan Quique Bassat y Clara Menéndez, primeros autores de dos estudios publicados en PLoS Medecine y coordinadores de la investigación con Jaume Ordi.

El objetivo fue validar una técnica de autopsia mínimamente invasiva (MIA), ya previamente validada en adultos, para determinar la causa de muerte en niños, neonatos y mortinatos en un hospital de referencia de Mozambique.

La autopsia logró identificar la causa de la muerte en el 96 % de los casos que se debieron en su mayoría a infecciones (78 %) y a tumores malignos (13 %).

En el primer estudio, los investigadores compararon los resultados obtenidos por la MIA con los resultados obtenidos por la autopsia completa en 18 mortinatos y 41 muertes neonatales. Para los mortinatos, la concordancia entre la MIA y la autopsia completa fue muy alta, con la mayoría de las muertes causadas por restricción del crecimiento fetal (39 %) y enfermedades infecciosas (22 %). Se observó que un tercio de las muertes fetales fueron provocadas de manera indirecta por la infección materna por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), un dato particularmente relevante para países con alta prevalencia del VIH.

En el caso de los neonatos, la mayoría de muertes (66 %) fueron causadas por enfermedades infecciosas. Sin embargo, la concordancia de la MIA con la autopsia completa fue menor puesto que las malformaciones congénitas son difíciles de detectar en la MIA.

En el segundo estudio, los investigadores compararon los resultados de la MIA con los de la autopsia completa en 54 muertes en niños menores de 15 años. Los resultados demostraron una elevada concordancia entre ambas técnicas. La MIA logró identificar la causa de la muerte en el 96 % de los casos que se debieron en su mayoría a infecciones (78 %) y a tumores malignos (13 %).

Reducir las muertes infantiles

“Estos resultados constituyen la piedra angular de CHAMPS, una red de vigilancia de salud infantil global financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates y ayudarán a acelerar el progreso hacia los objetivos de salud y desarrollo global”, añade Clara Menéndez, directora de la iniciativa de Salud Materna, Infantil y Reproductiva en ISGlobal.

“La autopsia mínimamente invasiva no solo es técnicamente válida para diferentes grupos de edad, sino también aceptable para comunidades en diferentes países y contextos culturales y religiosos” señala Jaume Ordi, patólogo y profesor de investigación sénior de ISGlobal y coordinador de CaDMIA plus, el proyecto que continua la primera fase de la validación del método MIA.

El siguiente objetivo a corto y medio plazo es encontrar la manera de mejorar la precisión de la MIA en aquellas enfermedades para las cuales los actuales métodos aún son imperfectos, mediante el uso combinado de datos clínicos, biométricos, y bioquímicos. De esta forma, la eficacia de la MIA para determinar la causa de la muerte en las poblaciones más desfavorecidas pero con mayor carga de mortalidad podrá ser aún mejor.
junio 25/2017 (agenciasinc.es)

 

Referencias bibliográficas:

Menendez C, Castillo P, Martinez MJ, et al. “Validity of a minimally invasive autopsy for cause-of-death determination in stillborn babies and neonates in Mozambique: An observational study“. Plos Med 2016.

Bassat Q, Castillo P, Martinez MJ et al. “Validity of a minimally invasive autopsy tool for cause of death determination in pediatric deaths in Mozambique: An observational study“. Plos Med. 2016.

Relacionan el aislamiento social en la niñez con la aparición de esquizofrenia

Lun, 06/26/2017 - 05:49

Un grupo de investigación de la Unidad de Neurobiología de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Valencia sugiere que la aparición de enfermedades psiquiátricas, como la esquizofrenia, puede estar relacionada con experiencias traumáticas durante los primeros años de vida. El estudio utiliza un modelo animal con ratones.

 

Un estudio de la Universidad de Valencia, liderado por Esther Castillo, Marta Pérez y Juan Nàcher, destaca que el estrés y los traumas que se producen en etapas tempranas, como por ejemplo el aislamiento social, pueden tener un papel fundamental en la aparición de enfermedades de orden psiquiátrico, muy específicamente la esquizofrenia. Según los investigadores, “las experiencias aversivas en la niñez remodelan la estructura y la conectividad de las neuronas y constituyen un factor de predisposición para sufrir estos trastornos”.

“Los resultados reproducen algunas de las alteraciones, tanto de comportamiento, como de estructura y neuroquímicas, que se encuentran en la esquizofrenia”, remarcan los expertos. Una de estas perturbaciones es el desequilibrio entre neuronas inhibitorias y excitatorias, especialmente en el córtex prefrontal y la amígdala.

Así, el artículo apunta que este desequilibrio se puede ver originado “por los cambios en las expresiones de otras moléculas que intervienen en el desarrollo del sistema nervioso, que se ven afectadas por los traumas infantiles”.

Del mismo modo, las pruebas posteriores al aislamiento también dejan ver unas consecuencias en el comportamiento de los animales. “El estrés en las primeras etapas de vida induce una locomoción aumentada y actitudes vinculadas con la ansiedad”, características comunes en los enfermos de esquizofrenia, dicen Castillo, Pérez y Nàcher.

El equipo de investigación ha creado un modelo, que denomina de doble impacto, el cual combina un aislamiento de los ratones a partir de la finalización del periodo de lactancia con la inyección en el córtex prefrontal de un tipo de sustancia, la MK801 o dizocipilna, que bloquea un receptor neuronal esencial para el buen desarrollo de las conexiones sinápticas.

Los animales, que se reparten en cuatro grupos de roedores –solo inyectados, solo aislados, inyectados y aislados, y ni inyectados ni aislados– son sometidos después de la fase de experimentación a una prueba, el “test holeboard”, que monitoriza el nivel de ansiedad del ratón para comprobar los efectos en su sistema neurológico.

“El modelo de doble impacto constituye una valiosa herramienta para futuros experimentos que exploran los efectos de experiencias traumáticas durante las etapas tempranas de vida y las bases neurológicas de los trastornos mentales, como la esquizofrenia”, resumen los investigadores. Por otro lado, los autores valoran este procedimiento como un instrumento para probar nuevos fármacos.
junio 25/2017 (agenciasinc.es)

Referencia bibliográfica:

Esther Castillo, Marta Pérez, Juan Nàcher et al. (2017): “Early social isolation stress and perinatal NMDA receptor antagonist treatment induce changes in the structure and neurochemistry of inhibitory neurons of the adult amigdala and prefrontal cortex”, eNeuro, 2017. DOI 10.1523/ENEURO.0034-17.2017: http://eneuro.org/content/early/2017/04/21/ENEURO.0034-17.2017

Nueva y primera vacuna nonavalente frente al virus del papiloma humano

Jue, 06/22/2017 - 05:19

La nueva y primera vacuna que protege frente a nueve serotipos del virus del papiloma humano (VPH), cinco más de los que incluía la anterior vacuna, acerca a la casi erradicación de cánceres como el de cérvix, directamente asociados con este virus. Pero, también supone un freno a otros como el de pene o el anal, cuya incidencia ha aumentado en los últimos diez años.

 

La nueva y primera vacuna activa frente a nueve tipos del virus del papiloma humano (VPH) ya está disponible en las farmacias españolas. Comercializada por la farmacéutica MSD como Gardasil 9, cubre además de los subtipos 6,11, 16 y 18 que ya estaban disponibles en la anterior vacuna de la misma empresa, los subtipos 31,33, 45, 52 y 58, lo que incrementa la protección total y redunda en la disminución de la incidencia del cáncer pero también de las lesiones precancerosas, ha señalado Gabriel Fiol, del Servicio de Ginecología del Hospital Torrecárdenas, de Almería, y miembro de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) durante la presentación en Madrid de la citada vacuna.

Un 20 por ciento más de protección

La nueva vacuna nonavalente incluye, por tanto, cinco serotipos más del VPH, cobertura que, en el caso del cáncer de cérvix, se traduce en un 20 por ciento más de protección: del 70 por ciento anterior con la tetravalente pasa a un 90 por ciento de protección por ampliación de serotipos con la nonavalente.

Además de las niñas, la nueva vacuna parece tener una población diana: los niños, así como los varones adultos, lo cual supone que se propone una vacunación universal, según las recomendaciones del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría.

Los distintos tipos del VPH guardan una estrecha relación con el desarrollo del cáncer de cérvix, vulva, vagina, pero también de escroto, pene y cabeza y cuello. En el varón, según ha señalado Ignacio Salamanca, pediatra y coordinador de la Unidad de Estudios e Investigación del Instituto Hispalense de Pediatría, en Sevilla, se ha registrado un aumento de casos de cáncer en hombres relacionados con el VPH en los últimos diez años, por lo que niños varones, adolescentes y jóvenes de más edad se convertiría en una medida preventiva de primer orden. La vacuna nonavalente, por ejemplo, ofrece un 90 por ciento de protección para el cáncer anal, según distintos estudios llevados a cabo.

Los niños varones empiezan a incluirse

  • La vacuna nonavalente frente al VPH podría reducir la incidencia de cáncer de pene en un 80 por ciento

Países europeos como Italia, Gran Bretaña o Austria, pero también Australia, Nueva Zelanda o Noruega, entre otros, están incorporando en sus calendarios vacunales esta vacuna nonavalente para proteger a los niños, a partir de los 12 años, de la infección por VPH. “Para ciertos cánceres, como el de pene, escroto o incluso anal, no existe el cribado, por lo que la vacunación es esencial. El beneficio directo es para ellos mismos, pero con esta medida también están evitando la circulación del virus”, señala Salamanca. Para Fiol, la vacunación universal de los niños con la vacuna nonavalente podría reducir el riesgo de cáncer de pene en un 80 por ciento, aproximadamente.

Para ambos especialistas, incrementar las coberturas vacunales en niñas y mujeres adolescentes, que son bajas a pesar de que la vacuna tetravalente contra el VPH está financiada por el Sistema Nacional de Salud, incluir a mujeres de más edad -de 45 años, aproximadamente- e incluir a niños y varones en las vacunaciones, es decisivo para reforzar la prevención primaria.

Salamanca concluye que se dispone de una herramienta, que puede considerarse “un hito de la medicina, que podría erradicar la enfermedad, a través de la prevención del cáncer de cuello de útero y de otras dolencias, ampliando el rango de efectividad” y con buen perfil de seguridad, según los estudios realizados en más de 16 000 personas.
junio 21/2017 (diariomedico.com)

La alargada sombra del cáncer infantil

Mié, 06/21/2017 - 05:35

Cerca del 80 % de los menores que sufre algún tipo de cáncer logra superarlo. Pero su lucha no termina cuando reciben el alta médica. Problemas cardíacos, endocrinos, de fertilidad o incluso la aparición de un nuevo tumor son algunos efectos secundarios que pueden manifestarse muchos años después. Para prevenir y afrontar estas secuelas, los supervivientes piden un protocolo de seguimiento a largo plazo. 

Con trece años, cuando las niñas cambian los juegos por los pósteres de sus cantantes preferidos, Vanessa Pérez (Valencia, 1991) tenía cosas más importantes en las que pensar. Un fuerte dolor abdominal le advirtió de que algo no iba bien, pero jamás se hubiera podido imaginar el diagnóstico que le dieron los médicos: un tumor en el ovario izquierdo.

Tras la extirpación del órgano reproductor, su oncóloga en el Hospital Universitario y Politécnico de La Fe (Valencia) le informó de que era maligno y pronunció la temida palabra “cáncer”, la enfermedad “de la que los adultos se mueren”. Los efectos secundarios de la quimioterapia fueron difíciles de afrontar, pero lo fueron aún más las miradas indiscretas de sus compañeros de instituto.

Este periodo se alargó más de lo esperado porque, cuatro años después, le diagnosticaron un segundo tumor en el otro ovario, que también le fue extraído. En este caso, era benigno. Ahora, a sus 25 años, Vanessa, que se ha graduado en periodismo y forma parte de la asociación Aspanion, que ayuda a familias con niños con cáncer, solo tiene que acudir a revisiones con el endocrino. Pero el fantasma de la recaída vive con ella.

Aumentan los problemas cardiovascularesAl igual que ella, el 80 % de los niños a los que se les diagnostica cáncer en España supera la enfermedad. Sin embargo, recibir el alta no significa que su salud no se vaya a resentir en los siguientes años.

“Dependiendo del tratamiento recibido, los supervivientes pueden tener riesgo de enfermedades crónicas: endocrinas, cardíacas, afecciones pulmonares, limitaciones a la fertilidad, problemas cognitivos y otras patologías crónicas”, enumera a Sinc Lynda Vrooman, oncóloga pediátrica en el Centro Dana-Farber de Cáncer Infantil y Trastornos Sanguíneos de Boston (Estados Unidos). “La radiación para tratar un cáncer en la niñez se asocia con un mayor riesgo de desarrollar un nuevo tumor en la zona radiada”, añade.

Un estudio dirigido por este centro de investigación revela que la calidad de vida relacionada con la salud de jóvenes de 18 a 29 años que superaron algún tipo de tumor maligno infantil era similar a la de adultos que les doblaban la edad, es decir, de entre 40 y 49 años. La dosis y la duración del tratamiento, la edad del menor, las predisposiciones genéticas y unos hábitos más o menos saludables influyen a la hora de desarrollar futuras enfermedades crónicas.

Las enfermedades cardiovasculares son de las más frecuentes. “Los supervivientes tienen un elevado riesgo de sufrir problemas cardíacos, como infartos de miocardio e insuficiencia cardíaca, y accidentes cerebrovasculares”, apunta a Sinc Paul Nathan, director del Programa de Cuidados Postratamiento de Hematología y Oncología del Hospital para Niños Enfermos (Canadá).

Pero no todos los niños que han superado un cáncer son igual de susceptibles de sufrir estas dolencias. Tendrán un mayor riesgo quienes recibieron radioterapia en algunas zonas concretas y los que en la quimioterapia fueron tratados con antraciclinas, un tipo de antibiótico usado para tratar muchos tipos de cáncer.

En la zona pectoral, “la radiación puede deteriorar el corazón de muchas maneras, con daños en los vasos sanguíneos, en el músculo cardíaco o en las válvulas, y esto puede aumentar el riesgo de ataque al corazón”, informa Nathan. En cuanto a la radioterapia en la cabeza o en el cuello, como consecuencia, por ejemplo, de tumores cerebrales, los menores tendrán más riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares en el futuro.

Como la mitad de los casos de cáncer infantil son tratados con quimioterapia que incluye antraciclinas, el músculo del corazón puede dañarse y los niños pueden desarrollar una insuficiencia cardíaca a medida que envejecen. “Este último riesgo es pequeño, pero muy elevado comparado con el de la población general”, subraya.

Según una investigación dirigida por el oncólogo, alrededor del 60 % de los niños tratados con antraciclinas tendrá algún tipo de disfunción cardíaca en el futuro, mientras que el 10 % de los tratados con dosis altas sufrirá una insuficiencia cardíaca en los 20 años siguientes al tratamiento.

Impacto en la salud sexual y mentalOtro efecto colateral que la propia Vanessa está sufriendo son los problemas de fertilidad. En su caso, los cirujanos le extrajeron parte de la corteza ovárica cuando le extirparon el segundo tumor para que tuviera la posibilidad de concebir hijos más adelante, como ha ocurrido con otras pacientes. De momento, la joven no sabe si quiere ser madre.

Junto a la fertilidad, las relaciones sexuales también pueden verse afectadas por la huella del cáncer. Un estudio en el que participaron 105 jóvenes de entre 15 y 29 años que superaron la enfermedad en su infancia mostró que estos tenían una mayor prevalencia de disfunciones sexuales o gonadales (en los ovarios y en los testículos).

En cuanto a los tumores cerebrales y a los que necesitan dosis altas de tratamiento neurotóxico, se han relacionado con índices más bajos de desarrollo psicosexual en la juventud y en la edad adulta.

Además, los especialistas recuerdan que, con los problemas físicos, los mentales también pueden hacer mella varios años después de la curación. “Muchos supervivientes creen que el cáncer no tiene mucho impacto en su día a día, pero hay pacientes que sí necesitarán apoyo psicológico adicional”, puntualiza a Sinc Victoria Willard, miembro del departamento de Psicología del Hospital de Investigación Infantil St. Jude (Estados Unidos).

Esa es una de las conclusiones de un trabajo dirigido por la psicóloga, en el que se ha analizado cómo percibían la enfermedad más de 3000 adultos que la superaron en su niñez. “Es importante que las clínicas que tratan hoy a estos pacientes evalúen tanto la salud física como la psicológica como parte de sus cuidados”, recalca Willard.

La angustia emocional afecta a muchos de estos adultos, fruto de los trastornos crónicos que experimentan tras el tratamiento oncológico en la infancia. Según una investigación realizada en más de 5000 pacientes curados, las enfermedades endocrinas y pulmonares se asocian con depresión, mientras que las cardíacas y pulmonares, con ansiedad.

Por su parte, el tratamiento relacionado con estas dolencias se relaciona con síntomas de estrés postraumático. Ante problemas psicológicos de este tipo, se ha producido un incremento de la prescripción de antidepresivos en este segmento de la población.

El seguimiento después del altaYa sea físico o mental, “alrededor del 75 % de los supervivientes de cáncer infantil experimenta alguna secuela tardía y el 25 % de ellas son severas o potencialmente mortales”, advierte a Sinc Natalie Bradford, investigadora en el Servicio de Cáncer Juvenil de Queensland (Australia). Tras analizar 17 estudios sobre los efectos de esta enfermedad en la edad adulta, Bradford apuesta por una evaluación caso por caso.

“Hace falta un seguimiento a largo plazo para vigilar las complicaciones del tratamiento y de un segundo cáncer. Cada caso requiere atención y derivación individual al especialista adecuado”, destaca la investigadora.

Una petición que comparten los pacientes y las asociaciones que los aglutinan. En España, las unidades de referencia de oncología pediátrica realizan un seguimiento hasta 10 años después de finalizar el tratamiento.

“Transcurrido ese periodo, se realizan unas pruebas completas y se da el alta definitiva. Si hay alguna secuela como consecuencia del cáncer o del tratamiento recibido, se remite al niño o adolescente al especialista correspondiente”, explican fuentes de la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer. “En caso contrario, una vez obtenida el alta, ya no hay protocolo de seguimiento a largo plazo”, denuncian.

Catalina Márquez, coordinadora de la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla), recuerda que existen guías internacionales de vigilancia a largo plazo que están adaptadas y traducidas al español. Su diseño depende de las sociedades científicas.

“Se está trabajando en la armonización de los cuidados a escala mundial para que todos los adolescentes y adultos jóvenes que han superado un cáncer en la infancia tengan las mismas oportunidades de acceso a un programa de seguimiento individualizado”, mantiene la oncóloga. El sistema incluirá el riesgo de desarrollar efectos secundarios a largo plazo debido a la enfermedad o al tratamiento.

Un ‘pasaporte’ para seguir luchandoCon esta misma filosofía se creó el pasaporte del superviviente, un documento electrónico y en papel que se entrega al paciente una vez que finaliza la medicación y que incluye toda la información relativa a su historia clínica. También describe el tipo de tumor, sus características clínicas y biológicas, el tratamiento y las intervenciones quirúrgicas realizadas.

En función de estos datos, el pasaporte orienta sobre los posibles efectos secundarios y da recomendaciones. En España está empezando a extenderse su versión en papel, pero falta la digital, que será accesible desde el resto de países europeos.

“Si el superviviente dispone del pasaporte, su médico de familia podrá derivarle fácilmente al especialista correspondiente cuando sea necesario, ya que ese documento establecerá las pautas personalizadas de su seguimiento a largo plazo”, resaltan desde la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer.

En caso de no tenerlo, el paciente también deberá acudir al médico de familia, pero como no constan los datos completos del tratamiento oncológico, será más difícil identificar los efectos secundarios.

“Las barreras que encuentran estos médicos son el difícil acceso a la historias clínicas y, por tanto, la escasa información sobre la enfermedad y sus tratamientos, además de sentirse poco preparados para evaluar o manejar los efectos tardíos”, aduce a Sinc Márquez.

Vanessa, de momento, carece de su pasaporte de superviviente. Cuando le dieron el alta médica con 21 años todavía no se había puesto en marcha. Aunque de momento no aprecia ningún síntoma en su organismo, es la primera en pedir que se establezca un seguimiento a largo plazo. La joven es muy consciente de los efectos que puede tener en un futuro no tan lejano.

Cómo afecta al rendimiento académico y profesionalJunto a las secuelas físicas y psicólogas, el cáncer infantil también repercute en el rendimiento académico de los menores. A pesar de que ahora el sistema educativo se adapta mejor a estas situaciones, Vanessa Pérez recuerda que suspendió varias asignaturas en 2º o 3º de la ESO porque no podía asistir a los exámenes. Entonces en su hospital había un solo profesor, que a ella le daba sudokus o divisiones para que completara, sin un temario. “Ahora sí lo adaptan. Se habla con los profesores y se hacen los exámenes en casa y en el hospital. Los mismos que hacen en clase”, constata.

Terminada la etapa académica, la profesional también se resiente. Un estudio realizado entre 1506 adultos suizos que habían superado la enfermedad en la infancia reveló que sus ingresos económicos eran inferiores a los conseguidos por sus hermanos.

“La supervivencia del cáncer infantil se asocia con una carga económica considerable”, declara Gery Guy, economista especializado en salud de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Estados Unidos). Después de comparar datos de supervivientes y de personas que no habían sufrido cáncer, Guy y otros expertos concluyeron que la pérdida de productividad anual de los primeros es de unos 7500 euros por persona al año, una cifra muy superior a los 2830 euros de pérdidas anuales de quien no ha padecido la enfermedad.

“Las personas que han tenido cáncer son más propensas a tener peor salud”, indica Guy, lo que puede repercutir en ciertas limitaciones a la hora de desempeñar una determinada tarea o en perder más días de trabajo.
junio 20/2017 (agenciasinc.es)

Estudio vincula riesgo de autismo con fiebre de la madre durante embarazo

Mar, 06/20/2017 - 05:07

Un niño tiene más probabilidades de desarrollar autismo si su madre tuvo fiebre durante el embarazo, en particular durante el segundo trimestre, indicó un nuevo estudio.El estudio, encabezado por científicos de la Universidad de Columbia y publicado en la revista Molecular Psychiatry, siguió a 95 754 niños nacidos entre 1999 y 2009, incluyendo 583 casos de autismo identificados en Noruega a través de un estudio de cohorte sobre autismo al nacer.

Las madres de 15 701 niños, o 16 por ciento, reportaron haber tenido fiebre en uno o más intervalos de cuatro semanas durante el embarazo. Se encontró que el riesgo de autismo aumentó 34 por ciento cuando las madres informaron sobre fiebre en cualquier momento del embarazo y 40 por ciento por fiebre en el segundo trimestre.

El riesgo de autismo subió más de 300 por ciento en los niños cuyas madres reportaron tres o más fiebres luego de la semana número 12 de embarazo, indicó.

‘Nuestros resultados apuntan a una participación de la infección materna gestacional y de las respuestas inmunológicas innatas a la infección en el surgimiento de al menos algunos casos del trastorno de espectro autista’, dijo la principal autora Mady Hornig, profesora asociada de epidemiología y directora de Investigación Translacional del Centro para Infecciones e Inmunidad de la facultad Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia, en una declaración.

El estudio, el más sólido hasta la fecha en la exploración del riesgo de autismo en relación con fiebres durante todo el embarazo, también analizó dos tipos diferentes de medicamentos comúnmente utilizados para la fiebre, acetaminofén e ibuprofeno, para abordar este riesgo.

Los riesgos fueron mínimamente mitigados en los niños de mujeres que tomaron acetaminofén para la fiebre en el segundo trimestre, indicó. También se encontró que ninguno de los hijos de madres que tomaron ibuprofeno, un medicamento antiinflamatorio no esteroideo, desarrollaron autismo. Pero los investigadores no pudieron determinar si el riesgo fue mitigado debido al número extremadamente pequeño de mujeres que utilizaron este medicamento en particular para la fiebre.

De acuerdo con el estudio, el trabajo futuro se concentrará en identificar y prevenir las infecciones prenatales y las respuestas inflamatorias que puedan contribuir al autismo.
junio 19/2017 (Xinhua)

La terapia celular fetal podría corregir la espina bífida

Jue, 06/08/2017 - 05:38

Un grupo de científicos japoneses ha demostrado que el injerto de piel desarrollado a partir de células iPS puede revertir el mielomeningocele en fetos de roedores.

 

 La terapia celular puede servir para desarrollar injertos de piel aplicables a los defectos del mielomeningocele antes del nacimiento. Según un estudio preclínico que se publica en Stem Cell Reports, esta terapia administrada al feto podría evitar las complicaciones asociadas a la espina bífida, uno de los defectos congénitos más graves.

En el experimento, los investigadores generaron primero piel artificial a partir de células madre pluripotentes inducidas (iPS), y luego trasplantaron injertos de esa piel en fetos de rata con mielomeningocele.

El tratamiento actual de la espina bífida es quirúrgico en determinados casos de fetos y recién nacidos con espina bífida. La cirugía fetal mejora los resultados neurológicos en comparación con la intervención tras el nacimiento, pero también se asocia con mayores tasas de parto prematuro y otras complicaciones graves, lo que subraya la necesidad de encontrar nuevas terapias fetales.

El grupo de Akihiro Umezawa, del Instituto Nacional de Salud del Niño de Japón, propuso un enfoque mínimamente invasivo donde se genera e injerta piel para cubrir los defectos de mielomeningocele durante el embarazo, mejorando potencialmente los resultados a largo plazo y reduciendo los riesgos quirúrgicos.

En este estudio, los investigadores primero desarrollaron células iPS a partir de células de líquido amniótico que obtuvieron de un feto con síndrome de Down y de una gestación con el síndrome de transfusión feto-fetal. A continuación, con factores específicos diferenciaron a las células iPS en células de la piel y trataron a estas células con compuestos adicionales, como el factor de crecimiento epidérmico para promover su crecimiento en diferentes capas cutáneas. En total, tardaron 14 semanas desde la preparación del líquido amniótico hasta la obtención de piel tridimensional, lo que permitiría que un eventual injerto de esta terapia celular se llevase a cabo en la ventana terapéutica de las 28-29 semanas de gestación.

Los investigadores japoneses trasplantaron los injertos de piel tridimensional en 20 fetos de rata a través de una pequeña incisión en la pared uterina. La piel artificial cubrió parcialmente los defectos mielomeningocele en ocho de las ratas recién nacidas y cubrió completamente los defectos en cuatro de las ratas recién nacidas.

Además, la piel injertada se regeneró con el crecimiento del feto y, a lo largo de todo el embarazo, se aceleró la cobertura de los defectos. Las células cutáneas trasplantadas no favorecieron la formación de tumores, pero el tratamiento redujo significativamente el peso al nacer, así como la longitud corporal.

“Estos resultados nos animan y creemos que nuestra terapia de células madre fetales tiene un gran potencial para convertirse en un nuevo tratamiento para el mielomeningocele”, dice Umezawa. “Sin embargo, hacen falta más estudios, en animales más grandes, para demostrar que nuestra terapia de células madre fetales promueve a largo plazo la regeneración de la piel y la mejora neurológica con seguridad”.
junio 7/2017 (diario médico)

 

Los adolescentes con baja autoestima son más adictos al móvil

Sáb, 06/03/2017 - 05:08

Rasgos como un bajo autoestima, seguido de un grado elevado extraversión, así como escasos niveles de responsabilidad y estabilidad emocional predisponen a los adolescentes a padecer una  dependencia de los smartphones. Esta es la principal conclusión que se extrae de un estudio elaborado por investigadores de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona.

El rápido desarrollo que ha experimentado la tecnología en los últimos años ha hecho variar los hábitos de las personas, especialmente en cuanto al uso de los teléfonos inteligentes. Algunos estudios muestran cómo en países como Estados Unidos, un 92 % de los adolescentes se conectan al móvil cada día, y un 24 % de estos dicen que están en línea casi de forma constante.

De hecho, el número de móviles ha superado por primera vez la población mundial, y España se ha colocado como líder en Europa en el mercado de smartphones.

En este contexto, los investigadores Joan Boada, Lídia Argumosa y Andreu Vigil, del grupo del departamento de Psicología de la Universidad Rovira i Virgili (URV), han llevado a cabo un estudio entre alumnos de bachillerato y universitarios que indica que existen variables de la personalidad que predisponen a padecer adicción a los smartphones.

Los investigadores realizaron encuestas de evaluación a 250 estudiantes.

Rasgos fundamentales

El trabajo, el primero que se lleva a cabo en población latina y de habla castellana, muestra que hay cuatro rasgos fundamentales para que aparezca esta adicción: el que más destaca por encima de todos es el bajo autoestima, seguido de un grado elevado extraversión , y poco nivel de responsabilidad y de estabilidad emocional.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores realizaron encuestas de evaluación a cerca de 250 estudiantes, que incluían un test de autoestima y otro de personalidad. Estas características de la personalidad, además, tienen carácter acumulativo, por lo que personas con bajo autoestima y poca estabilidad emocional tendrán más predisposición a padecer esta adicción que otras que sean extrovertidas, por ejemplo.

Una vez evaluados a los estudiantes, ahora los investigadores quieren ampliar la investigación sobre esta adicción al ámbito laboral.
junio 2/2017 (agenciasinc.es)

Referencia bibliográfica:

Argumosa-Villar, L, Boada-Grau, J, Vigil-Colet, A. Exploratory investigation of theoretical predictors of nomophobia using the Mobile Phone Involvement Questionnaire (MPIQ). Journal of Adolescence. Published online Feb 21, 2017. doi: 10.1016/j.adolescence.2017.02.003

La contaminación puede inducir cambios en el cerebro de los niños

Jue, 06/01/2017 - 05:39

Un nuevo estudio analiza la relación entre exposición a hidrocarburos policíclicos aromáticos, volumen de los ganglios basales y síntomas de trastorno por déficit de atención e hiperactividad en niños. Los resultados, publicados en Environment International, subrayan la necesidad urgente de reducir la contaminación atmosférica, en particular la procedente del tráfico.

La exposición crónica a los hidrocarburos policíclicos aromáticos (HPA) durante la preadolescencia está asociada con cambios subclínicos en el núcleo caudado del cerebro, incluso en niveles por debajo de los límites establecidos por la Unión Europea.

Esta es la principal conclusión de una investigación, publicada recientemente en Environment International y liderada por científicos del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), un centro impulsado por la Obra Social “la Caixa”.

Los HPA son un grupo de contaminantes del aire que proceden de la combustión incompleta de materia orgánica. Se forman como consecuencia del uso de combustibles fósiles y biomasa y también a partir de otras fuentes, como el humo del tabaco o la cocina a la brasa.

En ciudades como Barcelona, donde se realizó el estudio, la fuente predominante de emisión es el tráfico. Se trata de unos compuestos que investigaciones previas habían asociado a trastornos por déficit de la atención e hiperactividad (TDAH) en niños expuestos en fase prenatal y que los autores consideran “especialmente preocupantes”.

Dada la implicación del núcleo caudado en muchos procesos cruciales, la reducción de su volumen resulta preocupante para el neurodesarrollo infantil.

El estudio, llevado a cabo en el contexto del proyecto BREATHE, midió los niveles de contaminación de 39 escuelas de Barcelona y tomó imágenes por resonancia magnética de 242 niños y niñas de entre 8 y 12 años, que también realizaron tests para la evaluación de posibles síntomas de TDAH.

El objetivo fue investigar los efectos que la exposición a los HPA en la escuela puede tener sobre el volumen de los ganglios basales de los niños, así como una posible relación con el TDAH. Investigaciones anteriores habían observado de manera consistente que en niños y niñas con dicho trastorno, esta estructura cerebral presentaba un volumen reducido.

“Los resultados indican que la exposición a los HPA, y en particular al benzopireno, está asociada con una reducción del volumen del núcleo caudado, uno de los componentes de los ganglios basales”, explica Marion Mortamais, investigadora de ISGlobal y autora principal del estudio.

Una reducción problemática

En concreto, se advirtió que un incremento de aproximadamente 70 pg / m3 en la concentración interior y exterior de benzopireno estaba asociada con una reducción de casi el 2 % del volumen del núcleo caudado. Sin embargo, se trata de una reducción de carácter subclínico, puesto que no pareció estar asociada de manera significativa con síntomas de TDAH.

“Las consecuencias que este cambio inducido en el cerebro podría tener sobre el comportamiento de los niños y niñas no fueron identificadas en el estudio”, afirma Marion Mortamais. “En cualquier caso, dada la implicación del núcleo caudado en muchos procesos cognitivos y de comportamiento cruciales, la reducción de su volumen resulta preocupante para el neurodesarrollo infantil”, concluye.

Para Jordi Sunyer, jefe del programa de Salud Infantil de ISGlobal y catedrático de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), “estos resultados se suman a la abundante evidencia científica que subraya la necesidad urgente de reducir la contaminación atmosférica, en particular la procedente del tráfico, y sugieren la conveniencia de reevaluar los máximos anuales que establece la normativa europea”.
mayo 31/2017 agenciasinc.es)

El parto por cesárea eleva riesgo de insuficiencia respiratoria en recién nacidos

Mar, 05/30/2017 - 05:56

Se le conoce clínicamente como el síndrome de insuficiencia respiratoria (SIR), se caracteriza por ocasionar problemas respiratorios en los infantes, y posee más del doble de riesgo que lo sufran aquellos niños y niñas que nacen por cesárea electiva que por parto vaginal.

Así lo confirmó el estudio realizado por el Dr. Alexander Céspedes Masís en el marco del Posgrado de Ginecología y Obstetricia de la Universidad de Costa Rica (UCR), bajo la supervisión del Dr. Manrique Leal Mateos.

La investigación es el primer análisis comparativo que se realiza en el país en torno al tema, y señala que los bebés expuestos a una cesárea electiva tienen un riesgo relativo 2,5 veces mayor de sufrir SIR, que aquellos que lograron experimentar las contracciones producidas por su madre durante el trabajo de parto.

Las contracciones son estímulos esenciales que preparan al bebé para salir del vientre. En una cesárea electiva, la mayoría del tiempo la madre llega sin experimentarlas y es alistada para la operación.

De acuerdo con el Dr. Céspedes, a diferencia del parto vaginal, las cesáreas electivas, aquellas que se programan con anterioridad, impiden que la madre genere los estímulos biológicos necesarios para que el bebé inicie una correcta función pulmonar. Lo anterior sucede porque durante la vida intrauterina los pulmones del bebé están llenos de líquido, no aire. En ese periodo de gestación la madre respira por él, y se encarga de pasar sangre oxigenada para su óptimo desarrollo.

En el momento en que se inicia el trabajo de parto para nacer por vía vaginal, el menor es comprimido por el útero a través de las contracciones, y se logra que el líquido sea expulsado. Esto permite que el niño esté listo para inhalar por primera vez, y sin ayuda de su progenitora, el oxígeno del entorno.

“El bebé que nace por una cesárea no está percatándose que va a salir en el próximo minuto, entonces no recibe los estímulos requeridos, y por lo tanto sus pulmones no obtienen ninguna preparación para oxigenarse a la hora del nacimiento. La mamá que ha tenido horas de contracciones hace que su hijo o hija al momento de salir ya tenga el pulmón seco, y sea capaz de oxigenarse por sí solo, lo que disminuye el riesgo que los bebés sufran dificultades respiratorias posteriores” afirmó.

El Dr. Céspedes resaltó los datos del estudio: “Resultados Neonatales Después de Cesárea Electiva”, el cuál mostró un aumento del 20 % en el número de cesáreas electivas para el 2005 tan solo en los Estados Unidos, uno de los principales referentes a nivel mundial.

La investigación se realizó en el Hospital Calderón Guardia del 2014 al 2016. Se analizaron un total de 396 partos por cesárea y 1188 partos vía vaginal en bebés que cumplieron las 39 semanas de gestación. De ellos, el 9,6 % que nació por cesárea presentó dificultades respiratorias, y solo el 4,1 % de los nacimientos por parto vaginal tuvo la complicación.

La investigación también reveló que los menores nacidos por cesárea terminaban más en cuidados intensivos que los que nacían por parto vaginal. De los 1584 casos estudiados, la cantidad de niños que ingresaron a la unidad de cuidados correspondió al 2 %, mientras que los nacidos por parto vaginal que fue del 1,2 %.

El Dr. Céspedes señaló que no todas las mujeres a las que se le programan una cesárea electiva requieren obligatoriamente este procedimiento. Para el especialista, una de las principales razones por las que se lleva a cabo este tipo de parto, es el criterio médico basado en los antecedentes clínicos de la paciente. Este contempla que si la mujer ya vivió una cesárea, requiere de nuevo este procedimiento para recibir a su próximo hijo.

El principal riesgo que puede presentar un parto vaginal, después de una cesárea, es la reapertura de la incisión donde se realizó la cesárea anterior. No obstante, el porcentaje para que esto ocurra es muy bajo y se puede superar con una buena vigilancia a la paciente.

El médico aseguró que ese principio no es estrictamente necesario y que las mujeres que experimentaron una cesárea pueden tener un parto vía vaginal normal y obtener así mayores beneficios para la salud del bebé y de ellas mismas.

“La idea es empezar a debatir ese pensamiento en el gremio. Nosotros como médicos podemos intentar impactar que las pacientes que tuvieron una cesárea anterior, y no presenten algún tipo de problema, tengan un parto vaginal a fin de disminuir el riesgo que estamos viendo en los bebés”, aseguró.

Si las condiciones de la paciente no permiten un parto vaginal, y no existe ninguna contraindicación, es necesario que a las madres se les de la posibilidad de iniciar su labor de parto.

De acuerdo con el especialista, aunque la madre al final requiera la operación, ya el bebé se expuso y logró recibir los estímulos necesarios para generar el factor protector que le permitirá enfrentar con mayor éxito la vida fuera del útero, así como una mejor y más rápida recuperación para la madre.

Además, lograr esa meta permitiría disminuir la cantidad de partos electivos incensarios que se han incrementado en los últimos años, e impactar de forma favorable el sistema de salud.

Cifras del Hospital Calderón Guardia reflejan una tasa de cesáreas cercana al 30 % por año tan solo en ese centro médico. Esto implica un impacto importante en los costos hospitalarios para el país que, según el experto, se podrían evitar al incentivar más partos vaginales.
mayo 29/2017 (noticiasdelaciencia.com)