Noticias

Distribuir contenido
Editora principal - Especialista en Información | Dpto. Fuentes y Servicios de Información, Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública | Calle 27 No. 110 e M y N. Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, CP 10 400 Cuba | Telefs: (537) 8383316 al 20, Horario de atención: lunes a viernes, de 8:00 a.m. a 4:30 p.m.
Actualizado: hace 6 horas 43 mins

El peso al nacer pequeño o grande está relacionado con la genética de la madre y el bebé

Sáb, 12/05/2020 - 04:05

La genética de la madre y el bebé contribuye a la mayoría de los casos en los que los bebés nacen muy grandes o muy pequeños, según una nueva investigación que publican en la revista PLOS Genetics.

Un estudio a gran escala, dirigido por la Universidad de Exeter y la Universidad de Cardiff, en Reino Unido, ha encontrado la evidencia más sólida hasta la fecha de que la genética juega un papel importante en la mayoría de los casos cuando los bebés nacidos a término se encuentran en el 10 % superior o inferior del espectro de peso.

Sin embargo, en el tres por ciento de los bebés con el menor peso al nacer, la genética parecía jugar un papel menos importante. Esto indicó que otros factores pueden estar contribuyendo al pequeño tamaño de los bebés. La investigación examinó 190 variaciones genéticas comunes que se sabe que afectan el peso al nacer, sin embargo, es posible que los cambios genéticos raros en el bebé reduzcan el crecimiento en un mínimo del tres por ciento. Otros factores importantes podrían incluir la salud de la madre o el feto o de la placenta, que transfiere nutrientes y oxígeno al bebé.

El estudio fue una colaboración en la que también participó el estudio ‘Niños de los 90′ de la Universidad de Bristol, el Imperial College de Londres y la Universidad de Oulu en Finlandia. La investigación fue apoyada por Wellcome Trust y el programa H2020 de la Comisión Europea.

El peso de los bebés al nacer es importante, ya que los que nacen en los extremos tienen un mayor riesgo de complicaciones. Los bebés más pequeños tienen más probabilidades de ser ingresados en unidades neonatales y tienen un mayor riesgo de muerte, mientras que los bebés más grandes tienen un mayor riesgo de complicaciones durante el parto.

Para examinar hasta qué punto el peso al nacer estaba relacionado con la genética de las madres y los bebés, el equipo creó una puntuación genética para un mayor peso al nacer. El estudio evaluó si la puntuación era más alta o más baja en bebés que nacieron muy grandes o muy pequeños en una muestra de casi 12 000 bebés y más de 5 000 madres de ascendencia europea.

El doctor Robin Beaumont, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter y autor principal del estudio destaca que “esta investigación arroja nueva luz sobre por qué algunos bebés nacen muy grandes o pequeños. Este conocimiento ayudará tanto a los padres como a los médicos a comprender dónde deben enfocar la atención médica. La genética jugó un papel menor en el tres por ciento de los bebés con el peso más bajo, lo que sugiere que otros factores, como la salud de la placenta, pueden haber influido en su peso”.

El coautor principal y médico, el profesor Sailesh Kotecha, de la Universidad de Cardiff, agrega que “es importante identificar las razones por las que los bebés nacen con bajo peso al nacer, ya que corren el riesgo de padecer mayores problemas de salud en la edad adulta, incluida la diabetes y la presión arterial alta”.

“Nuestro trabajo muestra que la genética es una parte clave de la razón por la que algunos bebés nacen pequeños, destaca, y plantea la posibilidad de que la genética se pueda utilizar junto con los factores maternos y placentarios para identificar a los que tienen más probabilidades de no alcanzar su potencial de crecimiento”.

La profesora Rachel Freathy, de la Universidad de Exeter, que supervisó el estudio, concluye que es estudio “brinda la mayor información hasta la fecha sobre cómo las variaciones genéticas comunes entre las personas influyen en los extremos del peso al nacer. Ahora necesitamos comprender mejor si la genética o los factores ambientales son más importantes en los riesgos para la salud de la vida posterior”, avanza.

diciembre 04/2020 (Europa Press) Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Adultos y niños deben moverse más para mantenerse en forma en la era de la pandemia: OMS

Sáb, 11/28/2020 - 10:04

Todos los adultos deben hacer un mínimo de 150 minutos de actividad física intensa por semana, vital para el bienestar y la salud mental en la era COVID-19, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su primera orientación en una década.

La OMS recomendó que los niños y adolescentes realicen un promedio de una hora diaria de ejercicio físico y limiten el tiempo frente a las pantallas electrónicas.

Y las personas de todas las edades deben compensar el creciente comportamiento sedentario con actividad física para evitar enfermedades y agregar años a sus vidas, indicó el miércoles la OMS al lanzar su campaña “Cada movimiento cuenta”.

“El aumento de la actividad física no solo ayuda a prevenir y controlar las enfermedades cardíacas, la diabetes tipo 2 y el cáncer, sino que también reduce los síntomas de depresión y ansiedad, reduce el deterioro cognitivo, incluido el Alzheimer, y mejora la memoria”, dijo en una rueda de prensa Rüdiger Krech, director de promoción de la salud de la OMS.

Sin embargo, uno de cada cuatro adultos y un “asombroso” cuatro de cada cinco adolescentes no hacen suficiente actividad física, que puede incluir caminar, andar en bicicleta, hacer jardinería y limpiar, sostuvo la OMS.

“Estas pautas enfatizan lo que muchos están experimentando durante las restricciones por la COVID-19 que se aplican en todo el mundo. Y es que estar activo todos los días es bueno no sólo para nuestro cuerpo, sino también para nuestra salud mental”, afirmó Fiona Bull, jefa de la unidad de actividad física de la OMS.

“Llame a un amigo y hagan clases en línea juntos, ayuden a los miembros de su familia, háganlo en familia. Y cuando puedan, salgan”.

La investigación sobre los efectos nocivos del comportamiento sedentario ha crecido en la última década, lo que ha llevado a las nuevas advertencias, dijo Bull.

“Eso es limitar el tiempo sedentario y hacer más actividad para compensar el tiempo sedentario, particularmente para aquellos que están bajo largas horas de sedentarismo, lo que incluye a muchas personas que tienen entornos de trabajo basados en la oficina”, apuntó.

“Para los niños también recomendamos que limiten el tiempo sedentario, particularmente el tiempo frente a la pantalla”.

Las mujeres embarazadas y las madres en posparto ahora están incluidas en las recomendaciones, con 150 a 300 minutos de actividad aeróbica moderada a intensa por semana para adultos.

Esto trae beneficios para la salud tanto de la madre como del bebé, según Juana Willumsen, oficial técnica de la OMS. “Por ejemplo, hay una reducción del 30 % en la diabetes gestacional entre las mujeres que son físicamente activas durante el embarazo”.

Se recomienda a los adultos mayores de 65 años que agreguen acciones para el fortalecimiento muscular y actividades que se centren en el equilibrio y la coordinación para ayudar a prevenir caídas en el futuro.

Los dispositivos que se llevan en la muñeca o en la cadera que rastrean la actividad física son útiles para todos, dijo Bull.

“Monitorear su nivel de actividad es una muy buena retroalimentación”, dijo. “Eso es importante porque tendemos a pensar que podríamos ser más activos. Tendemos a subestimar la cantidad de tiempo que pasamos sedentarios”.

noviembre 27/2020 (Reuters) Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Alertan de los “niveles récord” de las tasas de desnutrición infantil en Yemen

Mié, 11/25/2020 - 04:01

La directora del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Henrietta Fore, ha advertido de que las tasas de desnutrición infantil en Yemen han alcanzado “niveles récord” en algunas partes del país, con un aumento del 10 por ciento solo este año.

Después de que el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, alertara de que Yemen “está en peligro inminente de la peor hambruna en el mundo en décadas”, UNICEF ha puesto el foco sobre el riesgo que corren las vidas de los niños en el país, que es “más alto que nunca”.

Fore, que ha puntualizado que “las señales de alarma son claras desde hace demasiado tiempo”, ha proporcionado varios datos sobre la situación de los niños yemeníes.

Así, ha revelado que más de 12 millones de niños necesitan ayuda humanitaria y que cerca de 325 000 niños menores de cinco años sufren desnutrición aguda severa y “luchan por sobrevivir”. De forma paralela, más de cinco millones de niños se enfrentan a una mayor amenaza de cólera y diarrea acuosa aguda.

“La pobreza crónica, décadas de poco desarrollo y más de cinco años de un conflicto implacable han expuesto a los niños y sus familias a una combinación letal de violencia y enfermedad”, ha censurado la directora de UNICEF, que ha añadido la pandemia de COVID-19 a la situación. “La pandemia de COVID-19 ha convertido una profunda crisis en una catástrofe inminente”, ha lamentado.

“Yemen es un país acorralado por la violencia, el dolor y el sufrimiento”, ha continuado. “La economía es un caos” y “el sistema sanitario lleva años al borde del colapso”, ha añadido.

“Innumerables escuelas, hospitales, estaciones de agua y otras infraestructuras públicas esenciales han sido dañadas y destruidas en los combates”, ha manifestado, antes de lamentar “la indiferencia por el Derecho Internacional Humanitario es escandalosamente flagrante”.

Fore ha subrayado el trabajo que UNICEF lleva a cabo en Yemen desde hace décadas, pero ha avisado de que el organismo no puede “contener las olas para siempre”.

Llamamiento a proteger a los niños

Por ello, ha pedido a todas las partes implicadas en el conflicto “mantener a los niños protegidos y permitir un acceso libre a las comunidades que lo necesitan, como obliga el Derecho Internacional Humanitario”.

Del mismo modo, ha considerado que los donantes “deben dar un paso adelante” y “proporcionar urgentemente los fondos adicionales que se necesitan”. A medida que acaba el año, el llamamiento humanitario de UNICEF ha recibido solo 237 millones de dólares (199,6 millones de euros) de los 535 millones necesarios (450,6 millones de euros).

El organismo ha reconocido que la ayuda humanitaria por sí sola no evitará la hambruna ni terminará con la crisis en Yemen, pero “acabar con la guerra, apoyar la economía y aumentar los recursos es fundamental”.

“No hay tiempo que perder”, ha urgido Fore, que ha concluido que “los niños de Yemen necesitan paz”. “El final de este conflicto brutal es la única manera de que desarrollen su potencial, recuperen su infancia y, finalmente, reconstruyan su país”, ha remachado.

noviembre 24/2020 (Europa Press) Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Baja repercusión psicológica de la pandemia, en los niños

Mar, 11/24/2020 - 04:06

La pandemia de coronavirus SARS-CoV-2, ha tenido hasta ahora menor repercusión en la salud mental de los niños y adolescentes de lo que se temía, informó el presidente de la Sociedad Alemana de Psiquiatría Infantil y Adolescente, Michael Kölch.

“Actualmente, no hay indicios de que el desarrollo mental de los jóvenes pueda verse influido de manera duradera”, dijo Kölch. “A pesar de la pandemia no solo es molesta para los adultos, sino también para los menores, el desarrollo mental sigue siendo normal”.

El director de Psiquiatría Infantil y Adolescente de la Facultad de Medicina de Rostock advirtió también que no se debe especular sobre las posibles secuelas a largo plazo, ya que esto no sería científicamente correcto. “Para ello se requiere hacer estudios ahora”, recalcó.

En su opinión, el objetivo consiste en eliminar el calificativo de catástrofe con el que los medios de comunicación se refieren a la pandemia de coronavirus.

Kölch señaló que, no obstante, hay tendencias que deben ser vigiladas de cerca a medida que avanza la pandemia como es el caso de las personas en situación precaria que se han visto más afectadas por la crisis. “Si las ayudas públicas en las escuelas se interrumpen o los padres no pueden apoyar a sus hijos como es debido, se podría abrir una brecha”, explicó.

Asimismo, indicó que la actual sobrecarga de las autoridades sanitarias y, por tanto, la frecuente cancelación de los controles médicos para el ingreso a la escuela también podría tener un efecto negativo a largo plazo.

“No se puede descartar que no se detecten a tiempo anomalías de desarrollo, que los niños ingresen cuando no deben en la escuela o que no reciban el apoyo que necesitan”, dijo Kölch. Y apuntó a que este podría aumentar el riesgo de un trastorno mental.

Kölch también aconsejó no dramatizar el uso de mascarillas en el caso de niños y adolescentes, ya que entre ellos apenas hay reacciones negativas. “No les importa en absoluto”, dijo refiriéndose a sus jóvenes pacientes, muchos de los cuales son considerados psicológicamente más vulnerables.

noviembre 23/2020 (dpa) Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Terapias avanzadas: ‘medicinas vivas’ al rescate de niños que no responden a las convencionales

Sáb, 11/21/2020 - 04:05

Más de 300 pacientes se han beneficiado durante los últimos 10 años de las modernas estrategias de terapias genética, celular y de ingeniería de tejidos.

La Sala Blanca del Hospital Niño Jesús de Madrid, área donde se fabrican los medicamentos de terapias avanzadas (terapia génica, celular e ingeniería de tejidos), cumple su décimo aniversario. Y lo hace como un referente mundial en Pediatría, ya que sus profesionales fabrican medicamentos a partir de las propias células del paciente y aborda enfermedades que actualmente no responden a los tratamientos convencionales.

Creada en 2010 se ha convertido en la primera de sus características y con balance investigador muy positivo porque “hemos validado la fabricación de 7 medicamentos de terapia avanzada diferentes, y todos han sido usados para el tratamiento de niños y adultos. Unos 300 pacientes se han beneficiado del trabajo de la Sala Blanca durante estos años”, explica Manuel Ramírez Orellana, responsable de la Unidad de Terapias Avanzadas del citado centro pediátrico.

Medicamentos ‘a la carta’

En esta unidad se fabrican medicamentos, a base de células que se cultivan y se pueden manipular mediante terapia génica y que se pueden combinar para formar tejidos humanos. Todos estos medicamentos se utilizan para el tratamiento de enfermedades que actualmente no tienen curación. Por ejemplo: cáncer infantil avanzado, reacciones adversas después de un trasplante, necrosis óseas, enfermedades neurológicas autoinmunes, entre otras.

En la mayoría de las ocasiones estos medicamentos se fabrican a partir de las propias células del paciente o de donantes altruistas, que se manipulan en un ambiente controlado y estéril para generar el fármaco que se deba administrar. En estos diez años se han producido en total más de 800 dosis de medicamentos de terapias avanzadas para un centenar de pacientes.

Ramírez Orellana enumera los hitos más destacables durante este tiempo: terapia celular para la enfermedad injertos contra huésped, primer ensayo en humanos con Celyvir –un fármaco desarrollado a partir de células mesenquimales que portan en su interior un virus oncolítico-, terapia celular en osteonecrosis, terapia con linfocitos infiltrantes de tumor en niños con cáncer, terapia celular para epilepsia refractaria de base inmune, así como para broncodisplasia pulmonar en prematuros y para adrenoleucodistrofia y este mismo año, el primer uso en humanos de piel corregida por terapia génica para epidermólisis bullosa (EB).

En este último terreno, actualmente se están produciendo también sustancias para un ensayo clínico de ingeniería tisular y terapia génica que se desarrolla en París, destinado al tratamiento de la epidermólisis bullosa (EB), más conocida como “piel de mariposa”.

Futuro prometedor

Los próximos 10 años se presentan también halagüeños. Inicialmente, y como señala Ramírez Orellana, “estamos a la espera de recibir la autorización de uso del primer medicamento, el Celyvir. Durante 2021 iniciaremos varios ensayos clínicos nuevos y continuaremos con el de terapia génica e ingeniería tisular para EB. También iniciaremos colaboraciones para facilitar la transferencia de tecnología de cara al desarrollo y aplicación más extendidos. El objetivo es continuar incorporando las nuevas tecnologías de manipulación génica y celular, y fabricar medicamentos que resulten eficaces y seguros para nuestros niños del hospital”.

En la Sala Blanca del Hospital Niño Jesús trabajan actualmente siete profesionales, especialistas en cultivo y manipulación celular y en control de calidad y está integrada en la Unidad de Terapias Avanzadas Pediátricas del Hospital. La contribución de diversas asociaciones de padres y el apoyo técnico de la Agencia Española del Medicamento, son esenciales para mantener los proyectos de esta Sala.

El objetivo principal de estas terapias es convertirse en alternativa a los tratamientos que ya no pueden ofrecer una solución a los pacientes. Estos medicamentos se utilizan, por tanto, en las fases iniciales de los ensayos clínicos académicos no comerciales. Gracias a ellos hay pacientes que, por ejemplo, han evitado la implantación de prótesis, han frenado completamente el avance de una enfermedad neurodegenerativa como la adrenoleucodistrofia, han controlado en su totalidad el daño generalizado en múltiples órganos (enfermedad injerta contra huésped) tras un trasplante o han eliminado cualquier resto de cáncer metastásico en neuroblastoma.

Inter actuación con el organismo

“Los medicamentos de terapias avanzadas están en la vanguardia de la medicina. Son medicinas vivas, lo cual tiene implicaciones muy diversas que las diferencian del resto de medicamentos clásicos, por ejemplo, en su fabricación, en su almacenamiento, en su transporte y distribución. Pero sobre todo tienen un comportamiento muy diferente una vez administrados. Son capaces de interactuar con el organismo del paciente para conseguir su objetivo”.

noviembee 20/2020 (Diario Médico)

La espalda de las niñas sufre más por el peso de las mochilas que la de los niños

Mar, 11/17/2020 - 04:01

Un estudio en el que han participado investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid establece que, debido a su morfología, la columna sufre más por el peso de las mochilas en el caso de las niñas. Además, el trabajo constata que el peso que soportan los escolares supera los índices recomendados por los especialistas.

El peso de las mochilas es uno de los problemas que más preocupa si hablamos del cuidado de la espalda de los adolescentes. Y los datos muestran que los padres que consideran que los estudiantes llevan un peso excesivo en a sus espaldas no andan desencaminados, sobre todo si los escolares son niñas. Así se desprende de un estudio en el que han participado investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Tras analizar la espalda de los escolares comprobamos que el número de alteraciones de la columna es un 45 % mayor en las niñas que en los varones, explica María Espada, investigadora miembro del Grupo de investigación psicosocial en el deporte de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y una de las autoras de este trabajo.

El grupo de las chicas presentó una mayor angulación en las diferentes curvas del raquis (columna vertebral) y un mayor número de alteraciones en las inclinaciones vertebrales. Por otro lado, los varones presentaron una mayor rectificación de la columna torácica, adquiriendo una posición más erguida, añade.

Los datos obtenidos mostraban que las niñas tenían una angulación más cifótica (curvatura hacia fuera) en las primeras vértebras torácicas (T2-T4) y entre la L5 y S1. También presentaban una angulación más lordótica (curvatura hacia dentro) entre las vértebras T10 y L3.  Esto nos hace pensar que su mayor curvatura natural en la columna repercute que otras zonas tengan también una mayor curvatura como efecto compensatorio, subraya Espada.

Para la medición de la morfología de la columna se utilizó el Spinal Mouse®, un sistema electromecánico computarizado no invasivo, que se emplea para medir la curvatura espinal en diversas posturas. El aparato se pasó por toda la columna vertebral de los alumnos desde el final de la zona cervical al sacro. Esto nos da una visión de las vértebras de la zona torácica, lumbar y sacra. Cuando una referencia muestra un valor positivo, nos está describiendo una relación cifótica expresada en grados, cuando nos muestra un valor negativo, la relación será lordótica, relata la investigadora.

Mochilas más cargadas de lo debido

El trabajo, en el que participaron 219 escolares de entre 12 y 15 años, pone también de manifiesto que el peso que cargan los estudiantes es mayor del establecido como límite por los expertos. La mayoría de los estudios sugieren que el peso de las mochilas no debe representar más de un 10 % del peso corporal, algo fijado incluso como límite en países como Austria o Alemania. En esta misma línea están otros especialistas que dicen que un peso de la mochila superior al 10 % de la masa corporal del alumno supone un incremento del consumo energético, incrementa la inclinación de la columna y reduce el volumen pulmonar, afirma Espada.

En nuestro trabajo comprobamos que dichos niveles se superaban en los niños en general . Así, ellas soportan un peso medio del 20,35 % de su masa corporal en sus mochilas, mientras que el peso de la de ellos es de un 16,5 % de su masa corporal, añade. Pero además de establecer diferencias entre los niveles de curvatura de la espalda entre ambos sexos, el estudio también subraya que las niñas cargan un mayor peso que ellos en sus mochilas.

Nuestro estudio sugiere que el peso de las mochilas de ellas es hasta un 12 % mayor que la de los niños, lo que supone casi un kilo de diferencia entre los niveles de carga de ambos, comenta.

Una dolencia cada vez más extendida

La preocupación por el peso que cargan los escolares a sus espaldas no es nueva y existen numerosos estudios al respecto. No en vano los datos recopilados en diversos trabajos subrayan que entre el 40 y el 69 % de los adolescentes entre los 13 y los 15 años sufren dolor de espalda.

La importancia de este estudio, en el que participan también investigadores de las Universidades de Castilla la Mancha y Pontificia de Comillas, radica en que sus resultados pueden ser utilizados por profesionales de la salud (médicos, fisioterapeutas, enfermeros…) para intervenir precozmente sobre las alteraciones de columna que pueden desarrollar los jóvenes y prevenirlas o mejorar su tratamiento.

noviembre 16/2020 (SINC)

Referencias bibliográficas:

Hernandez, JA; Espada-Mateos, M; Abian-Vicen, J; Abian-Vicen..  P Spine curvature in school children and the relation between backpack weight and degree of physical disability by genderRetos-nuevas tendencias en educacion física,  deporte y recreacion .  (245-250) Julio 2019.

Celiaquía: a la espera de pruebas más sensibles

Lun, 11/16/2020 - 04:04

La dificultad para identificar los síntomas y la inexistencia de pruebas fiables que confirmen la celiaquía antes de que el paciente se vea afectado en gran medida en su calidad de vida son los dos grandes retos a los que se enfrentan los expertos para mejorar el diagnóstico de una enfermedad que puede tener un gran impacto en quienes la sufren.

Esto ha motivado que en los últimos años se hayan puesto en marcha diversos proyectos que buscan identificar nuevos marcadores que puedan emplearse en la práctica clínica para detectar la enfermedad de una forma más eficaz. Sin embargo, muchas de estas iniciativas están todavía en fases muy iniciales.

También existen diferentes experiencias que están trabajando para mejorar las pruebas ya existentes. “Se están estudiando nuevos métodos de detección de anticuerpos antitransglutaminasa para pruebas de punto de contacto que mejoren la sensibilidad y la especificidad, pero aún no existen resultados evaluables”, comenta Fernando Fernández Bañares, jefe clínico del Servicio Digestivo del Hospital Mútua Terrasa.

Diagnóstico complejo

En su opinión, el diagnóstico es complejo por la inespecificidad de la sintomatología de la celiaquía. “No existe un cuadro clínico exclusivo de esta enfermedad y el diagnóstico se obtiene al realizar una búsqueda activa de casos mediante serología, buscando anticuerpos antitransglutaminasa tisular, cuando vemos un paciente que presenta alguno de los síntomas o alteraciones analíticas que son propias de la afección o que pertenece a alguno de sus grupos de riesgo. Esto obliga a que los médicos de familia mantengan un alto índice de sospecha delante de muchos pacientes cuyos síntomas podrían ser explicados por otras causas”.

Aquilino García Perea, vocal de Alimentación del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos (COF), apunta también que “existen otras formas de manifestarse que no tienen por qué presentarse con la sintomatología clásica, siendo, por ejemplo, asintomáticos, con presencia de anticuerpos específicos, histología y test genético compatible con celiaquía, pero sin síntomas que hagan sospechar o personas con la enfermedad latente; con test genético compatible, pero que pueden presentar o no sintomatología, y serología positiva o potencial, y con serología y test genéticos compatibles, pero con biopsia intestinal normal”. Asimismo, añade que hay personas “refractarias, que, a pesar de excluir el gluten de la dieta, siguen manifestando sintomatología”.

Los métodos de diagnóstico de celiaquía se basan principalmente en el estudio de los anticuerpos antitransglutaminasa en la sangre, los cuales deben encontrarse diez veces por encima del valor mínimo de referencia. No obstante, muchos niños suelen tardar de 5 a 13 años en que estos anticuerpos sean positivos, lo que hace que puedan desarrollar síntomas más graves.

Al contrario de lo que se pensaba, la sintomatología puede iniciarse en la adultez

En casos claros de celiaquía, cuando la concentración de anticuerpos anti transglutaminasa no es detectable, se suele realizar una segunda prueba que consta de una biopsia digestiva, una prueba más invasiva.

En los adultos la cosa todavía se complica más. “Durante muchos años se pensó que era una enfermedad propia de la infancia, pero las investigaciones han demostrado que, en ocasiones, se inicia la sintomatología en la edad adulta, después de años de exposición al gluten”, apunta Pilar Vaque, portavoz del Grupo de Trabajo en Nutrición de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc).

En la farmacia

En las farmacias españolas se atienden cada día a más de 2,3 millones de personas. Este dato ha sido tenido en cuenta por el Consejo General de COF a la hora de ayudar a mejorar la detección temprana de esta patología. “Antes del verano iniciamos una campaña, La enfermedad celiaca en la farmacia comunitaria, que contempla la identificación de signos o síntomas que pudieran hacer sospechar de enfermedad celíaca y la consecuente derivación al médico para su diagnóstico”, recuerda García Perea.

Con una simple gota de sangre extraída de la punta del dedo, existen test de farmacia que determinan la presencia de anticuerpos IgA contra la transglutaminasa tisular, anti tTG-IgA, o anticuerpos IgA e IgG contra los péptidos de gliadina deaminada, antiDGP. Ofrecen resultados cualitativos, es decir, positivo o negativo.

Diversos estudios han mostrado que estas pruebas presentan elevada sensibilidad y especificidad, entre un 90 y un 94 %, siendo, por tanto, útiles en el cribado inicial de la enfermedad celíaca. Parece, de todas maneras, que tienen menor precisión diagnóstica que la anti-tTG IgA estándar, sobre todo, debido a la presencia de falsos positivos”, comenta Fernández Bañares.

Los test en farmacias para celiaquía solo requieren una gota de sangre

El experto recalca que es necesario  complementar estas pruebas, que pueden tener valor como un cribado inicial, con otras llevadas a cabo en el ámbito hospitalario. “Los anticuerpos anti-tTG IgA séricos estándar se realizan de forma habitual en laboratorios clínicos que cumplen criterios de calidad y proporcionan un resultado cuantitativo, que es necesario en niños y adolescentes para poder realizar el diagnóstico de celiaquía sin necesidad de biopsia”, según los criterios de la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (Espghan).

El especialista añade que este tipo de análisis implica que siempre se analiza a la vez el nivel de IgA. En la celiaquía es más frecuente el déficit de IgA que en la población normal, una situación que invalidaría el resultado de la prueba anti-tTG IgA, al poder considerarse posibles falsos negativos.

En estos casos, se determinan los anti-tTG IgG, que presentan menor precisión diagnóstica que los IgA.  Las pruebas de punto de contacto que no determinan los anticuerpos IgG no presentan, por tanto, el mismo grado de validez que los anticuerpos séricos analizados en el laboratorio.

Resultado positivo

En lo que inciden todos los expertos es que, en caso de que un test de farmacia para el diagnóstico de la celiaquía dé un resultado positivo, lo más adecuado es siempre acudir a los servicios de Atención Primaria. “Si una persona ha decidido realizarse un test en farmacia y el resultado ha sido positivo, yo le recomendaría acudir a su médico de familia para valorar clínicamente qué síntomas presenta para, así, llevar a cabo un estudio”, explica Fernández Bañares. En caso de ser negativo y seguir observando síntomas, es importante acudir a un profesional sanitario.

La farmacia juega igualmente un papel después del diagnóstico, que debe saber valorarse, como apunta el vocal nacional de Alimentación. “Desde la farmacia comunitaria hay que insistir en la importancia de la adherencia a la dieta sin gluten, ya que no existen alternativas eficaces distintas para el tratamiento de esta enfermedad”.

Además, a pie de mostrador se debe “prestar especial atención a la composición de muchos medicamentos, con receta y sin receta, que pueden incluir como excipiente gluten o derivados”, continúa. Y es que constata que este tipo de excipientes con gluten son de los más utilizados porque se emplean como diluyentes o disgregantes en la formulación de comprimidos y cápsulas, especialmente en forma de almidón, que puede ser de trigo, cebada, centeno o avena.

Detección en alimentos

Existen otras pruebas que ofrecen también información válida a los pacientes. “En las farmacias hay productos que permiten detectar la presencia de gluten en alimentos, orina o en heces. Este grupo de pruebas sirve para comprobar si se está siguiendo o no una dieta estricta sin gluten o para ver si algún alimento contiene gluten y, por lo tanto, no debe ser consumido”, apunta García.

“Estos tests, que detectan los péptidos de gluten, pueden ser de ayuda en  celíacos con sospecha clínica o serológica de transgresiones de la dieta que con frecuencia son inadvertidas y, por tanto, pueden ser una buena herramienta para valorar el estricto cumplimiento de la dieta”, añade el médico.

Las pruebas de gluten en orina y heces permiten detectar transgresiones en la dieta

Ahora bien, a pesar de la existencia de estas pruebas, sigue siendo fundamental el papel de los médicos en el diagnóstico de la celiaquía, como hace hincapié Pilar Vaque. “Ante la sospecha de una patología sugestiva de celiaquía siempre es recomendable una valoración médica.

Se trata de una enfermedad que debería ser valorada en una consulta médica, debido a que el profesional debería tenerla en cuanto ante determinados síntomas, sobre todo ante la sospecha de clínica digestiva o problemas carenciales, como, por ejemplo, la existencia de anemias ferropénicas que no mejoran con un aporte óptimo de hierro”, expone.

Muy frecuente

La celiaquía se trata de la enteropatía inducida por alimentos más prevalente del mundo occidental. Es una enfermedad multisistémica con base autoinmune provocada por el gluten y prolaminas relacionadas en individuos genéticamente susceptibles y se caracteriza por la presencia de una combinación variable de manifestaciones clínicas dependientes del gluten, anticuerpos específicos de la patología, marcadores genéticos y afectación del intestino.

“Los estudios epidemiológicos realizados en nuestra área geográfica en sujetos aparentemente sanos muestran una prevalencia de 1 caso por cada 200 personas”, declara Fernández Bañares.

Se cree que puede haber hasta un 75 % de celiacos no diagnosticados

Con él coincide Pilar Vaque, quien añade: “Decimos que es visible solamente la punta del iceberg dada la gran variabilidad de síntomas que puede llegar a presentar. Debido a esta variabilidad, puede retrasarse el diagnóstico si el índice de sospecha no es elevado”. 

García Perea coincide en señalar el alto número de personas que desconocen padecer la enfermedad. “Se cree que hay un 75 % de personas que aún no han sido diagnosticadas, principalmente por padecer formas asintomáticas, latentes o potenciales de la enfermedad”.

Se tarda en diagnosticar

La demora en el diagnóstico de la celiaquía en la población pediátrica supera los seis meses, llegando a prolongarse incluso hasta los dos años en la edad adulta.

Además, en numerosas ocasiones los médicos no recomiendan la evaluación de los familiares de primer grado del paciente, lo que puede dar lugar a que muchos potenciales afectados no sean diagnosticados o deban sufrir un retraso innecesario en la detección de su enfermedad.

Así lo muestran los resultados del estudio Celiac-Spain, un proyecto de investigación llevado a cabo por la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE), la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) y la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), que se dio a conocer el pasado 27 de mayo, con motivo de la celebración del Día Nacional del Celiaco.

noviembre 15/2020 (Diario Médico)

Sudán del Sur confirma un brote de sarampión en cinco estados del país

Jue, 11/12/2020 - 04:05

El Gobierno de Sudán del Sur ha confirmado recientemente la existencia de un brote de sarampión en cinco de los estados del país, sin facilitar cifras de enfermos, días después de que la organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF) destacara la necesidad de una campaña de vacunación en una de las regiones afectadas por las recientes inundaciones.

John Rumunu, director general de Servicios Sanitarios Preventivos, dependiente del Ministerio de Sanidad sur sudanés, ha manifestado que “cuando se habla de brote se habla de casos, pero ahora no es posible decir cuántos casos hay, cuántos han muerto o quiénes han muerto”.

Así, ha manifestado en declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC que el Ministerio y sus socios están trabajando para trazar planes de cara a campañas de vacunación en las zonas afectadas, sin dar más detalles al respecto.

MSF alertó la semana pasada de que el sarampión estaba propagándose “rápidamente” en la ciudad de Pibor y sus alrededores, antes de agregar que atendió al primer caso sospechoso en agosto y que “el brote ha crecido de forma significativa desde entonces”.

En este sentido, desveló que la ONG atendió a más de 250 niños entre agosto y octubre, incluidos 30 que se encuentran en estado grave. “Creemos que el sarampión está ahora generalizado y saliéndose de control”, sostuvo Adelard Shyaka, médico de MSF en Pibor.

“Es especialmente preocupante que el Área Administrativa del Gran Pibor esté inundada en una emergencia mayor. La gravedad de la situación se magnifica por otras enfermedades, incluida la malaria, la neumonía y la desnutrición grave. Dos niños han muerto de sarampión y estamos profundamente preocupados porque más niños morirán si no hay una campaña de vacunación”, reseñó.

El coordinador de MSF en Pibor, Josh Rosenstein, ha resaltado que “con las inundaciones, muchas comunidades han quedado cercanas en pequeñas islas de tierra seca”. “Este es el momento de vacunar a cuantos niños sean posible a través de equipos pequeños y móviles que visiten estas islas“, ha argüido.

“Si esto no pasa ahora, los niveles de agua empezarán a descender y la gente empezará a volver a sus hogares en otros sitios. Es la mejor oportunidad que tenemos de controlar el brote de la enfermedad”, ha zanjado.

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa y grave causada por un paramixovirus que provocaba la muerte de cerca de dos millones de personas al año en importantes epidemias cada dos o tres años antes de que se introdujera la vacuna en 1967 y se generalizara su uso, según la Organización Mundial de la Salud (OMS)

El virus, que se suele transmitir a través del contacto directo y del aire, infecta el tracto respiratorio y se extiende al resto del organismo. La OMS calcula que entre el año 2000 y 2017 la vacuna evitó 21,1 millones de muertes a nivel mundial.

noviembre 11/2020 (Europa Press).- Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Los científicos hallan una manera de ayudar a los bebés prematuros a respirar mejor y combatir infecciones

Mié, 11/11/2020 - 04:06

Investigadores en Inmunología, del centro Médico del Hospital de Niños de Cincinnati informan que,  han descubierto procesos biológicos complejos que estimulan en los pulmones de los bebés prematuros para la producción de células linfoides innatas, en los alveolos, según publican en la revista Inmunology.

Nacidos sin estas células, los pulmones de los bebés prematuros no pueden establecer una defensa inmune efectiva contra las infecciones pulmonares microbianas. Esto abre la puerta a la neumonía bacteriana y otras enfermedades respiratorias graves, según los autores del estudio en el Instituto Perinatal Infantil de Cincinnati.

Este estudio nos brinda nueva información importante que nos ayuda a desarrollar métodos nuevos y rentables para aumentar la inmunidad pulmonar innata en los bebés prematuros. Esto podría ayudarlos a desarrollar resistencia pulmonar de por vida a las infecciones respiratorias, explica Hitesh Deshmukh, neonatólogo infantil de Cincinnati.

Deshmukh y sus colegas ahora planean estudios preclínicos en cachorros de ratones de laboratorio prematuros para descubrir si pueden aprovechar sus procesos biogenéticos recientemente descubiertos para estimular la producción de células linfoides innatas de tipo 3,  en los pulmones en desarrollo. Su teoría es: que esto promoverá defensas inmunes duraderas en los pulmones del ratón contra la infección y la inflamación que daña los tejidos.

El estudio revela una interacción compleja entre las bacterias beneficiosas en los intestinos, la maduración de los tejidos pulmonares y el crecimiento de las células inmunes en lo que los investigadores llaman el eje intestino-pulmón. Sucede en los recién nacidos durante una ventana de desarrollo temprano y crítico del pulmón recién nacido, según su informe.

Las bacterias comensales del intestino estimulan la producción de células linfoides innatas de tipo 3. Esto ocurre en las células alveolares tempranas llamadas fibroblastos cuando las señales biológicas del intestino estimulan la producción de una hormona llamada factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF1). El estudio muestra que IGF1 organiza la expansión y maduración de las células linfoides innatas pulmonares tempranas.

Cuando los investigadores eliminaron el IGF1 pulmonar en los pulmones de ratones bebés, interrumpió el desarrollo biogénico de las células linfoides innatas de tipo 3,  e hizo que los ratones fueran susceptibles a infecciones pulmonares y neumonía. Confirmaron esto analizando los pulmones subdesarrollados de crías de ratones prematuros y tejidos pulmonares donados de las familias de bebés humanos prematuros.

Los hallazgos tienen implicaciones clínicas potenciales porque los bebés prematuros se quedan sin bacterias intestinales útiles por la necesidad de ventilación con oxígeno para ayudarlos a respirar. Esto se ve exacerbado por lo que Deshmukh llamó un doble golpe cuando los bebés deben recibir antibióticos para combatir su vulnerabilidad a la infección.

El estudio preclínico en ratones para evaluar posibles terapias incluirá la administración de bacterias intestinales útiles e IGF1 pulmonar para ver si esto estimula el desarrollo de una defensa inmune fuerte. Deshmukh señala que la administración terapéutica de bacterias comensales y la hormona IGF1 se están probando en humanos para otras afecciones médicas.

Aunque la ciencia y la tecnología médica continúan avanzando, el nacimiento prematuro y sus complicaciones siguen siendo un desafío importante como los principales contribuyentes a la muerte infantil mundial. La neumonía bacteriana mata a más de un millón de bebés en todo el mundo cada año, señalan los autores del estudio.

Antes del nuevo estudio en Science Immunity, los investigadores publicaron trabajos previos en Nature Medicine y Science Translational Medicine estableciendo la importancia del papel de la interacción molecular entre el eje intestinal y el pulmón y el impacto potencialmente dañino de los regímenes agresivos de antibióticos en bebés prematuros.

noviembre 10/2020 (Europa Press) - Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

La exposición prenatal a la contaminación se asocia con un retraso en el crecimiento físico

Mié, 11/11/2020 - 04:02

Relacionan la exposición a la contaminación atmosférica durante la gestación con retrasos en el crecimiento físico en los primeros años de vida después del nacimiento. Esta es la principal conclusión de un estudio que publica el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación La Caixa, y que se ha publicado en Environment International.

Según los investigadores, aún no se conocen los mecanismos biológicos por los que la polución afecta al crecimiento infantil: No conocemos con seguridad la razón de este retraso. Nuestra hipótesis es que entre los mecanismos pueda haber estrés oxidativo e inflamación inducida por los contaminantes ambientales, interferencias con las hormonas de la tiroides, un mayor riesgo de enfermedades respiratorias, e la inducción de muerte celular debido a daños en el ADN, ha explicado Serena Fossati, investigadora de ISGlobal y primera autora de la publicación.

La investigación se ha realizado en España con más de 1 700 parejas de madres e hijos de las cohortes de Asturias, Guipúzcoa, Sabadell y Valencia del Proyecto INMA-Infancia y Medio Ambiente. Se estimó la exposición a dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas finas (PM2.5) durante el primer trimestre de embarazo. Se identificaron las trayectorias del índice de masa corporal (IMC) de los menores desde el nacimiento hasta los cuatro años.

Asimismo, a los cuatro años, se les midió la altura y el peso. El trabajo mostró que las gestantes más expuestas a PM2.5  durante el primer trimestre tenían más riesgo de tener hijos con peso e IMC menor a los cuatro años, en comparación con las que estaban menos expuestas. En cuanto al NO2, los resultados fueron similares pero no fueron significativos a nivel estadístico.

La exposición prenatal a la contaminación tiene un efecto duradero sobre el crecimiento

 “Este estudio prospectivo sugiere que la exposición a la contaminación del aire durante el embarazo puede estar asociada con retrasos en el crecimiento físico en los primeros años de vida después del nacimiento”, ha añadido Fossati. Esto implicaría que  la exposición prenatal tiene un efecto duradero sobre el crecimiento y debería seguir estudiándose  su impacto en años posteriores. “Como en el caso del bajo peso al nacer, un menor peso y IMC en los primeros años de vida ha sido asociado con un mayor riesgo de patología cardiovascular en edad adulta”. 

“Lo que sí que está claro es que los efectos perjudiciales de la contaminación atmosférica se inician ya en la fase prenatal, por lo que las mujeres embarazadas deberían ser consideradas como un colectivo prioritario en las políticas de salud pública encaminadas a reducir la exposición de la población a la polución”, ha añadido Martine Vrijheid, coordinadora del estudio e investigadora de ISGlobal.

En esta misma línea Fossati, ha añadido que los dos contaminantes analizados en el trabajo están relacionados con el tráfico motorizado. “Las medidas que lo limiten podrían contribuir a mejorar la calidad del aire y a limitar la exposición de la población, sobre todo en ambientes urbanos, que tendría un impacto positivo en la salud, tanto de las personas adultas como de la infancia”. 

Aunque en este trabajo sólo se ha estudiado la relación entre la exposición prenatal y la talla de los niños en los primeros años de vida, en otros trabajos del ISGlobal sí se ha observado que “la contaminación del aire si se acompaña con un retraso en el desarrollo cognitivo de los menores”, ha añadido Fossati.

noviembre 10/2020 (Diario Médico)

El deporte ayuda a aliviar los síntomas de la dermatitis atópica en niños

Mié, 11/11/2020 - 04:01

Esta enfermedad, en su forma más grave, afecta en torno al 20 por ciento de menores de entre 6 y 12 años.
Practicar deporte de manera regular y moderada contribuye a aliviar los síntomas de la dermatitis atópica, una enfermedad cutánea crónica que en su forma más grave afecta en torno al 20 por ciento de los niños con edades comprendidas entre los 6 y 12 años, destacan especialistas del Hospital Universitario Reina Sofía (HURS) de Córdoba. “La actividad física adecuada sirve para potenciar el desarrollo del cuerpo en los más pequeños, les ayuda a sentirse mejor gracias a las endorfinas que se generan durante el desarrollo del ejercicio, libera todo el estrés que provoca la dermatitis y contribuye a eliminar el estigma y el miedo a sentirse juzgado –por los signos o eccemas que presenta esta afección– al trabajar la integración en actividades de equipo“, indica Gloria Garnacho, especialista en Dermatología Pediátrica en el HURS.

Factores desencadenantes de la dermatitis atópica

Aunque la dermatitis atópica suele tener una predisposición genética, existen bastantes factores desencadenantes de este trastorno cutáneo caracterizado por provocar enrojecimiento de la piel y picazón. “Las infecciones, el polvo, los jabones, la contaminación ambiental, el sudor, los cambios de temperatura o la ropa sintética son algunas de las causas que alteran la barrera cutánea“, agrega la especialista. Además, también influyen otros factores de riesgo igual de importantes como tener antecedentes familiares de eccema, alergia o asma.

La dermatitis es compatible con la práctica deportiva. No obstante, los médicos realizan recomendaciones especiales para realizar deporte con esta afección cutánea. La primera es beber agua periódicamente y vaporizarse la piel con agua de espray para el sudor; y utilizar ropa preferiblemente de algodón y no muy apretada, y zapatos que transpiren.

Tras hacer deporte se debe enfriar la piel con una ducha de agua templada y aplicar un poco de jabón con la mano (sin esponjas ni manoplas); además, señalan que es aconsejable secarse sin frotar y, con la piel aún húmeda, usar una crema hidratante.

Medicamentos para la dermatitis

Por otro lado, aconsejan utilizar los medicamentos indicados por los dermatólogos, tanto las cremas (hidratantes o emolientes) como las pastillas o jarabes; en caso de picor intenso, no rascarse con las uñas sino apretarse con una toalla mojada, aportar frío, airear la zona y aplicar crema para las molestias; y seguir una alimentación sana, equilibrada y cardiosaludable.

Del mismo modo, el carácter preventivo con el que cuenta el ejercicio estimula a los padres a la hora de inculcar a los más pequeños el hábito de realizarlo, ya que los progenitores “juegan un papel primordial cuando se trata de planificar tanto la educación como las actividades diarias de sus hijos“, concluye Garnacho

 noviembre 10/2020 (Redacción médica)

Las medidas higiénicas podrían reducir un 80 % de enfermedades infecciosas no COVID en niños

Lun, 11/09/2020 - 04:06

Si se cumple lo observado en la población pediátrica de los países del hemisferio sur, habrá menos infecciones como la gripe o las gastrointestinales gracias a las mascarillas.

En la población pediátrica, los datos muestran una disminución de hasta un 80 % en infecciones gastrointestinales y otras enfermedades infecciosas de garganta, nariz y oído, gracias en especial al uso de las mascarillas en mayores de seis años, y también de otras medidas específicas de este grupo poblacional, como la ventilación en las aulas y la organización de grupos “burbuja” de los escolares.

Así se ha manifestado durante la rueda de prensa de presentación del I Congreso Digital de Pediatría, rganizado por la Asociación Española de Pediatría (AEP), con la participación de más de 4 000 pediatras, como ha destacado la presidenta de la AEP María José Mellado.

El dato de la reducción de otras infecciones no COVID gracias a la generalización de las medidas higiénicas es un apunte optimista en medio de la incertidumbre pandémica de la segunda (o tercera) ola, pues, como ha sugerido Juan Ruiz-Canela, vicepresidente de Atención Primaria de la AEP, puesto que la incidencia de las enfermedades respiratorias como la gripe, la faringitis o la neumonía, que suponen la gran mayoría de las consultas de pacientes agudos en pediatría de Atención Primaria, ha sido mucho menor este invierno en países del hemisferio sur, si esta misma situación se diera en España, supondría una “disminución teórica importante de la presión asistencial”.

En la presentación a los medios del congreso, la presidenta de la AEP también ha aludido a cómo la pandemia de COVID-19 ha transformado la atención pediátrica, que durante estos meses ha reforzado la relación entre la atención primaria y la hospitalaria, así como el trabajo multidisciplinario para hacer frente a una enfermedad desconocida.

Sobre el impacto de la COVID en los niños, Mellado ha recordado que con el tiempo se ha visto que no son “grandes contagiadores”, a diferencia de lo que ocurre con la gripe, ni tampoco es el grupo poblacional más afectado por la enfermedad grave, aunque eso no significa que no sufran otro tipo de consecuencias, en concreto, los retrasos diagnósticos y, en consecuencia, de tratamiento.

En los meses de confinamiento de la primera ola, tal como muestran estudios que se van a presentar durante este congreso, se redujeron hasta en un 84 % las consultas de urgencias en hospitales, pero aumentó hasta un 66 % la gravedad de la patología intervenida. Como ejemplo, Mellado se ha referido a retrasos en la consulta por un debut diabético, apendicitis o por fiebre causada sepsis.

En ello abundan diversas investigaciones presentadas, en las que se constata la disminución de la actividad en los Servicios hospitalarios de Urgencias durante esa primera ola. “Concretamente, en el área quirúrgica disminuyeron hasta un 98 % las cirugías programadas y un 55 % las cirugías urgentes, sin embargo, aumentó considerablemente la gravedad de las patologías urgentes intervenidas”, concreta Ruiz-Canela, quien apunta que la tasa de visitas a urgencias pediátricas que requirieron ingreso hospitalario aumentó al 11 % (siendo de un 6 % antes de la pandemia). “Estos datos ponen de manifiesto la demora en el tratamiento de patologías graves y un aumento en la morbilidad de procesos urgentes habituales”, añade.

Todas estas cifras “deben alertarnos de la necesidad de prepararnos para que, durante las próximas olas como la que ya estamos viviendo, podamos seguir prestando la atención necesaria a la población pediátrica y juvenil”, explica Mellado, haciendo especial hincapié en mantener actualizados los calendarios vacunales pediátricos.

Otro tipo de impacto colateral de la pandemia en la primera ola fue del causado por la suspensión de las clases presenciales. En este sentido, Ruiz-Canela, en consonancia con las recomendaciones de la AEP, ha apostado por mantener los colegios abiertos, por cuanto los niños no son “los principales vectores de transmisión”.

Según datos aportados por el Ministerio de Sanidad, entre el 12 y el 15 % de la población pediátrica está afectada por el SARS-CoV-2, si bien su manifestación clínica es, en general, de menor severidad que en los adultos. Mellado ha añadido también que “hay estudios que indican que la apertura de los colegios solo ha contribuido en un 4 % a la pandemia”. Por eso, y por el papel en el desarrollo psicosocial y emocional de la escolarización en los niños, “es muy importante que se mantenga”.

Mil comunicaciones orales

Entre las más de mil comunicaciones orales que se expondrán estos días en el congreso virtual, Josefa Rivera, presidente del Comité de Congresos Científicos de la AEP, ha mencionado algunos trabajos centrados en la conexión entre los diferentes patrones de alimentación o de sueño, entre otros hábitos, y una buena salud infantil.

En concreto, Rivero se ha referido a estudios que expondrán las consideraciones que debe tener en cuenta una familia que lleva una alimentación vegetariana a la hora de cubrir todas las necesidades nutricionales de un niño en desarrollo; la influencia en el sueño y en la salud infantiles del horario escolar, y el impacto beneficioso de seguir los ritmos circadianos en lo que respecta a la nutrición y el sueño, así como de la microbiota infantil en la posterior salud adulta.

noviembre 08/2020 (Diario Médico)

Los científicos dan un gran paso hacia la terapia génica del síndrome de Angelman

Lun, 11/09/2020 - 04:04

Los bebés que nacen con una copia materna defectuosa del gen UBE3A desarrollarán el síndrome de Angelman, un trastorno del neurodesarrollo grave sin cura y con tratamientos limitados.

Ahora, por primera vez, los científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte (UNC) muestran que las técnicas de edición y terapia génica se pueden utilizar para restaurar UBE3A en cultivos de neuronas humanas y tratar los déficits en un modelo animal del síndrome de Angelman.

Este trabajo, publicado en Nature y dirigido por el autor principal Mark Zylka, director del Centro de Neurociencia de la UNC y el profesor distinguido de Biología y Fisiología Celular WR Kenan, sienta las bases importantes para un tratamiento o cura duradero para este debilitante enfermedad, así como un camino terapéutico para otros trastornos de un solo gen.

Nuestro estudio muestra cómo múltiples síntomas asociados con el síndrome de Angelman podrían tratarse con una terapia génica CRISPR-Cas9, explica Zylka. Y ahora estamos persiguiendo esto con la ayuda de los médicos de UNC-Chapel Hill”.

El síndrome de Angelman es causado por una deleción o mutación de la copia materna del gen que codifica la ubiquitina proteína ligasa E3A (UBE3A). La copia paterna de UBE3A generalmente se silencia en las neuronas, por lo que la pérdida de UBE3A materna da como resultado una ausencia completa de la enzima UBE3A en la mayoría de las áreas del cerebro.

Eso es crucial porque la enzima se dirige a las proteínas para su degradación, un proceso que mantiene la función normal de las células cerebrales. Cuando ese proceso sale mal, el resultado es el síndrome de Angelman, un trastorno cerebral con síntomas que incluyen discapacidades intelectuales y del desarrollo graves, convulsiones y problemas con el habla, el equilibrio, el movimiento y el sueño.

“Activar la copia paterna de UBE3A es una estrategia terapéutica atractiva porque podría revertir la deficiencia molecular subyacente de la enfermedad”, señala Zylka. Sin embargo, el gen paterno es silenciado por una cadena larga de ARN, producida en la orientación antisentido a UBE3A, que bloquea la producción de la enzima a partir de la copia paterna del gen.

Los miembros del laboratorio de Zylka, incluidos los becarios postdoctorales Justin Wolter, y Giulia Fragola, se propusieron idear una forma de usar CRISPR-Cas9 para restaurar la enzima UBE3A a niveles normales al interrumpir el ARN antisentido. Los datos preliminares en cultivos celulares fueron prometedores, y Zylka recibió subvenciones de los NIH, la Angelman Syndrome Foundation y la Simons Foundation para probar sus hallazgos en neuronas humanas y en un modelo de rató de la enfermedad.

En el artículo los coautores Wolter y Hanqian Mao, un postdoctorado en el laboratorio de Zylka, y colegas de la UNC describen el uso de una terapia génica de virus adenoasociado (AAV) para administrar la proteína Cas9 en todo el cerebro de ratones embrionarios que modelo de síndrome de Angelman. Debido a que UBE3A es esencial para el desarrollo normal del cerebro, el tratamiento temprano es crucial.

Los investigadores encontraron que el tratamiento embrionario y posnatal temprano rescató fenotipos físicos y conductuales que modelan los déficits centrales encontrados en pacientes con síndrome de Angelman. Sorprendentemente, una sola inyección neonatal de Ube3a paterna sin silenciar AAV durante al menos 17 meses, y los datos sugieren que es probable que este efecto sea permanente. Los investigadores también demostraron que este enfoque fue eficaz en neuronas humanas en cultivo.

“Quedamos asombrados cuando obtuvimos estos resultados, reconoce Zylka. Ningún otro tratamiento que se esté siguiendo actualmente para el síndrome de Angelman dura tanto, ni tratan tantos síntomas. Estoy seguro de que otros eventualmente reconocerán las ventajas de detectar la mutación que causa el síndrome de Angelman prenatalmente y tratarlo poco después”.

Wolter agrega que “los resultados del tratamiento temprano fueron muy prometedores. Desde que aprendimos que podíamos reducir la gravedad del síndrome de Angelman en ratones, ahora estamos enfocados en refinar nuestro enfoque de maneras que sean adecuadas para su uso en humanos.

Mientras trabaja para traducir esta investigación en la clínica, el laboratorio de Zylka colaborará con investigadores del Instituto de Discapacidades del Desarrollo de Carolina (CIDD) para identificar síntomas en bebés que tienen la mutación genética que causa el síndrome de Angelman.

El laboratorio de Zylka está trabajando con investigadores de CIDD dirigidos por el director de CIDD, Joseph Piven, para utilizar imágenes cerebrales y observaciones de comportamiento para identificar síntomas asociados con el síndrome de Angelman en bebés. Los informes anecdóticos sugieren que estos bebés tienen dificultad para alimentarse y un tono muscular reducido, pero estos y otros síntomas tempranos no se han caracterizado rigurosamente hasta la fecha.

“La idea es usar pruebas genéticas para identificar a los bebés que tienen probabilidades de desarrollar el síndrome de Angelman, tratarlos antes del nacimiento o alrededor del momento del nacimiento, y luego usar estos primeros síntomas como criterios de valoración para evaluar la eficacia en un ensayo clínico, apunta Zylka. Nuestros datos y los de otros grupos indican claramente que el tratamiento prenatal tiene el potencial de prevenir el desarrollo completo del síndrome de Angelman”.

Como parte del estudio los investigadores también encontraron que el vector de terapia génica bloqueaba el ARN antisentido al integrarse en el genoma en sitios cortados por CRISPR-Cas9. Esta llamada “trampa de genes” podría explotarse para alterar otros ARN y genes largos no codificantes.

noviembre 08/2020 (Europa Press) Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Referencia Bibliográfica:

Wolter, J.M., Mao, H., Fragola, G. et al. Cas9 gene therapy for Angelman syndrome traps Ube3a-ATS long non-coding RNA. Nature (2020). https://doi.org/10.1038/s41586-020-2835-2

Las leches infantiles adaptadas reducen el déficit de calcio y vitamina D

Vie, 11/06/2020 - 04:06

Un estudio de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) detecta una ingesta más adecuada entre los niños de 1 a 9 años que toman estos productos. La leche y los lácteos son la principal fuente de calcio y vitamina D en la población infantil.

El consumo de leches adaptadas en niños hasta los 9 años de edad puede contribuir a mejorar la ingesta de micronutrientes con el calcio y la vitamina D, que se consumen de forma deficiente entre la población infantil española. Esta es una de las principales conclusiones de un estudio de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (Finut).

Recientemente se han presentado nuevos datos del Estudio Nutricional en Población Infantil Española (EsNuPi), un proyecto de investigación promovido por la FEN y la Finut. Según sus promotores, es la mayor y más reciente investigación sobre la ingesta dietética y el consumo de alimentos en la población infantil española.

El Estudio Nutricional en Población Infantil Española (EsNuPi), analiza una población de niños de 1 a 9 años residentes en zonas urbanas y compara una muestra de población general con otro grupo de las mismas características consumidor de leches adaptadas, incluyendo leches de continuación, leches de crecimiento y otras leches enriquecidas y fortificadas.

Estudio publicado

El análisis de los datos del EsNuPi ya ha servido para la publicación de varios trabajos en revistas científicas. Los nuevos resultados que se han anunciado hoy en rueda de prensa virtual corresponden al trabajo Ingesta dietética habitual, adecuación nutricional y fuentes alimentarias de calcio, fósforo, magnesio y vitamina D de la población infantil española de 1 a < 10 años, aparecidos en la revista Nutrients.

Este estudio en 1 448 niños revela un incorrecto consumo de calcio, fósforo, magnesio y vitamina D en los niños españoles a partir del análisis de las ingestas habituales de estos micronutrientes y sus fuentes alimentarias, ha explicado Rosa Ortega, catedrática de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid.

Calcio

En el estudio, el porcentaje de niños que no alcanzan los requerimientos marcados para el calcio es muy pequeño entre el año y los 3 años. Sin embargo, entre los 4 y los 5 años se sitúa entre el 20 % de los niños y el 37 % de las niñas del grupo de población general, frente al 14,9 % y el 21,5 % de los menores que tomaron leches adaptadas. Entre los 6 y los 9 años, este porcentaje se situó en el 24,9 % y el 22 % de los niños y niñas de la población general, frente al 3,7 % y el 18,6 % de los consumidores de estas leches.

El estudio también revela que la leche y los derivados lácteos son la fuente de calcio principal, tanto en la cohorte de referencia (65,9 %) como en la de lácteos adaptados (67,6 %). A gran distancia les siguen otros alimentos como los cereales, las verduras y la panadería y repostería.

Vitamina D

En el caso de la vitamina D, la ingesta es entre 2 y 3 veces mayor entre los consumidores de leches adaptadas. Sin embargo, ambos grupos están lejos de alcanzar la cantidad recomendada de 15 microgramos/día (600 UI). Así, entre los menores de 6 a 9 años, solo alcanzan este índice el 2,85 % de los niños y el 2,72 % de las niñas de la población general, frente al 7,14 % de los niños y el 6,38 % de las niñas que consumen leches adaptadas.

Así, el porcentaje de contribución de la leche y los derivados lácteos a la ingesta total de vitamina D fue del 37,8 % en la población general y del 72 % del grupo de leches adaptadas.

Magnesio y fósforo

Con el caso del magnesio, se detectaron menos déficit y la ingesta media se situó más cerca de la adecuada en ambas cohortes. Sin embargo, al contrario que con el resto de micronutrientes, con el fósforo el problema detectado por los investigadores es que su aporte es muy elevado, lo que desajusta su relación con el calcio, y lo que resulta desfavorable para el hueso. De nuevo, este balance resultó más adecuado entre los consumidores de estas leches.

Para Ortega, estos nuevos resultados corroboran los de otros trabajos de que la leche y los productos lácteos son la fuente principal de los nutrientes estudiados, especialmente del calcio y la vitamina D. “Dos o más raciones, biberones o vasos de leche al día, es un factor que ayuda a alcanzar la ingesta de calcio y vitamina D por encima de la mediana”. 

Menor consumo

La experta ha recordado que existe constancia de que el consumo de leche y lácteos ha disminuido en los niños en las últimas décadas, lo que contribuye a que no alcancen los requerimientos nutricionales adecuados. En este contexto, el consumo de leches adaptadas “podría ser una estrategia eficaz para superar las deficiencias de micronutrientes, sobre todo de vitamina D, implicados en importantes funciones biológicas, especialmente la salud ósea”. 

La experta también ha indicado que los patrones de consumo de los niños españoles sugieren que cabría aumentar no solo el consumo de lácteos, sino también de verduras, cereales integrales, pescado y huevos. “Son los alimentos que en general se toman por debajo de lo conveniente”. 

Funciones esenciales

El presidente de la FEN, Gregorio Varela, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad San Pablo CEU (Madrid), ha resaltado la importancia de los micronutrientes analizados para “asegurar el adecuado pico de masa ósea, que contribuirá, junto con otros factores, a la prevención de problemas óseos en etapas futuras de la vida”.

Además, ha señalado que cumplen otras funciones menos conocidas. Por ejemplo, el calcio, participa en la contracción muscular, en la transmisión del impulso nervioso o interviene en la coagulación de la sangre, entre otras.

Del 20-30 % de los casos de osteoporosis se atribuyen a factores exógenos como la dieta

Según Varela, entre el 20 y el 30 % de los casos de osteoporosis se atribuyen a factores exógenos modificables. En este sentido, ha recalcado que “los hábitos y patrones de alimentación comienzan a establecerse en la primera infancia, se consolidan en la adolescencia y persisten en la edad adulta”. 

Leches adaptadas

Ángel Gil,  presidente de la Finut y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada, ha aclarado que bajo este término los investigadores se refieren a las leches enriquecidas o fortificadas ajustadas en los nutrientes a la edad del niño, incluidas las leches de continuidad. “A partir de los 3 años, la leche disminuye su complejidad, pero enriquecerlas con vitamina D o en ácidos grasos esenciales u otros de cadena larga como el DHA es importante”. En el caso del DHA, ha recordado que “muchos niños no toman pescado, o muy poco, de forma que puedan cubrir los requerimientos es interesante”. 

noviembre 05/2020 (Diario Médico)

La cirugía neonatal que cambia la vida en atresia de esófago

Vie, 11/06/2020 - 04:01

Una nueva técnica de mínima invasión que efectúan en el Hospital Materno-Infantil Gregorio Marañón reduce la morbilidad asociada al tratamiento habitual de los recién nacidos con ciertos tipos de atresias de esófago.

Hay avances en cirugía que, sin ser revolucionarios, impactan de manera profunda en la vida de los pacientes. Es algo que se aprecia bien en las cirugías neonatales: una variación técnica puede marcar la diferencia entre pasar los primeros meses de vida intubados en un hospital y arrastrar secuelas crónicas de por vida, a comenzar a vivir en casa con práctica normalidad.

Es lo que está consiguiendo una técnica de cirugía de mínima invasión desarrollada en el Hospital Universitario Materno-Infantil Gregorio Marañón, de Madrid, para tratar la atresia de esófago. Esta malformación congénita aparece en uno de cada 2 000-4 000 nacimientos, de manera que se ve con cierta frecuencia en los hospitales.

En la atresia de esófago, el tubo digestivo no se ha formado: el recorrido hacia el estómago está interrumpido, lo que impide la alimentación. Los cirujanos pueden corregirla en el neonato mediante una anastomosis de esófago con buenos resultados, pero, en ocasiones, surge una dificultad: hay que salvar una gran distancia entre el esófago proximal y el distal (lo que suele ocurrir en el tipo 1 de atresia, denominada de cabos separados, y, en ocasiones, en los tipos mayoritarios de atresia, que implican una fístula traqueoesofágica).

Si la distancia supera los 3 centímetros, lo que se conoce con el término inglés long gap, no puede realizarse la sutura del esófago en las primeras horas desde el nacimiento. Lo habitual entonces es que los niños esperen tres meses para poder efectuar una anastomosis diferida. En ese tiempo son alimentados mediante una gastrotomía, con las complicaciones que ello implica, tales como infecciones. En algunos casos también será necesario realizar una esofagostomía, para que la saliva no se aspire al pulmón y evitar bronconeumonías.

La técnica que ha desarrollado Juan Carlos de Agustín, jefe de Cirugía Pediátrica del Hospital Materno-Infantil Gregorio Marañón, elude esa espera de meses en el hospital y ahorra la gastrotomía y las cirugías repetidas en, no olvidemos, niños muy pequeños. Así lo destaca el cirujano, quien define esta técnica de mínima invasión como una “tracción secuencial precoz por toracoscopia sin gastrotomía”.

La propuesta “mejora mucho los resultados con respecto a la opción convencional. Es una forma de reducir morbilidad, que en estos niños es muy alta. Las consecuencias de corregir la atresia de esófago con toracotomía pueden ser graves: reflujo gastroesofágico; la necesidad de reoperaciones; también hay casos en los que se coloca un fragmento de colon o de intestino para salvar la distancia en el esófago, o se sube el estómago, y no siempre se obtienen los resultados deseados.

La nueva intervención se inicia en el primer día de vida del niño: mediante toracoscopia los cirujanos realizan una tracción de los dos extremos del esófago. Tiran del uno hacia el otro para acortar la distancia, y los mantienen así varios días, de forma que, ayudados por el crecimiento natural de los tejidos del recién nacido, los cabos acaban superponiéndose. Es entonces cuando se puede realizar la anastomosis, bien a los cinco días desde esa primera intervención o, en un segundo intento, si los cabos no se han acercado lo suficiente, en torno a los diez días. “En una o dos semanas, como mucho, el pequeño tiene reconstruido el esófago, sin haberle creado una abertura en el estómago, pues la alimentación se realiza por vía parenteral, y sin recurrir a cirugía abierta, con los cuidados y complicaciones que ello supone. De esta forma, puede volver a su casa comiendo como cualquier niño de su edad”, explica De Agustín.

De ello podemos dar cuenta simplemente observando a uno de los niños intervenidos con este procedimiento. El pequeño se llama Albar. Le entrevistamos en una de sus revisiones en el hospital. Miraba a la cámara con cara de pillo con su año recién cumplido. Entonces, el coronavirus aún no dirigía nuestras vidas y la capacidad de asombro ante este tipo de avances médicos permanecía intacta. Ahora quizá se haya perdido entre tanta urgencia por salir de la crisis pandémica y pasar página, aunque en realidad estas pequeñas proezas son más necesarias que nunca.

Cirugías, cribados del cáncer, tratamiento de la diabetes y la hipertensión, por citar algunos, son daños colaterales de la pandemia. “En la primera ola, mantuvimos muy poca actividad, más allá de la urgente”, reconoce De Agustín, “pero ahora estamos retomando el trabajo e intentamos sacar todo adelante, si es necesario operando por las tardes”.

Su equipo ha seguido operando estos últimos meses casos de atresia esofágica. A los cuatro que ya habían realizado con la nueva variante de tracción secuencial, han añadido un quinto, de cabos separados, en el que la tracción de los tejidos se consiguió con una primera y única cirugía: “Esperamos unos minutos en el quirófano con una tracción intraoperatoria y realizamos la anastomosis. Esto podría ser también una evolución de la técnica: en ciertos casos no habría que esperar días, pues la elasticidad de los tejidos del recién nacido lo puede permitir”.

La tracción del tejido no solo hace que este se estire, sino que también genera más células. Por seguir con el caso de Albar -cuyo nombre, por cierto, rememora a un árbol-, se puede deducir que, como ocurre con las ramas tiernas, sus tejidos internos crecieron con gran facilidad en aquella primera intervención realizada a las 22 horas de vida. Había nacido con una atresia de cabos separados, medida en siete cuerpos vertebrales (un centímetro cada uno).

Ahora, dos años después de su operación, continúa sin secuelas, haciendo una vida normal. Sus padres tienen la sensación de haber tenido mucha suerte, porque nació en un hospital de referencia para la cirugía de atresia esofágica, donde además se estaba desarrollando una nueva técnica. La diferencia con lo que  se hace habitualmente en su caso hubiera sido pasar meses en el hospital, comenta Laura, su madre.

La coordinación de los ginecólogos con los cirujanos también ayudó mucho. Durante el embarazo, las ecografías sugerían la malformación, pero no dejaba de ser una sospecha. La atresia es una alteración congénita, de cuya causa se sabe muy poco. Buen ejemplo de ello es que el hermanito gemelo de Albar nació sin la complicación.

Los casos de atresia sin fístula suelen detectarse en el embarazo, porque los fetos presentan polihidramnios. Sin embargo, cuando hay fístula –en un 80 % de las atresias- es más difícil de ver; se requiere una Resonancia Magnética, no basta con la ecografía. De Agustín reflexiona sobre la importancia del diagnóstico prenatal. “En la mayoría de casos se diagnostica en el nacimiento. Enseguida se ve que algo no va bien, porque son niños que salivan mucho, se atragantan y expulsan todo lo que comen”.

La detección prenatal ayudaría a planificar la cirugía. “Es importante que estos procedimientos se hagan en un hospital preparado para estas cirugías, con un equipo multidisciplinario (anestesista, neonatólogos, profesionales de enfermería) entrenado. Hay mucha gente detrás de todo esto para tener buenos resultados”.

Una cirugía con historia

La primera vez que se operó a un niño de atresia fue en Estados Unidos, en 1939. Veinte años después se hizo en Barcelona. La variación que ahora hacen en el Gregorio Marañón parte a su vez de una cirugía abierta descrita hace dos décadas. De Agustín ideó su perfeccionamiento con el cirujano polaco Dariusz Patkowski, de la Universidad de Breslavia​. De momento, son los dos únicos equipos en el mundo que la realizan, aunque esperan que la difusión de la técnica, cuya descripción se ha publicado en Journal of Pediatric Endoscopic Surgery, contribuya a extenderla. “Llega un momento en que piensas en los pacientes y en que debes dar el paso; hay que dar a conocer el avance para que otros compañeros se animen”.

Es una técnica reproducible, pero no está exenta de complejidad. Son dos horas de atención máxima al detalle y, eso, sin el entrenamiento adecuado, agota. De Agustín se dedica a la cirugía laparoscópica desde 1995; forma parte de esa élite de cirujanos que hacen fácil lo difícil, con gran trabajo y disciplina previos.

“He operado muchos conejos y he hecho muchas horas de simulación antes de ponerla en práctica en un niño. Tenemos que dar la máxima seguridad en lo que hacemos, no nos podemos permitir ninguna duda”. Hay mucho esfuerzo detrás, y también vocación, como se desprende cuando describe los nudos deslizantes y las puntadas de la anastomosis. En el Marañón, otras dos cirujanas han aprendido la técnica, para evitar que dependa de una sola persona. “La idea es tener un equipo que pueda hacerla para asegurar la continuidad. Los niños tienen que beneficiarse de la técnica, no del cirujano”.

noviembre 05/2020 (Diario Médico)

Pancreatectomía subtotal por vía laparoscópica en una niña con seis semanas de vida

Jue, 11/05/2020 - 04:03

De forma pionera en España, un equipo multidisciplinario del Hospital Clínico San Carlos ha extirpado parte del páncreas de una recién nacida con mínima incisión.

El equipo de cirujanos pediátricos, pediatras endocrinólogos, neonatólogos, médicos especialistas en Medicina Nuclear, Anatomía Patológica y profesionales de enfermería del Hospital Clínico San Carlos ha realizado la primera pancreatectomía subtotal solo por vía laparoscópica en España en una recién nacida de seis semanas de vida.

La pequeña, a quien extirparon parte del páncreas con mínima incisión para reducir una producción de insulina excesiva, se encuentra en perfecto estado, transcurridos ocho meses de evolución.

En la paciente, según explica la jefa del Servicio de Cirugía Pediátrica del Hospital Clínico San Carlos, Carmen Soto Beauregard, el páncreas producía un exceso de insulina que reducía el nivel de azúcar, “lo que suponía un gran riesgo para su desarrollo cerebral”.

De no haberse llevado a cabo la intervención “hubiera estado expuesta a hipoglicemias severas con muchas posibilidades de secuelas neurológicas, estructurales y anatómicas con menor desarrollo del cerebro”, expone la cirujana.

La endocrinóloga pediátrica del Hospital Clínico, Olga Pérez Rodríguez, destaca que la paciente a pesar del tratamiento habitual “con aportes elevados de glucosa, diazóxido y octreótido continuaba con hipoglicemia refractaria”. La especialista incide que la niña necesitaba, además, “soporte nutricional con técnicas invasivas para su alimentación por lo que la intervención quirúrgica se presentaba como la única alternativa posible para contrarrestar el hiperinsulinismo, ya que el tratamiento farmacológico no resultaba eficaz”.

Poco antes de la primera declaración del estado de alarma por la crisis ocasionada por la COVID-19, los cirujanos pediátricos del Hospital Clínico San Carlos le extirparon parte del páncreas en aproximadamente 90 minutos mediante abordaje mínimamente invasivo a través de pequeñas incisiones.

La intervención se llevó con éxito mediante el empleo de trocares de tres y cinco milímetros, “normalizándose los niveles de glucosa a las 96 horas y solucionando el problema, ya que la porción del páncreas que se ha preservado a la paciente resulta suficiente para segregar insulina”, afirma el cirujano pediátrico del hospital madrileño Luis Felipe Ávila Ramírez, quien añade que “la paciente no precisa ningún tipo de fármaco ni de alimentación especial y no se aprecian signos clínicos de mal pronóstico neurológico”. Tras más de ocho meses de evolución, el funcionamiento del páncreas de la paciente es completamente normal.

El Servicio de Cirugía Pediátrica apuesta por la cirugía mínimamente invasiva como abordaje preferente, bien mediante laparoscopia convencional o con el sistema robótico Da Vinci Xi desde el año 2019 en que dio comienzo el programa de Cirugía Robótica Pediátrica del Hospital Clínico San Carlos.

Esta intervención es otra confirmación de que los procedimientos quirúrgicos llevados a cabo mediante técnicas de mínima invasión son seguros y eficaces también en neonatos. Permiten realizar operaciones complejas, con menos dolor para los pacientes, una menor tasa de complicaciones, menor pérdida hemática, mejor preservación de la función pulmonar postoperatoria y una estancia hospitalaria más corta.

noviembre 04/2020 (Diario Médico)

Hallada una alteración que define el pronóstico de niños con leucemia

Mar, 11/03/2020 - 04:02

El descubrimiento permite incentivar una mejor clasificación de los pacientes para reducir las probabilidades de recaída.

“Exigente, constante, proactiva y gran ser humano”, así es como Carlos Santamaría Quesada, jefe del Laboratorio de Diagnóstico Molecular del Hospital Nacional de Niños (HNN), describe a la Dra. Melissa Granados Zamora, científica de la Facultad de Microbiología de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Las palabras del Dr. Santamaría no son para menos. Como tutor de maestría de la Dra. Granados, él sabe de primera mano que ella, con el apoyo de otras seis investigadoras del HNN, identificó en Costa Rica la existencia de una alteración genética que aumenta las probabilidades de que los niños y las niñas (dados de alta por leucemia linfocítica aguda B) en un futuro recaigan por la enfermedad.

El aporte de la joven científica no pasó desapercibido y hoy el HNN utiliza su hallazgo para apoyar en la clasificación de los menores que inician una dura batalla contra el cáncer. ¿El propósito? Hacer todo lo posible para evitar que el padecimiento regrese.

“Los pacientes con la alteración tenían un pronóstico muy malo en comparación con los pacientes que no la poseían. Bajo los esquemas actuales de quimioterapia que tenemos en el Hospital Nacional de Niños, que son muy buenos, teníamos que ofrecerles a esos pacientes otra alternativa terapéutica diferente para intentar aminorar ese factor pronóstico negativo y ese fue el principal logro del trabajo con Melissa”, destacó el Dr. Santamaría.

La excelencia de la investigación, producto de 42 meses de trabajo continuo, hace que el aporte de la Dra. Granados y sus colegas esté finalmente plasmado en la prestigiosa revista Journal of Pediatric Hematology Oncology, reconocida en el mundo por abordar temas relacionados con la oncología médica pediátrica.

 “Para mí este logro significa poder devolverle a la población costarricense. Desde mi formación en la UCR, y la entrega que observo en los trabajadores de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), siento que como investigadora en el área de salud es un privilegio poder aportar, de alguna manera, a mejor la atención de los pacientes”, manifestó la Dra. Granados.

Pero, ¿cuál es este gen y su alteración?

El gen identificado en Costa Rica, y en el cual se encuentra la alteración, se llama IKZF1. Este gen se descubrió en el 2009 bajo el liderazgo del científico Charles G. Mullighan, y fue divulgado por primera vez en la respetada revista The New England Journal of Medicine.

Mullighan y sus otros 28 colegas encontraron que la alteración genética del IKZF1 se asociaba a la producción de células B “muy pobres”; es decir, defectuosas.

Recordemos que cualquier tipo de cáncer se suele generar por la proliferación de células anormales. En el caso de la leucemia linfocítica aguda hay dos tipos distintos. Una es, justamente, producto de la alteración de células B.

Las células B sanas son las encargadas de combatir las infecciones de cualquier agente patógeno, pero, si las células madre que las producen tienen defectos, pueden convertirse en células cancerígenas.

“Los pacientes con este tipo de leucemia tienen células que no maduran adecuadamente. Las células, en vez de evolucionar hacia linfocitos B normales, tienen marcadores de otras líneas que no deberían de tener. Al final, el linfocito B no es normal sino uno aberrante. Justo por eso a este cáncer, en específico, se le denomina leucemia linfocítica aguda del tipo B (LLA-B)”, amplió la especialista.

Ahora bien, la pregunta que inquietaba a la científica costarricense era la posibilidad de que dicha alteración genética estuviera en el país y, si estaba, qué tanto influía a que los menores costarricenses diagnosticados con LLA-B recayeran por la enfermedad.

Así, del 2011 al 2018 se inició un estudio en el cual se le dio seguimiento a 155 pacientes válidos en el Hospital Nacional de Niños tratados con un protocolo modificado llamado Berlin-Frankfurt-Münster (BFM).

El estudio usó dos metodologías moleculares para el análisis: una Multiplex PCR desarrollada por la Dra. Granados y otra comercial conocida como MLPA. Dichas pruebas dieron paso para obtener la respuesta final que tanto se buscaba: la alteración sí está presente en el país y, en efecto, aumenta las posibilidades de que los pacientes recaigan.

“La investigación nace a raíz de la problemática que estábamos enfrentando con nuestros pacientes pediátricos diagnosticados con leucemia linfocítica aguda B, cuyo porcentaje de recaída era alto. A nivel internacional, esas recaídas empezaron a disminuir y los niños comenzaron a tener una mejor sobrevivida gracias al hallazgo de nuevas alteraciones genéticas. Por eso decidimos tomar esa alteración ya reportada y ver si se reflejaba en nuestra población”, comentó la Dra. Granados.

Ayudar a los más pequeños

Conocer la existencia de la anomalía permite que el IKZF1 sea usado como un factor pronóstico de posible recaída. En otras palabras, si un médico observa que su paciente presenta la alteración, puede clasificarlo de mejor manera y efectuar abordajes terapéuticos más agresivos.

“A los pacientes con LLA se les clasifica en riesgo bajo, estándar o alto y esto define qué tipo de tratamiento va a llevar. En ocasiones habían pacientes que se les clasificaba con riesgo bajo, respondían muy bien al tratamiento asignado, pero luego recaían. Cuando un paciente recae el panorama se les complica. En niños con esta mutación se ha visto que, a quienes se les aplicó un tratamiento más fuerte, las probabilidades de recaer bajaban de manera considerable”, ahondó la Dra. Granados.

Otros expertos internacionales también respaldan el retador panorama que enfrenta un niño recurrente por LLA. Uno de ellos es el especialista mexicano, el Dr. José Carlos Jaime Pérez, de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León. En su artículo publicado en la Revista “Hematología”, él explica que la “probabilidad de curación en niños con recaída de leucemia linfoblástica aguda es alrededor del 25 %”.

Según la Dra. Granados, parte de las razones es porque los pequeños traen más alteraciones genéticas y tienen la médula ósea más afectada, por lo que no suelen ser candidatos para trasplante. Solo algunos pocos logran salir adelante y por eso es importante evitar, del todo, que recaigan.

Verdadero triunfo

La contribución de esta joven científica actualmente es utilizada por el sistema de seguridad social costarricense. De acuerdo con el Dr. Carlos Santamaría, gracias a esta investigación el HNN aplica de manera formal la prueba molecular para mejorar el factor pronóstico.

“El impacto en los pacientes es evidente. Ya sabemos que cuando viene un paciente cuyas condiciones clínicas es una leucemia estándar, que será tratado con quimioterapia estándar y sale este marcador, uno le dice al médico: esto puede ir mal; el niño puede necesitar una quimioterapia más intensiva”, indicó el Dr. Santamaría.

Si bien el HNN tiene cinco u ocho años de aplicar la MLPA para otras patologías, para tumores hematológicos es muy reciente y se incursiona, justamente, con el trabajo de Melissa. Desde el 2019, ya la prueba es parte de la rutina de diagnóstico del IKZF1 en los pacientes, adicional a los otros 5 marcadores que actualmente lleva a cabo el Hospital.

Pero no solo los más pequeños se han beneficiado, sino también pacientes adultos. “A nivel internacional la recaída en adultos está reportado en un porcentaje mucho mayor. Los hematólogos, al enterarse de la disponibilidad del examen, empezaron también a solicitarla”, dijo la Dra. Granados.

Además, los logros se extendieron más allá e incluso proporcionó evidencia relevante sobre un método de detección más barato y con una sensibilidad casi igual a la utilizada a nivel internacional para detectar los resultados de la PCR multiplex para diagnosticar la presencia del gen.

“Para la PCR Multiplex usamos dos métodos de detección. A nivel internacional se usa la forma más cara, que es el análisis de fragmentos. En cambio, en Costa Rica a lo que más tenemos acceso es a la electroforesis en gel que es algo mucho más sencillo. Entonces, analizamos ambas técnicas y nos dimos cuenta de que las dos eran muy comparables. Obtuvimos los mismos resultados y eso también hizo que la revista internacional se interesara mucho en el estudio”, relató la microbióloga.

Lo anterior abre una puerta importante para los países en vías de desarrollo. Las naciones que deseen hacer la PCR Multiplex como tamizaje no deben contar con un equipo tan caro, pues se puede hacer la electroforesis por gel, cuya sensibilidad (detección de la anomalía) es bastante similar para las deleciones de este gen.

Más estudios

Un aspecto relevante de la investigación fue que la incidencia de la alteración rondó cerca del 13 % de los pacientes. El porcentaje podría parecer poco, pero no lo es. En la LLA, la alteración genética más reportada es la translocación t(12;21), que abarca el 25 % de los pacientes.

Por lo tanto, en el ámbito científico ese 13 % se considera una cifra relevante y ese el motivo por el cual ahora la Dra. Granados se prepara para efectuar investigaciones adicionales.

“Es un segundo estudio para mi doctorado haremos un nuevo perfil IKZF1 plus. La idea es analizar subgrupos de pacientes y perfeccionar su clasificación con seis genes más. Ahorita estamos solicitando los permisos de bioética y ya están en una segunda revisión”, resaltó.

La investigadora enfatizó que los resultados en pacientes se harán visibles varios años después para ver cuánto bajó el porcentaje de recaídas. Si bien solo el tiempo revelará el verdadero impacto, para el Dr. Santamaría el efectuar esta investigación es fundamental a fin de avanzar en mejores abordajes.

Actualmente, cerca de 78 069 personas menores a 19 años padecen de LLA en el mundo, según el Observatorio Global de Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (GCO). La Clínica Mayo lo cataloga como el tipo de cáncer más común en niños y Costa Rica no es la excepción.

La Asociación Lucha contra el Cáncer Infantil (ALCCI), que este 2020 cumple 40 años de brindar esperanza a los niños con la enfermedad, indica que en promedio 170 casos anuales de todo tipo de cáncer son diagnosticados en el país, con un 75 % de sobrevivda y un 0 % recisión.

En el caso del LLA, el GCO refleja que en el 2018 cerca de 87 314 menores fueron diagnosticados, lo que hace al LLA ocupar el primer lugar como el tipo de cáncer más común.

noviembre 02/2020 (Dicyt)

Descubiertos nuevos genes vinculados al autismo y otros trastornos neurológicos

Lun, 11/02/2020 - 04:05

Un equipo internacional, codirigido por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha descubierto que la falta de algunos genes en el clúster BEX/TCEAL, una familia génica situada en el cromosoma X, podría relacionarse con ciertas alteraciones asociadas al trastorno del espectro autista.

El estudio identifica nuevos genes derivados de unas secuencias genéticas móviles que pueden insertarse en distintas partes del ADN, los transposones, involucrados en funciones neuronales complejas y que no habían sido investigados hasta ahora en el contexto del trastorno del espectro autista y de otras enfermedades neurológicas. También se describen algunos mecanismos moleculares decisivos en el desarrollo del neocórtex del cerebro humano y de otros mamíferos placentarios.

La investigación, publicada en la revista Genome Biology, ha sido dirigida por el investigador Jaime J. Carvajal, del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo, mixto del CSIC, la Universidad Pablo de Olavide y la Junta de Andalucía (CABD-CSIC-UPO-JA) junto con Jordi García-Fernández, científico del Instituto de Biomedicina de la Universidad de Barcelona (IBUB-UB).

Genes relacionados con el trastorno del espectro autista

El clúster BEX/TCEAL es una familia de catorce genes poco estudiada y ubicada en el cromosoma X. Este conjunto de genes codifica unas pequeñas proteínas que cambian su configuración según el contexto molecular en el que se encuentren.

Los resultados del estudio constatan que la eliminación o modificación de BEX3, un gen del clúster BEX/TCEAL, tiene un efecto decisivo sobre una vía metabólica, ruta m-TOR, relacionada con la proliferación y diferenciación de muchos tejidos, y especialmente del sistema nervioso.

El gen BEX3, y probablemente otros componentes del complejo BEX/TCEA, podría estar implicado en diferentes aspectos de la patología del espectro autista y en otras afecciones neurológicas. De hecho, los investigadores han comprobado que los ratones afectados por la falta de uno de estos genes muestran alteraciones del comportamiento asociadas al trastorno del espectro autista, como comportamiento antisocial, además de cambios anatómicos y esqueléticos.

“Se trata de nuevos genes derivados de transposones que están involucrados en funciones neurales complejas y que no han sido investigados hasta el momento dentro del contexto del trastorno del espectro autista y de otras patologías neurológicas. Pese a ser genes muy jóvenes en términos evolutivos, han conseguido integrarse en rutas biológicas ya establecidas, convirtiéndose en imprescindibles para el correcto funcionamiento del animal”, afirma la investigadora Cristina Vicente-García, del CABD-CSIC-UPO-JA.

La domesticación de transposones, ¿un mecanismo para originar nuevos genes funcionales?

El grupo génico BEX/TCEAL se originó por un proceso conocido como la ‘domesticación molecular de los transposones’, mediante el cual un gen que forma parte del transposón y carece de funcionalidad puede convertirse en un nuevo componente activo del genoma, el ‘transposón domesticado’, que evoluciona de manera similar al resto de genes activos.

Estas secuencias de ADN son una fuente de innovación y adaptación evolutivas en los seres vivos. “Son componentes genéticos que normalmente no tienen función o bien son perjudiciales para el genoma huésped. Sin embargo, en el caso del clúster BEX/TCEAL fueron domesticados por la maquinaria molecular del ancestro de los mamíferos placentarios. Es decir, se convirtieron en nuevos genes”, apunta Jordi García-Fernández, investigador del IBUB-UB.

Durante el proceso evolutivo, los transposones pueden perder su capacidad de saltar debido a nuevas mutaciones, que, sumadas a los efectos de la vecindad de las regiones reguladoras donde se encuentran, transforman estos componentes móviles en genes genuinamente nuevos que no han aparecido anteriormente durante la evolución.

“Es muy posible que eventos como este que describimos hayan tenido una gran importancia en el establecimiento de características únicas de los mamíferos. Nos asomamos, por lo tanto, a la función de una serie de genes que pueden haber contribuido al establecimiento de propiedades cerebrales específicas de los mamíferos placentarios”, explica Jaime J. Carvajal, del CABD-CSIC-UPO-JA.

Un proceso decisivo en la evolución de los mamíferos placentarios

Solo se conocen unos pocos genes en mamíferos placentarios, y en concreto, ningún clúster de genes, que deriven de la domesticación molecular de los transposones. Por ejemplo, las proteínas RAG1/2, que son componentes clave del sistema inmune adaptativo de los vertebrados, o las sincitinas, que han permitido el desarrollo de la placenta compleja.

“Consideramos que la domesticación de estos transposones también fue un proceso importante en el desarrollo del neocórtex en el grupo de los mamíferos placentarios, dentro del cual nos encontramos nosotros, los humanos. Así, el efecto que generó el clúster BEX/TCEAL sobre el genoma ancestral influyó en el desarrollo del cerebro de los placentarios”, subrayan los investigadores.

Aún queda pendiente estudiar catorce genes nuevos, prácticamente no estudiados hasta ahora,  que pueden estar involucrados en la formación del cerebro complejo y en las diversas manifestaciones del espectro autista. También es muy sugerente la relación virus-transposones-sistema inmune. Por ejemplo, la composición de las familias de transposones del genoma de los murciélagos es excepcional entre los mamíferos y los murciélagos son inmunes a muchas infecciones víricas, concluye García-Fernández.

noviembre 01/2020 (Dicyt)

Los bebés grandes podrían tener mayor riesgo de sufrir un trastorno del ritmo cardíaco común en la edad adulta

Mar, 10/20/2020 - 04:03

El peso elevado al nacer está relacionado con el desarrollo de fibrilación auricular más adelante en la vida, según una investigación presentada en el 31° Congreso Internacional de Cardiología de la Gran Muralla (GW-ICC).

El autor del estudio, el doctor Songzan Chen, de la Universidad de Zhejiang, en China, destaca que los resultados de su investigación “sugieren que el riesgo de fibrilación auricular en la edad adulta puede ser mayor para los recién nacidos grandes (más de 4 kilos) que aquellos con peso normal al nacer”.

Por ello, señala que “la prevención del peso elevado al nacer podría ser una forma novedosa de evitar la fibrilación auricular en la descendencia, por ejemplo, con una dieta equilibrada y controles regulares durante el embarazo, especialmente para las mujeres con sobrepeso, obesidad o diabetes”. “Las personas que nacen con un peso elevado deben adoptar un estilo de vida saludable para reducir la probabilidad de desarrollar el trastorno del ritmo cardíaco”, añade.

La fibrilación auricular es el trastorno del ritmo cardíaco más común y afecta a más de 40 millones de personas en todo el mundo y quienes la padecen tienen un riesgo cinco veces mayor de sufrir un accidente cerebrovascular.

La relación entre el peso al nacer y la fibrilación auricular es controvertida. Este estudio investigó el efecto causal a lo largo de la vida del peso al nacer sobre el riesgo de fibrilación auricular.

Los investigadores llevaron a cabo un ensayo controlado aleatorio natural, una técnica llamada asignación al azar mendeliana. Primero, utilizaron datos de 321 223 individuos en un estudio de asociación de genoma completo (GWAS) para identificar 132 variantes genéticas asociadas con el peso al nacer.

Luego, identificaron cuáles de esas variantes juegan un papel en la fibrilación auricular utilizando datos de 537.409 participantes del Consorcio de fibrilación auricular (de los cuales 55 114 tenían fibrilación auricular y 482 295 no).

Para realizar el ensayo controlado aleatorio natural, las 132 variantes genéticas se asignaron al azar a las 537 409 participantes en el momento de la concepción, dando a cada individuo un peso al nacer en gramos. Luego, los investigadores analizaron la asociación entre el peso al nacer y la fibrilación auricular.

El peso elevado al nacer se asoció con un mayor riesgo de fibrilación auricular más adelante en la vida. Específicamente, los participantes con un peso al nacer de 482 gramos (aproximadamente 1 desviación estándar) por encima del promedio (3 397 gramos) tenían un 30 % más de probabilidades de desarrollar el trastorno del ritmo.

“Uno de los puntos fuertes de nuestro estudio es la metodología, que nos permite concluir que puede haber una relación causal entre el alto peso al nacer y la fibrilación auricular, destaca el doctor Chen. Sin embargo, no podemos descartar la posibilidad de que la altura y el peso de un adulto sean las razones de la conexión”.

“El peso al nacer es un predictor sólido de la estatura adulta, y las personas más altas tienen más probabilidades de desarrollar fibrilación auricular, prosigue la explicación. Investigaciones anteriores han demostrado que el vínculo entre el peso al nacer y la fibrilación auricular era más débil cuando se tenía en cuenta el peso de los adultos”.

Por su parte, el profesor Guosheng Fu, del Hospital Sir Run Run Shaw (SRRSH), afiliado a la Facultad de Medicina de la Universidad de Zhejiang y uno de los presidentes del Comité Científico de GW-ICC 2020, resalta que “este estudio proporciona evidencia genética de la asociación entre el peso elevado al nacer y el mayor riesgo de fibrilación auricular”.

“A partir de esta investigación, podemos ver que reducir el número de bebés con peso elevado al nacer probablemente se considere una prevención factible para aliviar la carga de la fibrilación auricular. Por lo tanto, las mujeres embarazadas deben prestar más atención al control de la dieta y chequeos regulares, especialmente para aquellos con obesidad o diabetes, señala. Igualmente, importante, las personas que nacen con un peso alto al nacer deben ser conscientes de reducir otros factores de riesgo para prevenir la fibrilación auricular”.

El profesor Michel Komajda, expresidente de la ESC y embajador regional de Asuntos Globales para Asia en GW-ICC 2020, añade que “la fibrilación auricular es una enfermedad devastadora que causa accidentes cerebrovasculares evitables si no se trata. Sabemos que las personas con estilos de vida poco saludables son más propensas a desarrollar fibrilación auricular, y el riesgo se puede reducir mediante la actividad física y manteniendo el peso corporal bajo control, recomienda. Este estudio es una adición bienvenida a nuestro conocimiento sobre cómo prevenir la fibrilación auricular”.

octubre 19/2020 (Europa Press) – Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Experimentar un trauma infantil hace que el cuerpo y el cerebro envejezcan más rápido

Jue, 10/15/2020 - 04:04

Una investigación de la Asociación Americana de Psicología ha comprobado que los niños que sufren traumas por abuso o violencia a temprana edad muestran signos biológicos de envejecimiento más rápido que aquellos que nunca han experimentado adversidades.

El estudio, publicado en Psychological Bulletin, examinó tres signos diferentes de envejecimiento biológico: pubertad temprana, envejecimiento celular y cambios en la estructura cerebral, y descubrió que la exposición al trauma estaba asociada con los tres.

“La exposición a la adversidad en la infancia es un poderoso predictor de resultados de salud más adelante en la vida, no solo los resultados de salud mental como depresión y ansiedad, sino también resultados de salud física como enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer”, avanza Katie McLaughlin, profesora asociada de Psicología en la Universidad de Harvard y autora principal del estudio.

“Nuestro estudio, añade, sugiere que experimentar violencia puede hacer que el cuerpo envejezca más rápidamente a nivel biológico, lo que puede ayudar a explicar esa conexión“.

Investigaciones anteriores ya habían encontrado evidencia mixta sobre si la adversidad infantil siempre está vinculada al envejecimiento acelerado. Sin embargo, esos estudios analizaron muchos tipos diferentes de adversidad (abuso, negligencia, pobreza y más) y varias medidas diferentes de envejecimiento biológico.

Para afinar los resultados, McLaughlin y sus colegas decidieron analizar por separado dos categorías de adversidad: la adversidad relacionada con la amenaza, como el abuso y la violencia, y la adversidad relacionada con la privación, como la negligencia física o emocional o la pobreza.

Realizaron un metanálisis de casi 80 estudios, con más de 116 000 participantes en total. Descubrieron que los niños que sufrieron traumas relacionados con amenazas, como la violencia o el abuso, tenían más probabilidades de entrar pronto en la pubertad y también mostraban signos de envejecimiento acelerado a nivel celular, incluidos los telómeros acortados, las tapas protectoras en los extremos de nuestros filamentos de ADN que desgastarse a medida que envejecemos.

Por el contrario, los niños que experimentaron pobreza o negligencia no mostraron ninguno de esos signos de envejecimiento temprano.

En un segundo análisis, McLaughlin y sus colegas revisaron sistemáticamente 25 estudios con más de 3 253 participantes que examinaron cómo la adversidad temprana afecta el desarrollo del cerebro y descubrieron que la adversidad estaba asociada con la reducción del grosor cortical, un signo de envejecimiento porque la corteza se adelgaza a medida que las personas envejecen.

Sin embargo, diferentes tipos de adversidades se asociaron con adelgazamiento cortical en diferentes partes del cerebro. El trauma y la violencia se asociaron con adelgazamiento en la corteza prefrontal ventromedial, que está involucrada en el procesamiento social y emocional, mientras que la privación se asoció con mayor frecuencia con el adelgazamiento en las redes frontoparietales, por defecto y visuales, que están involucradas en el procesamiento sensorial y cognitivo.

Según McLaughlin, estos tipos de envejecimiento acelerado podrían haberse derivado originalmente de adaptaciones evolutivas útiles. En un ambiente violento y lleno de amenazas, por ejemplo, alcanzar la pubertad antes podría hacer que las personas tengan más probabilidades de reproducirse antes de morir.

Al mismo tiempo, un desarrollo más rápido de las regiones del cerebro que juegan un papel en el procesamiento de las emociones podría ayudar a los niños a identificar y responder a las amenazas, manteniéndolos más seguros en entornos peligrosos. Pero estas adaptaciones que alguna vez fueron útiles pueden tener graves consecuencias para la salud  y la salud  mental en la edad adulta.

La nueva investigación subraya la necesidad de intervenciones tempranas para ayudar a evitar esas consecuencias. Todos los estudios analizaron el envejecimiento acelerado en niños y adolescentes menores de 18 años.

“El hecho de que veamos pruebas tan consistentes de un envejecimiento más rápido a una edad tan joven sugiere que los mecanismos biológicos que contribuyen a las disparidades de salud se ponen en marcha muy temprano en vida. Esto significa que los esfuerzos para prevenir estas disparidades de salud también deben comenzar durante la infancia”, destaca McLaughlin.

Existen numerosos tratamientos basados en la evidencia que pueden mejorar la salud mental en niños que han experimentado traumas, apunta. “Un próximo paso fundamental es determinar si estas intervenciones psicosociales también podrían ralentizar este patrón de envejecimiento biológico acelerado. Si esto es posible, podremos prevenir muchas de las consecuencias para la salud  a largo plazo de la adversidad en la vida temprana”, concluye.

octubre 14/2020 (Europa Press) – Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.